icono estrella Nº de votos: 0

El ministro gnral. de los franciscanos y el superior gnral. de los claretianos participarán en la XI Asamblea general del Sínodo de los obispos

Ciudad Redonda, Ciudad Redonda -

Madrid, 29 septiembre 2005 (IVICON).- El ministro general de la Orden de Hermanos Menores (Franciscanos), José Rodríguez Carballo, y el superior general de los Misioneros Claretianos, Josep María Abella Batlle, participaran, invitados por la Santa Sede, en la XI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, según ha confirmado a la Agencia IVICON el religioso marianista José Mª Arnaiz, secretario general de la Unión de Superiores Generales (USG). El próximo Sínodo de los Obispos se celebrará en Roma del 2 al 23 de octubre de 2005 y abordará el tema de “La Eucaristía: fuente y cumbre de la vida y la misión de la Iglesia”.

(JPG) Rodríguez Carballo fue elegido ministro general el 3 de junio de 2003, durante la celebración del Capítulo General en Santa María de los Ángeles, junto a la Porciúncula y cerca de Asís. Nació en la parroquia de Lodoselo, municipio de Sarreaus, en la provincia de Orense, el 11 de agosto de 1953. Realizó sus primeros estudios en el colegio seráfico de Herbón, en Padrón, cerca de Santiago de Compostela. Comenzó el noviciado el 31 de julio de 1970, hizo los primeros votos el 9 de agosto de 1971, emitió la profesión solemne en Jerusalén el 1 de enero de 1976 y fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1977.

Licenciado en Sagrada Escritura por el Instituto Bíblico de Roma y en Teología Bíblica en Jerusalén, Rodríguez Carballo había estudiado con anterioridad Filosofía en Santiago de Compostela y Teología en Jerusalén. Además de profesor en el Seminario Mayor de Vigo y en la Facultad de Teología de Santiago, ha sido maestro de novicios en el convento de San Diego de Canedo, junto a la localidad de Puenteareas, superior (guardián) del convento de Santiago de Compostela y ministro provincial de la provincia franciscana de Santiago (Galicia), donde no llegó a agotar su mandato de seis años pues, a falta de uno para concluirlo, fue elegido consejero (definidor) general para España y Portugal y secretario general para la Formación y Estudios en el Capítulo General de la Orden de 1993.

Carballo representa a los 16.334 frailes franciscanos que hay en el mundo, presentes en 110 países y pertenecientes a 109 provincias y viceprovincias y 16 misiones y custodias. De ellos, 8.035 están en Europa, 1.112 en África y Oriente Medio, 1.271 en Asia y Oceanía, 3.798 en América Latina y 1.857 en América del Norte. España cuenta con 8 provincias y alrededor de un millar de religiosos franciscanos, sin contar —en ninguno de todos los datos citados— a los conventuales, capuchinos y de la TOR, que también pertenecen a la primera orden fundada por San Francisco de Asís.

(JPG) Por su parte, el catalán Abella Batlle fue elegido superior general de los misioneros claretianos el 1 de septiembre de 2003, en el XXIII Capítulo General celebrado en Roma. Nacido el 3 de noviembre de 1949 en Lleida, Abella había sido en los últimos años consejero general y animador de la actividad misionera de los 3.050 claretianos repartidos en 64 países del mundo. De hecho, en Japón, donde fue enviado siendo seminarista el 27 de agosto de 1973, desarrolló la primera etapa de su servicio misionero, como formador, en la pastoral parroquial y en la animación misionera.

Abella profesó en Vic (Barcelona) el 22 de agosto de 1966 y fue ordenado sacerdote en Lleida el 12 de julio de 1975. Además, fue superior de la Delegación East Asian, hasta que en el XXI Capítulo General de 1985 fue elegido prefecto general de Apostolado, siendo ratificado para un nuevo sexenio el 10 de septiembre de 1991. En la actualidad, la congregación cuenta con 17 obispos, 2.033 sacerdotes, 257 hermanos, 598 estudiantes profesos y novicios y 145 novicios, repartidos en más de 60 países, la mayoría de los cuales se hallan en América.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.