icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 4 de Noviembre de 2007 - XXXI DEL TIEMPO ORDINARIO ( CICLO C )

www.laiconet.com -


EVANGELIO


Lectura del santo evangelio según san Lucas 19, 1-10
El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido

En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad.
Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí.
Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: “Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.”
Él bajó en seguida y lo recibió muy contento.
Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador.”
Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Señor: “Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más.”
Jesús le contestó: “Hoy ha sido la salvación de esta casa; también este es hijo de Abrahán.
Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.”



DESDE EL TERCER MUNDO
(mujer, casada y matrimonio con un hijo, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a comunidad cristiana)

“El hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.”
Es la frase con la que Jesús nos recibe y a la que tenemos que estar atentos; recibirla con humildad, no tener prejuicios contra nadie. Porque existen muchos pobres y no sólo de dinero sino a otros niveles. Jesús ve a las personas y no su nivel económico o religión.
La lectura nos invita a dejar nuestras riquezas, nuestros bienes, por los demás, por los más pobres y es aquí donde la iglesia juega un gran papel, el de darse y ponerlo todo en la mesa al igual que hace Jesús. Desde el tercer mundo es más fácil sentirnos interpelados, porque tenemos la pobreza presente y visible en el día a día.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer,casada,con dos hijas, de baja laboral, enferma de cáncer)

¡Qué dificil nos resulta a veces distinguir a Jesús! Y ¡Qué fácil es verlo!
En éste nuestro primer mundo, vivimos rodeados de tantas cosas innecesarias, tanta comodidad, tanto bienestar que nos impide distinguir lo verdaderamente importante: nuestros valores y los de las personas que nos rodean: amabilidad,solidaridad,paciencia,comprensión… Un saludo a tu vecino a quien casi no ves, una sonrisa en un ascensor, una pequeña conversación con el portero… tantos y tantos detalles que diariamente desperdiciamos.
¡Cuántas veces nos volvemos “bajitos” como Zaqueo y no somos capaces de reconocer a ese Jesús que pasa a nuestro lado tantas veces al día!
Todas las vicisitudes, vivencias, experiencias que ocurren diariamente en tu vida hacen que Jesús entre en tu corazón y aseguran tu felicidad.

DESDE LO SOCIAL
(hombre, casado, espera tercer hijo, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

La globalización neoliberal (el proceso de transformación social, cultural y económico más fuerte que el mundo está sufriendo en los últimos años) genera cada día más excluidos y emprobrecidos, pero también enriquecidos y “empoderados”. Jesús viene a salvar a todos. Nos ofrece una propuesta de plenitud a todos (un alivio para nosotros los enriquecidos). Sólo hay una condición: “intentar ver quién es Jesús” cómo Zaqueo. Jesús hará el resto (nos mira, habla y se queda en nuestra casa-vida). Así saldrá de nuestra vida todo lo que nos esclaviza y genera mal (acumulación, avaricia, colaboración con el “mal”). La actitud de acogida y amor de Jesús genera la conversión que tanto necesitamos diariamente para que nuestro mundo vaya caminando hacia el Reino. No se lo impidamos

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)

Desde la curiosidad inicial de Zaqueo, pasando por la tolerancia plena y profunda de Jesús y terminando por la alegría y felicidad de Zaqueo al convertirse, hay todo un itinerario enriquecedor.
¿Qué niño no es curioso? Los porqués de todos los días, buscar en el diccionario, hojear una enciclopedia, observar los renacuajos y ranas en una charca. La curiosidad sana les lleva al aprendizaje y es bueno fomentarla.
La tolerancia de Jesús, el aceptarnos como somos sabiendo que todos tenemos virtudes y defectos, viendo las diferencias como algo positivo, beneficioso, que nos enriquece. Ese “fondo” todos deberíamos sacarlo a relucir. Aquí sí que debemos los padres ser verdaderos ejemplos, que de los demás sólo salgan flores de nuestra boca.
La alegría y la felicidad de estar con Jesús. Cada uno tiene su propia vivencia interior con las experiencias de fe vividas, pero si vamos enseñando a ver el lado positivo de las cosas, nuestros hijos serán más optimistas, más felices, y querrán hacer felices a los demás.

