icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 5 de noviembre 2006 - XXXI DEL TIEMPO ORDINARIO (CICLO B)

-

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
AMOR. En esta palabra tan sencilla, tan simple y que tanto complicamos, se encierra la maravillosa respuesta de Jesús a quienes queriendo poner bridas al viento, colocan el acento en los mandamientos, las normas, los sacrificios, los holocaustos… AMAR, ¿cómo? Con todo nuestro corazón: cada latido es suyo, cada latido de nuestro, a veces, maltrecho corazón palpita, ¿por quién? … Con todo nuestro entendimiento: cada pensamiento de nuestra cabeza, ¿a quién pertenece?... Con todo nuestro ser: cuando sentimos su presencia, los pelos se “nos ponen como escarpias”… Amar como te quieres a ti mismo: no tenemos otra vida que la nuestra, hay que cuidarla y aunque nos tengamos poca estima, al fin y al cabo nos queremos ¿Y a quién está a nuestro lado?... Y todo este “rollo”, ¿para qué sirve?, pues a nosotros, nos ha valido: primero para reivindicar por encima de todo el AMOR y después para reflexionar sobre a quién ponemos primero: a Dios o al amor de nuestra vida; o ¿quizás sean lo mismo?

DESDE EL TERCER MUNDO
(hombre soltero y matrimonio compartiendo casa, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a distintas comunidades cristianas)
¿Cómo construir el Reino de Dios en un país donde la religión es Islámica?. La palabra nos lo demuestra una vez más. Amarás a un solo Dios y al prójimo como a ti mismo. Es a lo que estamos llamados a hacer aquí, a hacer la voluntad de Dios, a entregarnos en cuerpo, mente y espíritu. Como hizo Maria, ponerse al servicio de Dios, y hacer su voluntad y no la nuestra, eso es por lo que trabajamos nosotros en el hogar, por hacer la voluntad del Padre. Amando al prójimo, no como a uno mismo, sino más aún, como hizo Jesús con nosotros, que nos amo tanto que dio su vida por nosotros. Y ¿Cómo hacerlo nosotros?. Estando pendiente del que tenemos más cerca, niños, madres, hermanos... y no hay que hacer grandes cosas, sino siendo sencillo y humilde porque es la forma de demostrarlo aquí, se tiene que notar que Dios está en el hogar.

DESDE LA CÁRCEL
(grupo de presos, coordinado por voluntaria de equipo de pastoral, casada, con dos hijos, jubilada, pertenece a grupo cristiano)
El Señor Jesús, esta semana, nos pone el listón muy alto. Primero, nos dice que tengamos la actitud de escucha para ver si estamos empeñados en la búsqueda auténtica de la verdad y, luego, nos concreta cómo ha de ser el amor a Dios y el amor al prójimo.
Hoy, para los cristianos ¿quién es nuestro prójimo?. Para los voluntarios de la cárcel, son las mujeres, las madres de familia, los violadores, los asesinos, los narcotraficantes, los drogadictos, etc, que, por diversos motivos, todos están encarcelados.
Aunque no justificamos los delitos que hayan podido cometer, sí nos pide el Evangelio que tenemos que llevar a la cárcel no sólo escucha, solidaridad y ayuda al que sufre, sino que, además, tenemos que procurarles lo que el Padre desea para ellos, como personas.
Si el amor es la manifestación explícita del creyente, no podemos decir que amamos a Dios con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, si no comprendemos y amamos a nuestros hermanos encarcelados, como si fuéramos nosotros mismos los privados de libertad. Jesús, nos deja bien claro que tiene que estar unido el amor de Dios y el amor al prójimo, porque sólo el amor de Dios hace posible el amor al prójimo.

DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, seis nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)
¡Qué difícil es cumplir este segundo mandamiento! Ahí es nada, ¡amar al prójimo como a ti mismo!. Señor, qué complicado nos lo pones. Amar a Dios no es problema. Está lejos, lo podemos manipular pues no protesta si le hacemos alguna faena. Solamente tenemos que amordazar un poco nuestra conciencia y ya está. Pero al prójimo, con el que tenemos que convivir y “aguantar” diariamente (a nosotros no nos tiene que aguantar nadie, ¡somos tan buenos!) y sobre todo esos inmigrantes que nos invaden y nos quitan nuestros puestos de trabajo (no confesamos que ese argumento es una gran mentira, ya que los puestos a los que acceden son los de más ínfima categoría en la escala laboral, que casi nadie, de este país, quiere).
Señor, que sepamos inculcar a nuestros nietos sentimientos de solidaridad para con nuestros prójimos, tanto con los de aquí como con los que vienen, acuciados por la necesidad cuando no por el hambre, pura y dura. Que todos los mandamientos son importantes, pero los dos primeros son la base fundamental del cristiano, pues nadie puede querer, sinceramente, a un Dios al que no ve e ignorar a tu hermano al que ves y, además, lo ves viviendo precariamente e incluso marginado. Que comprendan que nuestra salvación, en definitiva, estará marcada por el amor que hayamos puesto en todo cuanto hemos hecho o en todos a cuantos hemos tratado. Que la misericordia de Dios venga como la esperamos. Paz.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cuatro hijos y esperando otro, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
No recibido.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con una hija, enferma de cáncer, dejó de trabajar)
“No estás lejos del Reino de Dios”. ¡Qué palabras más bonitas para oírlas directamente de la boca de Jesús! Ya he dicho en otras ocasiones que estoy firmemente convencida de que el Reino de Dios empieza aquí en la tierra y que yo lo he podido sentir a lo largo de mi enfermedad y de mis idas y venidas por los hospitales, y mis conversaciones con otros enfermos. Y que si consigues poner toda tu confianza en Dios, ponerte en sus manos (que es una forma de amarle sin reservas), ya tienes lo más importante conseguido para sentir el reino en ti. Luego viene lo más difícil. Traspasar ese amor a los que tienes alrededor, intentar vivir para ellos y por ellos, es muy difícil pero no imposible. Requiere una gran dosis de paciencia, unas cucharaditas de dulzura y como guinda una sonrisa, pero sobre todo la base firme para que no se desmorone nuestra obra es la oración. Ella nos da todo lo que necesitamos para enfrentarnos a la vida y poder sentir, aquí, ya, en nuestro corazón las palabras de Jesús.

DESDE LOS TRANSEÚNTES
(hombre, recién casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)
Este comentario es mensual.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, sin hijos, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
Es difícil vivir lo que nos dice la lectura de esta semana. "El Señor es uno solo y no hay otro fuera de él". Es el mismo Señor, uno solo, cuando tengo delante a mi compañero el que me lleva al trabajo, cuando tengo al que me ayuda y cuando tengo al más inaccesible o al que pasa de ti si no le haces falta.
Vivir que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él también es cuidar los recursos que nos da, incluso si nos los da a través de la empresa que puede ser no imprimir si no es necesario o hacerlo en papel ya usado. No gastar más agua de la necesaria. Apagar el ordenador y el monitor cuando termino mi jornada laboral.

DESDE LA ECONOMÍA GLOBALIZADA
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
El mandamiento más importante es amar a Dios sobre todas las cosas y esto se traduce en amar al prójimo como a uno mismo. Tan sencillo de decir y tan dificil de vivir. La economía debería de ser una de las ciencas humanas que más contribuyera a amar al projimo, pues en teoria "estudia los métodos más eficaces para satisfacer las necesidades humanas materiales" (según definíción de la RAE). Y, sin embargo, sabemos, que en las universidades donde se estudia economía y desde donde se publican los saberes económicos, atender a las necesidades materiales de los seres humanos no es lo principal. Lo fundamental es la ganancia económica máxima a costa de lo que sea (incluso la vida de seres humanos). De hecho, la deformación llega a tal extremo que vemos normal que las páginas económicas esten llenos de datos de empresas, de las bolsas y poco más. Cuando debería de estar llena de datos sobre la pobreza que todavía existe y las condiciones infrahumanas de muchas personas, pues son "necesidades humanas materiales" básicas todavía sin resolver, aunque con solución técnica perfectamente posible si hubiera voluntad para ello. Por tanto deberemos empujar para crear una economía que vuelva a sus orígenes y sea un medio privilegiado de amar al prójimo y no un conocimiento que hoy en día sirve en general para explotar a los hombres.

DESDE LA POLÍTICA
(hombre, casado, trabaja, milita en partido político, concejal electo, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
No recibido.

+ Lectura del santo evangelio según san Marcos 12, 28b-34

Un escriba se hacercó a Jesús y le preguntó: "¿Qué mandamiento es el primero de todos?".
Respondió Jesús: "El primero es. "Escucha Israel, el Señor nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser". El segundo es este: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo". No hay mandamiento mayor que estos".
El escriba replicó: "Muy bien Maestro tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios".
Jesús viendo que había respondido sensatamente, le dijo: "No estás lejos de reino de Dios".
Y nadie se atrevió a hacerle mas preguntas.

Palabra del Señor

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.