icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 4 de diciembre 2005
II DOMINGO DE ADVIENTO.

LaicoNET -

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


\"\"DESDE LA ECONOMÍA DOMÉSTICA
(mujer, casada, con cuatro hijos, miembro de comunidad cristiana de matrimonios)

No recibido.


\"\"DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con una hija, enferma de cáncer, dejó de trabajar)

"Yo os he bautizado con agua, pero El os bautizará con Espíritu Santo". Estos son días de preparación para la venida de Jesús. Días de esperanza, de alegría, de paz... pero nosotros nos empeñamos en que no sea así. Agobios, prisas, compromisos, gastos innecesarios. Y pienso en las navidades de mi niñez, en las que lo primordial era estar en familia. La alegría de reunirse con los que estaban estudiando fuera. Los pequeños detalles que aún perduran en mi memoria, llenos de paz. El belén, los villancicos. ¿Qué recuerdos tendrán nuestros niños cuando sean mayores? La nostalgia es parte de estos días inevitablemente, pero siempre debe quedarnos la esperanza y el saber que El está con nosotros. Que El viene, como todos los años, de nuevo a nacer en nuestros corazones.

 

\"\"DESDE LA EXCLUSIÓN SOCIAL: TRANSEÚNTES
( hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

Adviento. Tal y como proclama Juan el Bautista, es tiempo de conversión y preparación. Debemos esperar alegres un nacimiento, pues aquel a quien ni siquiera él merece llevarle las sandalias, viene a sembrar la justicia y la paz en el mundo. Hasta aquí bien, pero como cristiano, ¿realmente ejerzo de Juan el Bautista durante estos días?. Afortunadamente, lecturas como ésta me sacan de mi rutina y me recuerdan que también tengo el deber de gritar en el desierto de la pobreza, de la desesperación, del rechazo y de la terrible soledad y abandono que sufren tantas personas, que otro mundo es posible. Ojalá que en este tiempo tan duro para los hombres y mujeres que viven en la calle (pues afloran los recuerdos y se acrecienta el sentimiento de exclusión), permitamos actuar al Espíritu Santo con el que fuimos bautizados, ya que seguramente así, estaremos dándole verdadero sentido al nacimiento de Jesús.

 

\"\"DESDE LA PERSPECTIVA LABORAL Y SINDICAL
( hombre, casado, sin hijos, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)

En estos últimos días me resulta realmente complicado ser como Juan. Juan destacaba nada más verlo, nada más por sus vestiduras y su forma de hablar. ¿Cómo puedo asemejarme a Juan en mi trabajo? Efectivamente yo también debería destacar en mi trabajo, aunque sea para que me critiquen.
Últimamente se exige en el trabajo que estemos todas las horas necesarias para terminar las tareas, que pongamos el trabajo por encima de otros asuntos. No sé cómo compaginar el intentar ser coherente no dejando que el trabajo me absorba todas las horas del día y todo mi pensamiento con no abandonar a mis compañeros de mi equipo de trabajo. Pero ahí está Juan avisando, no pierdas el norte, prepárate que tiene que llegar el Señor.

 

\"\"DESDE LA MIGRACIÓN
(matrimonio, sin hijos, se han desplazado a otro país por motivos laborales)

La estancia temporal en otro lugar, como en nuestro caso en un país extranjero, te puede llevar a creer que "no puedes hacer nada". Estamos demasiado acostumbrados a actividades diseñadas, a objetivos programados.. y cuando eso no está… parece que lo que hagas no va servir y que es mejor dejarlo. Aquí hemos recordado lo necesitado que está el mundo de "Buena Noticia" .Hay que agudizar mucho el ingenio usando todos los medios a nuestro alcance, en la tarea de ANUNCIAR. Cualquier momento es propicio para esta misión constante. A ello nos ayudó el vernos alejados de nuestro sitio permanente, puesto que nos liberó de la presión del compromiso, de creer que "el futuro está en nuestras manos"… Nosotros tenemos que ser como Juan. Hemos de estar dispuestos a preparar el camino, a bautizar con "agua". Pero no somos el Señor, no podemos "bautizar con Espíritu". Nuestra labor es anunciar y dar testimonio viviendo el Evangelio. Solo eso. La conversión de los demás no depende de nosotros.
Por otro lado aquí hemos visto la riqueza del ecumenismo. Frente al compromiso de vida de gente de otras religiones hemos sentido que "no somos dignos de desatar sus sandalias".

 

\"\"DESDE LA PARTICIPACIÓN SOCIAL
( hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

En el trabajo de los movimientos sociales es central todas las actividades destinadas a promover la fraternidad y la justicia entre los hombres. Pero hoy el evangelio nos recuerda que para ello (y para otras muchas cosas) es imprescindible "preparad el camino del Señor", prepararnos para que siempre estemos dispuestos a acoger su persona y su mensaje en nuestras vidas, es decir, estar en permanente disposición para una conversión que nunca acaba, pues muchas veces corremos el peligro, los que nos consideramos cristianos, de creernos ya convertidos y por tanto no vemos necesario crecer en nuestra fe. Pidamos al Padre que en este adviento nos suceda exactamente lo contrario.