DESDE EL TRABAJO
(matrimonio, ambos empleados de empresa; pertenecen a comunidad cristiana)

Desde luego Zaqueo sabía bien lo que quería. Buscó los medios necesarios y lo consiguió, superó los impedimentos que tenía por su forma de ser,como era bajo de estatura buscó un árbol donde subirse para estar más alto que los demás, aunque luego desde allí arriba no se pusiera a gritar para que Jesús le mirara.
A mí en cambio me frena mi forma de ser, mis defectos, mis costumbres fomentadas a diario año tras año, mi rutina. A nivel laboral hay cosas que veo claras, como luchar contra la enorme pasividad que impera tanto sobre mí,como sobre la mayoría de mis compañeros, pero cuesta mucho, tengo que aprender de Zaqueo.

PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)

Padre, que te busque con la intensidad de Zaqueo…
Que busque el lugar para reconocerte y distinguirte de cuanto me rodea y te rodea…
Y después que te reciba con alegría en la casa de mi alma…
Y así, acabar descubriendo que buscarte es encontrarte, que esperarte es acogerte,
Y que al abrir siento especialmente que siempre estuviste dentro…
Sin embargo, hoy se torna importante, Señor, la conciencia de que tu Palabra y tu presencia, son una invitación incesante a renovarme, a superarme, a convertirme…
Que todo encuentro contigo es una llamada a dar una respuesta, a no estar indiferente, una oportunidad de corresponderte…
Por eso, respiro hondo, me sitúo ante Ti, te contemplo, y me abandono a tu voluntad… para que tu Presencia en mi vida, sea tu Presencia en la vida de mi prójimo.
Porque tu propuesta de salvación se manifiesta en cada respuesta, en cada oración…
Y se hace patente en cada paso que caminamos contigo…

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

Seguro que todos conocemos parejas, matrimonios, familias, en donde, (aunque tan sólo sea aparentemente) una parte aporta muchísimo, pone mucha “carne en el asador”, es uno quien cuida, quien es más generoso en tiempo, en dedicación, en amor, con los hijos, con el cuidado de la esposa/o, con los mayores y ancianos. Y no nos referimos a aquellas personas que tienen, por su trabajo u otras circunstancias, más posibilidades, sino estamos hablando de personas que arriesgan el corazón. La conclusión que sacamos es que, en la mayoría de los casos, aquéllos que ponen el corazón por entero en su familia, aquéllos que entregan su vida, sus esfuerzos, el tiempo del que disponen y del que no disponen también, sus pensamientos, su inteligencia y todo lo que son, para que funcione la comunidad de amor que supone una familia, una relación, normalmente son aquéllos que humildemente, nunca protestarán, humildemente no se atreven ni a levantar los ojos al cielo, humildemente disfrutan viendo a la familia feliz, humildemente dirán siempre que sí y humildemente justificarán siempre la actuación y la situación del que, por el contrario, no “aporta” nada o arriesga “poco” en su relación.

DESDE EL TERCER MUNDO
(mujer, soltera, profesional, seglar del tercer mundo, comprometida con la promoción de su pueblo, pertenece a grupo cristiano)

Es muy común entre los seres humanos, sentirnos muy orgullosos de los que somos y de las posiciones que ocupamos dentro de la sociedad, confundiéndolo muy a menudo con el cumplimiento de las exigencias mucho más elevadas del evangelio. Reconocer que como seres humanos tenemos fallos y que nuestras acciones no siempre van encaminadas a responder a las exigencias del reino (igualdad, fraternidad, respeto por el prójimo, preocupación real y efectiva por los que sufren), es el principio de la búsqueda del crecimiento personal y comunitario.
En medio de las grandes diferencias sociales que existen en el tercer mundo, sería positivo pensar desde la realidad de cada quien, si realmente se está respondiendo a las exigencias evangélicas a las que estamos llamados en nuestro medio, o si por el contrario sólo estamos asumiendo posiciones cómodas socialmente.

DESDE LO SINDICAL
(mujer, casada, con dos hijos, trabaja, pertenece sindicato y a grupo cristiano)

Durante la actividad sindical surgen con cierta frecuencia comentarios despectivos: hacia las decisiones de otros sindicatos, hacia el empresario o hacia determinados colectivos. ¡Que fácil es el insulto o la descalificación personal en medio de una concentración de trabajadores! Tras proclamas como “no nos moverán” vienen las de “Fulano hijo de …”
¡Con qué rapidez despreciamos a los demás! Como el fariseo creemos que estamos en posesión de la verdad y que nuestra forma de hacer las cosas es la mejor, sin darnos cuenta que es precisamente la falta de humildad y de respeto a las personas lo que vacía y desvirtúa nuestras acciones.
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.