icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO XXIV DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO B - 13 de Septiembre 2009

Laiconet -
EL EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Marcos 8, 27-35

Tú eres el Mesías. . . El Hijo del hombre tiene que padecer mucho.

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Felipe; por el camino, preguntó a sus discípulos: "¿Quién dice la gente que soy yo?" Ellos le contestaron: "Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas." Él les preguntó: "Y vosotros, ¿quién decís que soy?" Pedro le contestó: "Tú eres el Mesías." Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y empezó a instruirlos: "El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días." Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Jesús se volvió y, de cara a los discípulos, increpó a Pedro: "¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!" Después llamó a la gente y a sus discípulos, y les dijo: "El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

El reproche de Jesús a Pedro, uno de los más duros del evangelio, porque su mentalidad es como la de todos los hombres y no como la voluntad de Dios, es bastante significativo. Jesús les enseña que su papel mesiánico es dar la vida por los otros; perderla en la cruz. Eso es lo que pide a los que le siguen, porque en este mundo, triunfar es una obsesión; pero perder la vida para que los otros vivan solamente se aprende de Dios que se entrega sin medida. El triunfo cristiano es saber entregarse a los demás.


COMENTARIOS DE SEGLARES
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA SOCIO-ECONOMÍA
(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro y directivo de movimientos sociales, y de grupo cristiano)

En el Evangelio de hoy Pedro afirma con palabras correctas y espectaculares una convicción. Y Jesús le muestra como esas palabras pueden no servir de nada, o incluso como pueden oponerse al plan de Dios, si quien las pronuncia no es un verdadero creyente, que vive lo que cree y por eso sabe lo que dice.  A veces también nosotros somos "malos creyentes" que queremos a un Dios "como debe ser",  y no al que es, con unos caminos que no son los nuestros.
"Querer salvar nuestra vida", en momentos socialmente duros como los que vivimos, en medio de esta crisis económica y de valores, equivaldría a intentar situarnos por encima de los demás, a querer escapar de la dureza de las situaciones difíciles mediante el dinero, el prestigio o el poder, encerrándonos en definitiva en nosotros mismos.
Frente a ello, Jesús nos propone entregar nuestra vida, "perder nuestra vida por Él y por el Evangelio". O lo que significa lo mismo, negarnos a nosotros mismos y cargar con nuestra propia cruz, caminando en solidaridad y comunión con las demás personas, especialmente con quienes más nos necesitan.
Yo le doy gracias al Señor por habernos llamado, uno a uno, a seguirle en su camino, y le pido que nos ayude a sentirnos guiados por Él que ya ha salido victorioso de ese camino, para que no sintamos nunca que andamos a tientas cuando entregamos nuestra vida por amor.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

Alguien nos dijo un día que el amor tiene un componente de dolor, de sufrimiento. Incluso hay personas que son tan negativas que tienen miedo a que les vaya todo bien, porque creen que no es real y que en algún momento todo va a empeorar. Da miedo, sobre todo cuando se es madre o padre, cuando se es hijo o hija, cuando se es esposo o esposa. Lo que más temes en la vida es ver padecer a la persona que amas. Por eso, nos encargamos de quitarles la carga, de ocultar los sufrimientos, de guardar la vida, cuando es justo lo contrario. No es ser masoquista, pero aceptar con serenidad todo lo que la vida en familia, la vida en el matrimonio te va trayendo, las enfermedades, las crisis, las penurias económicas, las tristezas, las ausencias, las muertes. No somos conscientes de todo lo que es capaz de aguantar nuestros a veces maltrechos corazones, pero aguantan, sufren y siguen latiendo, porque aunque no lo entendamos demasiado, así se llega a Dios, seguro que El ya soporta con infinito amor nuestras cruces.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)

En el camino de la vida nadie se salva de las dificultades que todo recorrido conlleva. Si nos entrenamos y nos equipamos adecuadamente, los obstáculos pueden servirnos como escalones para llegar a algo mejor. Al pasar por las cruces, ellas mismas nos ayudan a seguir andando. Sin fe, sin entender el sentido de perder la vida por el Evangelio, todo lo anterior nos resulta arduo y penoso. ¿Cómo mostramos a nuestros hijos nuestros problemas? ¿Nos ven afrontarlos con serenidad cuando llegan? ¿Con paciencia cuando no tienen solución? ¿Con la sabiduría del Evangelio cuando intentamos resolverlos? Los niños llevan a la práctica lo que viven.

PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con dos hijos)

Padre, hoy que te muestras Hijo...
Hoy, que me cuentas tu plan de Salvación,
Hoy, que en Jesús, testimonias la generosidad, el sacrificio, la renuncia y la fe...
Hoy, que compartes conmigo la misión, y la conviertes en nuestra...

Ayúdame a cuestionarme intensamente quién y qué eres para mí,
Ayúdame en mi respuesta...
Que se alimente mi fe en tu Palabra y y en la experiencia de buscarte, de acompañar mi vida...

Y sobre todo, Señor, que las cruces y dificultades de mi camino sean oportunidad de encuentro Contigo, sean motivo de oración,
susciten la necesidad de seguirte, de tenerte, de buscar contigo la salida...

Padre, dame fuerzas para no esconderme, para no acomodarme, para no reservarme...
que asuma profundamente el regalo de dar mi vida Contigo, que reconozca el don de ser Hijo Tuyo, que me mueva
la ilusión de descubrir que dando, siendo y haciendo en tu Nombre, mi vida se hace Vida, se hace plena, se ilumina...

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

¿Quién eres Tú, Señor?... ¿Qué dice la gente de Ti?...
Nuestro corazón te conoce y te responde:
Señor, Tú eres el Mesías...
Tú nos amas y nos invitas a seguirte.

Nosotros queremos ir tras de Ti,
pero seguirte no siempre es fácil
porque las voces del mundo nos confunden a menudo
y por eso nos cuesta tanto reconocerte y responderte.

Pero nuestro corazón conoce que tú eres la Verdad de nuestro ser,
Tú eres el Camino que nos guía a la salvación
Tú eres el Mesías que nos da la Vida y que nos enseñas a entregarla
para que, muriendo a nuestros egoísmos,
ayudemos a los que sufren para que así nuestros hermanos
puedan tener vida en abundancia.

Señor, no dejes nunca de llamarnos, de interpelarnos...
No dejes nunca de preguntarnos y recordarnos quién eres Tú,
para que en Ti reconozcamos que Tú nos llamas a ser consuelo
que alivie y cure el dolor de nuestro prójimo.

Señor, envíanos tu Espíritu y que Él nos dé fortaleza
para cargar con nuestra cruz diaria y nuestra cruz de la indiferencia
que nos impide ver a nuestros hermanos más débiles
que necesitan nuestra ayuda y nuestra entrega porque Tú los amas.
Señor, envíanos tu Espíritu y que Él nos dé sabiduría
para comprender y entender tu Mensaje de Vida,
Tú que eres el Camino que de Verdad lleva a la Vida.

Señor, transforma Tú nuestras miserias
y ayúdanos a ser fieles a Ti ante las dificultades diarias
y los problemas cotidianos que nos separan de Ti y de nuestros hermanos.
Señor, haz Tú que nada de este mundo nos paralice en tu seguimiento
y que nada nos aleje del estilo de vida que Tú nos muestras
a través de tu Palabra y de tu Evangelio.  AMÉN.

PARA CANTAR
(mujer, casada, una hija, trabaja, cantaautora, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)

Si como Pedro, reconocemos en Jesús al Mesías, ¿por qué le tentamos? ¿por qué queremos un Mesías a nuestra medida y no aceptamos al Siervo que profetizó Isaías?
Aceptar el camino de Jesús, dar la vida por causa del reino, cargar nuestras cruces, anunciar y vivir su Palabra... nos ayudarán a no recibir una regañina pública como la que recibió Pedro. No debemos querer una libertad que nos haga libres ante nuestro Dios hasta para tentarle, por eso he escogido la canción  Renacer en libertad .
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

andrea de la doctrina san jose andrea de la doctrina san jose
el 2/11/09
que estubo muy bonita la lectura y que me gusto donde dice yo le doy gracias al señor por abernos llamado uno auno a segirlo en su camino y le pido que nos ayude a sentirnos giados
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.