 

\"\"DESDE LA PERSPECTIVA POLÍTICA
(hombre, casado, trabaja, milita en partido político, concejal electo, pertenece a comunidad cristiana)

Nos encontramos ante una gran enseñanza de humildad, que nos muestra que aunque la gente nos tenga en un pedestal, no somos más que servidores. Esto francamente es para mi muy difícil, pues en el terreno en el que me muevo ciertamente la humildad no es mi fuerte. Palo que me dan, palo que pego. En la actualidad en Loja, nos encontramos en un momento de crispación grande por el paso del AVE, mi partido defiende una cosa y el contrario otra, en este caso, ciertamente llevamos razón, pero no manejamos los medios de comunicación y se está haciendo una fuerte campaña para mi desprestigio y de las iniciativas que se están realizando, por ejemplo desde Seglares Claretianos con la recogida de firmas en defensa del Seminario claretiano, inventando que mentimos y ello para paralizar la iniciativa y ahora tenemos al pueblo en nuestra contra, pues como no publican los planos, la gente cree al Alcalde y no a mi. En estos momentos, me falta serenidad y humildad para vencer a la mentira y la sinrazón.

 

\"\"DESDE LA RELACIÓN DE PAREJA Y VIDA FAMILIAR
( matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana )

Nuestro hijo pequeño no se entera de nada, pero el mayor, ya empieza a notar en el colegio, en el ambiente, en la calle, que algo va a pasar, el otro día me decía, que dentro de poco llega la Navidad y llegan los Reyes Magos. Es el primer año en el que es consciente de este período, pero ¿de qué modo? Es inevitable que lo que sienta sea la fiesta, los adornos, las luces, los juguetes, pero, aunque sea difícil, pero no imposible, porque esperamos en el Señor, nosotros, sus padres, tenemos que ser como Juan, anunciándole quién viene, preparando el camino al Señor. Ante los excesos del ambiente, tenemos que ser mensajeros ante nuestros hijos, de lo auténtico, de lo que de verdad celebramos en estas fechas y preparando estos días con mucho cariño. Nosotros tenemos un "cuento" que a nuestro hijo le encanta que le leamos: "El nacimiento del niño Jesús", en donde no hay personajes que no salgan en el Evangelio.

 

\"\"DESDE LA PERSPECTIVA DEL TERCER MUNDO
(hombre joven, soltero, voluntario de ONG en Marruecos, pertenece a una comunidad cristiana)

"Esta semana no puedo, ni quiero, dejar de hablar de la llegada de mis compañeros. Un matrimonio joven, que pertenece a una comunidad de base y que dejando sus trabajos, él fijo en la empresa, se vienen aquí, a compartir un año, en principio, con la gente de aquí, con los niños, las madres, trabajadoras, jóvenes dispuestos a aprender el oficio de carpintería y todo el mundo, comunidad eclesial local incluida. Y cómo no, Dios lo hace todo bien, pues cuando personalmente creía que la solución de su venida no venía, cuando pensaba que no vendrían hasta el año que viene, Dios me regala un nuevo motivo de Adviento, de Esperanza, de alegría y motivación para la preparación del nacimiento del Dios hecho carne. Todo materializado en personas, hermanos de comunidad que renuncian y se abren a esta experiencia de misión, de trabajo y entrega. En estos días en los que además de todo estoy preparando el piso donde vivirán, me llena de alegría saber que podré compartir el trabajo, la misión, la oración y el espíritu; y juntos los tres construir aquí un poquito de Reino, "dar a luz" en la medida de nuestras posibilidades al Dios de la Vida. Doy gracias a Dios por su buen hacer y sus continuas atenciones con nosotros".

 

\"\"DESDE LA VIVENCIA ECLESIAL
(hombre, casado, trabaja, espera un hijo)

Uno puede acabar por acostumbrarse a este evangelio, o relacionarlo con una canción, o escucharlo y leerlo sin sentirse llamado a nada. En cambio para mí es Palabra incesante, insistencia evangélica que no debe ceñirse ni a un momento ni a un día. Preparar el camino al señor, facilitar su llegada. Esa debería ser nuestra preocupación eclesiológica... Tratar de abrir las puertas al Padre y tener preparada su venida, que para mí es tanto como tomar conciencia de su presencia. Allanad, preparad... no son términos caprichosos sino la expresión de una conducta permanente y la invitación a un discernimiento continuo del cristiano y de la Iglesia. Porque ante este evangelio uno se reconoce torpe en los preparativos y acomodado, y también como Iglesia que soy aprecio a una Iglesia rutinaria, que se deja llevar por la inercia, sin detenerse a preparar, a allanar la llegada del Señor, a abrir bien las puertas que permitan su entrada en todas las formas en las que se manifiesta. Y esto unido a ese evangelio de noviembre que nos hablaba de que "lo que le hiciésemos a uno de esos pequeños y humildes, se lo hacíamos a Él", me empuja a cuestionarme cuántos obstáculos ponemos para que Dios venga y entre en nuestras vidas, cuánto complicamos su mensaje, su sentido... Cuando ya se nos dice que sólo se trata de dejarle llegar y entrar en nuestra cotidianidad. Así, como encontramos tiempo para los regalos, las comidas, las fiestas... vivamos el Adviento y dediquemos tiempo a prepararnos en comunidad.

 

EVANGELIO
II DOMINGO DE ADVIENTO (Año - B)
4 de diciembre de 2005

+ Lectura del santo evangelio según san Marcos (1, 1-8)

Allanad los senderos del Señor.

Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.
Está escrito en el profeta Isaías: Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: "Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos."
Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán.
Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba:
"Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias.
Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo."

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.