icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 7 de Septiembre de 2008 - XXIII DEL TIEMPO ORDINARIO (CICLO A)

www.laiconet.com -
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Educación de los hijos, Abuelos, Trabajo, Tercer mundo, Ancianidad.
Reza con esta Oración a propósito del Evangelio.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Mateo 18,15-20
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un gentil o un publicano. Os aseguro que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo.
Os aseguro, además, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre del cielo. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos."

Palabra del Señor


DESDE EL TERCER MUNDO
(matrimonio con un hijo, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a comunidad cristiana)
El mensaje del evangelio de hoy lo hemos vivido todos en alguna ocasión. Personalmente, hemos recibido en numerosas ocasiones comentarios sobre nuestro comportamiento, y hemos compartido nuestra percepción con otro sobre su comportamiento. Algunas veces ha sido de persona a persona, y otras veces habrá sido en grupo. En todas las ocasiones, como dice Jesús, es bueno aceptar las críticas y saber expresarlas hacia los otros; haciéndolo, todos salimos ganando. Aun así, muchas veces nos pasa que vivimos la crítica del otro más como un ataque que como una ayuda. Tenemos que fijarnos en las palabras de Jesús para entender que es todo por nuestro bien.
Estando en el Hogar Lerchundi de Tánger, un sitio por donde pasa mucha gente, y donde nosotros estamos ahora al frente, pero hay muchos otros que se sienten responsables de lo que aquí se hace, debemos estar atentos más que nunca a los comentarios y críticas de los que nos rodean. Esto nos servirá para mejorar nuestra misión, para avanzar, y para sentirnos, también, en comunión con todos los que aman el proyecto y que quieren lo mejor para él y para nosotros. Además, siendo un proyecto ubicado en Marruecos, donde es común la crítica indirecta a través de terceros y el no enfrentar los problemas de cara, debemos predicar con el ejemplo y ser modelo de comunicación y fraternidad.


DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, siete nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)Lo más fácil y normal, lo que solemos hacer el común de los humanos, es echarle en cara al  “otro” su fallo sin compasión. Qué difícil es corregir con paciencia y caridad, esperar la enmienda y, sobre todo, perdonar y olvidar. Nuestra gran carencia es que no amamos a los otros como a nosotros mismos y mucho menos como Dios nos ama. A Él no le interesan las ofensas en su materialidad, le interesa nuestro corazón y nuestra disposición de obrar.  Por eso debemos estar siempre atentos a nuestras relaciones con los demás, pidiendo, constantemente, a Dios nuestra disposición a ser inundados por su amor y este sea el reflejo de nuestro comportamiento.
El perdón nos es dado por Él gratuitamente, pero crea exigencias. Ser personados compromete a perdonar nosotros.
Si miráramos y tratáramos a los demás con amor, qué fácil sería todo; seríamos pacientes, comprensivos, humildes… Veríamos al prójimo y lo trataríamos como lo vio y lo trató JESÚS, que debe ser, siempre nuestro modelo.
 Por todo esto y reconociendo nuestra debilidad, pedimos a Dios en este comiendo de curso, para todos y especialmente para los que somos abuelos, que sepamos colaborar con nuestros hijos en la educación de nuestros nietos, en el diálogo y en el respeto, en valorar el esfuerzo como medio para avanzar con seguridad en la vida y de este modo madurar como personas, sintiendo la satisfacción de lo bien hecho. Inculcarles, sobre todo, ser honrados en su trato con Él, con los demás y con ellos mismos y de esta manera puedan seguir, con tranquilidad de conciencia, alguno de sus caminos.  

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
Me imagino que así como a los amigos de nuestros hijos les parecen raras o distintas las costumbres de casa, e incluso se atreven a probar cosas “nuevas” como el melón (a los nuestros les pasa lo mismo a la inversa), el inicio del curso debe ser así, abiertos a las nuevas experiencias, reinventar lo que ya hemos hecho otros años, mirar con otros ojos o por medio de otros lo que ya sabemos. Todo esto nos resulta diferente y muy enriquecedor.
Aceptar la corrección y corregir no está muy de moda pero es imprescindible. ¿Cómo se educa entonces si no hay límites y no existe la perfección? Comprensión, exigencia, amor, ejemplo, perdón, alegría, donación, coherencia… están en la mochila. Es un reto para nosotros sacarlos en este curso que comienza y que reinventamos, sin olvidar la oración y la reunión con Padre Dios, ¡imprescindible! 

DESDE EL TRABAJO
(matrimonio, ambos  empleados de empresa;  pertenecen a comunidad cristiana)
Actuar en silencio y con discrección no está de moda, hay que hacerlo de forma ruidosa, notable, que todos los que están alrededor se den cuenta de que estás haciendo algo bien, o mejor aún, que el otro ha hecho algo mal y tú le reprendes, o le ayudas incluso, pero que se sepa, que quedes bien ante todo el mundo. Es que pensamos siempre antes en nosotros que en el otro, no es que no queramos ayudar al compañero sino que queremos sacar partido de la situación.
Yo no solía caer en esto cuando tenía que corregir a algún compañero de trabajo pero es cierto que con los años he ido cayendo cada vez más.
Esto es a nivel laboral porque a nivel de comité de empresa no suelo actuar así, no veo que tenga que corregir a nadie, y en esto me denuncia el Señor con esta lectura, debo estar más atento y actuar con discreción.


DESDE LA ANCIANIDAD
(matrimonio,trabajan en residencia de ancianos, pertenecen a comunidad cristiana)
Jesús nos dice que es bueno que nos digamos los errores, las cosas que no hacemos bien, pero también nos dice que debemos hacerlo desde el amor y esa dimensión no podemos olvidarla, así, con nuestros mayores es importante que no olvidemos la sonrisa y el cariño, la comprensión y la paciencia que debemos transmitirles.
Debemos entender que la falta de autonomía es una carga difícil de llevar y que provoca a veces enfados y mal humor.
Pidamos a Dios que nos ilumine para que no olvidemos nunca el amor en todo lo que hagamos. 


PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)

Señor, que tu Palabra me llegue, me llene y rebose…
Que me ponga en camino contigo para testimoniar esa Palabra…
Que nunca olvida que Tú eres la Palabra, y que la Palabra acompaña mi destino…
Que no tema ni a la noche, ni al día, ni la dureza de los senderos…
Que no me acobarde el mundo que me juzga, que espera mi caída…
Que no me venzan las tentaciones que vienen con el “ruido”…
Que no me pierda en llenar de peso mis bolsillos…
Porque frente a eso tengo tu cuidado, tu espera, tu compañía…
Tú que aguardas paciente mi palabra para que la tuya tenga salida…
Y hoy me recuerdas que basta mi mirada, mi llamada, para recordarme que estás siempre cerca…
Gracias Padre, por animar mi misión, por dar sentido a mi vida, e insistirme siempre en que basta mirarte para verte, hablarte para escucharte, pedirte para sentirte…
Y Gracias Señor, por presentarme el camino, y por invitarme a que lo haga contigo, con mis hermanos…
Gracias, Padre por mostrarme la fuerza de la comunión, del camino acompañado, de la misión compartida… Gracias por decirme que en mi hermano y con él llegas antes, porque estás siempre…
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.