icono estrella Nº de votos: 3

El elefante encadenado

Iris de Paz -

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba eran los animales. Me llamaba poderosamente la atención, el elefante. Después de su actuación, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo. La estaca era un minúsculo pedazo de madera, apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que ese animal, capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad arrancar la estaca y huir. ¿Qué lo mantiene? ¿Por qué no huye?

Cuando era chico, pregunté a los grandes. Algunos de ellos me dijeron que el elefante no escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces, la pregunta obvia...

- Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Hace algunos años descubrí que alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta. El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño. En aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo.

La estaca, era ciertamente, muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a intentar, y también el otro, y el que seguía... Hasta que un día, un te¬rrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque CREE QUE NO PUEDE.

El tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor, es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente si podía. Jamás..., jamás intentó poner a prueba su fuerza otra vez.

Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos creyendo que un montón de cosas "no podemos" simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos. Grabamos en nuestro recuerdo: No puedo... no puedo y nunca podré. Muchos de nosotros crecimos portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar. La única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento TODO TU CORAZÓN
 

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 7 comentarios

Comentarios

Adriana Adriana
el 6/6/12
Es una imagen muy triste, la verdad es que nunca fui a un circo ni pienso ir, pienso que a ese elefante le han pegado tanto que han matado su espíritu, hasta convertirlo en eso que es: un remedo de un animal poderoso y salvaje, solo el exterior, porque por dentro, su esencia ha sido doblegada y finalmente ha perecido, muy triste, pero eso a veces tambien ocurre con las personas, lamentablemente
Me gusta 1
dapl98 dapl98
el 5/1/13
Es una reflexion que me pone a penaar en tod lo qur no he hecho porque alguna vez lo intente y no puede, la verdad me pone a penaar que cuando uno crese agarra mas madurez y crexe en todos los aspecpectoa y todp lo que querramos lo podwmos lograr teniendp fe y nunca dejando de confiar en Jesucristo y nosptros.mismoa
Me gusta 0
Ivette Ivette
el 19/5/14
Hola. Muy linda reflexión que viene en uno de los libros del psicólogo argentino Jorge Bucay. Sería bueno que mencionaras al autor original e lugar de decir que tu lo escribiste. Derechos de autor y honestidad sobre todo
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 1/8/14
QUE IDOLOS HAY QUE NOS ATA QUE NO PODEMOS SER FELICES PUEDE SER EL VICIO DE LAS DROGAS,FALTA DE PERDÓN,EL SEXO,EL PODER DEL DINERO, NO SE QUIERE VIVIR LO NUEVO EL PECADO NOS ALEJA DE LA LUZ VERDADERA QUE ES JESUS
Me gusta 0
LUZ AMANDA LUZ AMANDA
el 20/2/16
MUCHAS VECES NOS SENTIMOS ATADOS A MUCHAS COSAS EN EL MUNDO QUE NO NOS DEJAN VER LAS BONDADES DE DIOS, CON FE PODEMOS DESATARNOS PARA CONTINUAR EL SENDERO QUE DIOS NOS TIENE A CADA UNO
Me gusta 0
Merida Merida
el 8/4/16
Si es verdad hay cosas que nos atan a algo tan secillo pero que nos hace daño y solo con el amor de Dios podremos romper esas cadenas voler a ser libre y felices. VIVA JESUS
Me gusta 0
Delio muñoz Delio muñoz
el 6/11/16
Es verdad cosa pequeño q nos ata . Pero Jesús llegó para librarnos de las cadena
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.