icono estrella Nº de votos: 0

El águila que no sabía volar

Carlos Díaz -

EL ÁGUILA QUE NO SABÍA VOLAR

Para llegar muy lejos, comenzar por ir muy cerca.
Llegarás tan lejos como el águila.
El águila tiene que volar como águila.



   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquellos dos hombres convinieron en averiguar si era posible que aquella águila volara. El naturalista la cogió en brazos suavemente: Tú perteneces al cielo, no a la tierra. Abre las alas y vuela.
Pero el águila estaba confusa, y al ver a las gallinas comiendo saltó y se reunió con ellas de nuevo.

    Sin desanimarse, al día siguiente, el naturalista llevó al águila al tejado de la casa y le dijo: Eres un águila. Abre las alas y vuela.
Pero el águila tenía miedo y saltó una vez más en busca de la comida de los pollos.

    El naturalista se levantó temprano el tercer día, sacó al águila del corral y la llevó a una montaña. Una vez allí alzó a la reina de las aves y le dijo: Eres un águila y perteneces tanto al cielo como a la tierra. Abre las alas y vuela.
El águila miró alrededor, hacia el corral, y arriba hacia el cielo. Pero siguió sin volar.

    Entonces el naturalista la levantó directamente hacia el sol. El águila empezó a temblar, a abrir lentamente sus alas, y finalmente, con un frito triunfante, voló alejándose en el cielo. Es posible que el águila recuerde todavía los pollos con nostalgia y que, de cuando en cuando, vuelva a visitar el corral; nunca a vivir como un pollo. (Carlos Díaz)


PISTAS DE TRABAJO:

1. ¿Qué significa para mí «echar a volar» en este momento de mi vida?
2. ¿Quién/quiénes pueden ayudarme, o lo están haciendo ya, a darme cuenta de que «pertenezco al cielo» y me ayudan a «abrir las alas».
3. ¿Cuáles son los miedos que me mantienen atado a la tierra?
4. Poner nombre a la «comida de los pollos» con la que me empeño en alimentarme, y también quiénes son los «pollos y gallinas» que no me invitan a volar
6. ¿A quién he ayudado a volar, y a quién tengo que ayudar y cómo?
5. Mirar al sol. Levantarse hacia el sol. «El Señor es mi luz», mi «Sol que nace de lo Alto», el que «me hace caminar por las alturas». Orar y contemplar desde estas claves.
Enrique Martínez, cmf
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

nolvis.VENEZUELA nolvis.VENEZUELA
el 21/2/10
Mirar siempre arriba a donde esta CRISTO, ese es nuestro SOL, levantar nuestras alas hacia nuestro SOL RADIANTE, es ir con toda confianza a la oración, elevar nuestras plegarias y dejarnos llevar conforme su voluntad y sus riquezas en gloria, eso nos mantendra firme en la roca en tiempo de prueba y con alas extendidas en tiempos en tiempos de tormentas y de bonanza, sabiendo que en DIOS, SIEMPRE ENCONTRAREMOS NUEVAS FUERZAS, PARA CONTINUAR... ADELANTE, VUELA MUY ALTO, ALIMENTATE DE SU PALABRA Y VIVE EN SANTIDAD Y PUREZA.
COMO LAS AGIULAS AYUDEMOS A OTROS A VOLAR Y MANTENGAMOS UNA FAMILIA UNIDA.
Me gusta 0
Guillermo Guillermo
el 29/9/11
no creo que sea tan buena como parese pero sirve de algo gracias
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.