icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 4 de Marzo de 2007 - II DE CUARESMA (CICLO C)

www.laiconet.com -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Matrimonio y familia, Educación de los hijos, Abuelos, Trabajo, Tercer mundo, Universidad.


DESDE LOS TRANSEÚNTES
(hombre, recién casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)
Este comentario es mensual.

DESDE EL TRABAJO
(matrimonio, ambos empleados de empresa; pertenecen a comunidad cristiana)
Este primer trimestre del año está suponiendo una temporada de cambios en mi empresa, de muchos cambios. La empresa ha modificado su estructura para corregir fisuras y mejorar frente a la competencia. Unos cuantos compañeros dejan de trabajar aquí, cambiando de empresa o de ciudad o de estilo de vida, siendo alguno del Comité de Empresa, lo que provoca también inestabilidad en el mismo. Otros en cambio siguen como estaban y sin ánimo de cambio, como Pedro que deseaba montar tres tiendas y seguir así; se encontraba a gusto y no quería modificar nada.
Algo parecido ocurre también con el Comité de Empresa. Hay personas que lo forman que tiran mucho y otros que no se les ve participar. También hay compañeros de trabajo que instan al Comité a proponer cambios y luchar por consolidar o llegar a ciertos acuerdos con la empresa mientras otras personas prefieren que nadie diga nada y que las cosas sigan como están.
Y yo tengo tendencia a montar la tienda de campaña como quería Pedro, y más ahora que me encuentro físicamente fuera de mi empresa, aunque las nuevas tecnologías hacen que pueda estar al corriente de todo.
Le agradezco a Jesús el ejemplo que me ofrece a través de compañeros y amigos para no asentarme.

DESDE LA ECONOMÍA GLOBALIZADA
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
No recibido.

DESDE LA POLÍTICA
(hombre, casado, con un hijo, trabaja, milita en partido político, concejal electo, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
No recibido.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
Cuantas veces nos encontramos tan a gusto con nuestra pareja, con nuestras cosas, con nuestras risas, con nuestros anhelos o sueños, que no nos apetece nada más, que se pare el mundo que sólo me importa la persona que está a mi lado en este momento. Muchos dirán que suele ocurrir, sobretodo, en los primeros momentos de un enamoramiento, se disfruta tanto, se pone uno tan "tonto", que no se tienen ojos para nadie más. También suele ocurrir en los primeros meses de casados, estás en una continua luna de miel, tan maravillosa que encandila, que incluso en ocasiones, ofusca. Pedimos a Dios, primero: que en los momentos menos fascinantes de nuestra vida matrimonial, nos haga recordar estas dulces vivencias, estos estupendos "qué bien se está aquí", pero por otro lado, también rogamos al Señor, que nos desinstale, incluso de nuestra propia vida de pareja, de nuestro egoísmo de dos, de nuestro "sólo tengo ojos para ti" y nos ponga los pies en la tierra para que Dios nos inste a escuchar más a su Hijo, para centrarnos en El.

DESDE EL TERCER MUNDO
(hombre soltero y matrimonio compartiendo casa, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a distintas comunidades cristianas)
En la montaña, entre las nubes, en oración y en el trabajo; de todas las maneras posibles nos pide el Padre que escuchemos al Hijo Amado, a su Hijo, pues El será quien nos enseñe el camino verdadero, la senda que aún pasando por el dolor nos llevará a la Vida. Esto se hace hoy muy real en el Hogar; pues tenemos que oírle en todo momento y en toda circunstancia, en cualquiera que pase por nuestro lado, con cualquier madre, aunque no nos apetezca; con los niños; también hay que oir su voz en el cansancio y el trabajo y en esas jornadas intensivas, que duelen incluso, ahí se hace más importante buscarle y oirle, pues nos ayudará a dar sentido a todo y bajar de la montaña, sin hacer falsas tiendas, para estar al lado de nuestra gente sencilla y convivir con todos. DESDE LA UNIVERSIDAD
(joven universitario, representante de alumnos en Junta y Claustro; pertenece a grupo cristiano)
El evangelio que se nos propone este domingo es por un lado esperanzador porque confirma que el camino que Jesús nos propone es el único y verdadero pero por otro lado y de la mano de Pedro nace una tentación que es fácil encontrar actualmente. Y es la de pensar que ya lo hemos hecho todo, que entonces podemos descansar, colocar la tienda en nuestra montaña y olvidarnos del mundo. Jesús fue el primero que entregó su vida, por lo que también nosotros estamos llamados a dar la vida.
Como estudiante miembro del claustro muchas veces esto se traduce en evitar que los intereses que muevan las cosas sea el bien propio de unos cuantos, consiste en ser voz de muchos, y tal vez muchas sean las veces que no funcione y todo se quede en palabras; pero lo que realmente cuenta es que hemos bajado la montaña.

DESDE LA CÁRCEL
(grupo de presos, coordinado por voluntaria de equipo de pastoral, casada, con dos hijos, jubilada, pertenece a grupo cristiano)
Es comentario es quincenal.

DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, seis nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)
San Lucas vuelve a presentar a Jesús en oración. Le acompañan tres apóstoles. Conversa con dos figuras clave del Antiguo Testamento: Moisés y Elías. "La Ley y los profetas". Se reúnen con Jesús en su Gloria, para anunciar su muerte en Jerusalén. Los tres apóstoles no comprenden nada del misterio de Jesús, cuya Gloria están llamados a compartir. De improviso, una voz desde la nube señala a Jesús como Hijo escogido e invita a escucharle. Revela su misterio de Hijo. Al final de la escena, San Lucas deja a Jesús solo ante sus amigos íntimos. Meditan silenciosos el misterio de Jesús y el aparente contrasentido de su próxima muerte. Señor, vemos en tu Transfiguración un gesto de sabia pedagogía: te llevas a los tres apóstoles que luego te acompañarán en Getsemaní. ¡Qué hermoso es estar aquí, en el Tabor!. ¡Qué triste verlos dormirse en el huerto y dejarte solo!.
Jesús, desde lo más hondo de nuestro corazón, te pedimos tu ayuda para nuestros nietos, que sepan estar siempre a tu lado en todo momento, en las alegrías y en el sufrimiento. Apoya ante el Padre nuestra oración, y que nosotros veamos que estos niños de ahora llegan a ser hombres y mujeres testigos de tu amor y dediquen su vida, a través del trabajo profesional o vocación que elijan, a servir a los demás.
DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
A nuestros hijos habitualmente intentamos hablarles de la belleza que tenemos dentro de nosotros, que hay que ser guapos por dentro para "resplandecer hacia afuera".
Este Evangelio nos levanta un poquito el telón de lo que podemos disfrutar si escuchamos a Jesús, aunque antes haya que pasar por nuestro particular sufrimiento de Jerusalén. Educar en la esperanza, y mirar con ojos de esperanza, es importante. Conviene tener presente que por encima de los nubarrones siempre brilla el sol.

PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)
No recibida.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 28b-36
En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos. De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que, aparecieron con gloria, hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén.
Pedro y sus compañeros se caía del sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: Maestro, que bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. No sabía lo que decía.
Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía: Este es mi Hijo, el escogido, escuchadle.
Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.