icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 30 de julio de 2006 - XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

LaicoNet -
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ECONOMÍA DOMÉSTICA
(mujer, casada, con cuatro hijos, miembro de comunidad cristiana de matrimonios)
    Todos tenemos algo que compartir. Puede ser tiempo, familia, dones, aptitudes, dinero, el comentario del Evangelio,… lo importante es darnos cuenta y estar en actitud de ofrenda para poder crecer y madurar. ¿Qué es lo que puedo hacer y hasta dónde puedo llegar? Jesús incluso comenta “recoged lo que ha sobrado para que no se pierda nada”. Así, ¿qué miedo tengo? ¿el de quedarme sin nada? La experiencia me dice que SIEMPRE, antes o después, el dar revierte en uno en forma diferente.
Feliz verano.
   

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con una hija, enferma de cáncer, dejó de trabajar)
    “Recoged los pedazos que han sobrado que nada se desperdicie”. Jesús no necesitaba de los pocos panes y peces que tenían para darles de comer a todos, pero espera siempre nuestra colaboración, nuestro primer paso, para mostrarse en plenitud y hacer los milagros, y además les dice: que nada se desperdicie. No podemos desperdiciar nada de lo que nos ha dado, ni sus dones, ni su amor, ni su fuerza en la flaqueza,… nada. Por eso en estas vacaciones me comprometo a no desperdiciar el tiempo que me ha dado, y trabajar por mi familia, y orar,…por todos los que durante este año me han apoyado, por mi familia, por todos los que habéis leído este pequeño grano de arena salido del corazón y por todos aquellos, que aún teniéndolo tan a mano, están desperdiciando el amor y el consuelo que nos ofrece la Palabra de Dios cada día. ¡Buenas vacaciones a todos!.


DESDE LA EXCLUSIÓN SOCIAL: TRANSEÚNTES
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)
    El pasado mes de abril le entregaron una vivienda de protección oficial a una persona que conocimos en la calle. No era un “sin techo”, pero su anterior vivienda (ya derribada), no disponía de elementos tan elementales como un fogón o una cama. Aunque su nueva casa nada tiene que ver con la anterior, ésta carecía de cualquier tipo de mobiliario o elemento decorativo, hecho que la convertía en un lugar poco funcional y desangelado. Afortunadamente, y al igual que ocurrió con Jesús en el monte, la generosidad de muchas personas anónimas ha permitido que la casa se haya ido revistiendo de muchos elementos necesarios, para que su inquilino pueda llevar una vida digna. Primero fueron unos sillones (que actualmente utiliza como cama, a la espera de que consigamos una), después un tendedero portátil, una bombillas y unos cuadros, que precedieron a unas cortinas, a una mesa y a unos armarios que parece que están en camino. Sólo me cabe dar gracias por haber sido testigo de este milagro, que ha permitido que esta persona, que se sentía olvidada y desgraciada, haya recobrado las ganas de, como el mismo dice, “seguir tirando pa´lante”.


DESDE LA PERSPECTIVA LABORAL Y SINDICAL
(hombre, casado, sin hijos, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
    Últimamente hay muchos cambios en la empresa en la que trabajo. Mucha gente recién contratada, en muchos casos el primer empleo, y otros que se van a otra empresa buscando mejorar. Éstos suelen despedirse diciendo que les ha encantado trabajar aquí, que se han encontrado con un gran equipo humano y que han aprendido mucho de todos… ¿Diría yo eso mismo? ¿Es así? ¿Aprendo de mis compañeros? ¿Aprenden ellos de mí? ¿Me muestro a los demás?
Felipe se centró en la tarea, el problema que en ese momento tenía. Tenía que dar de comer a todo el mundo y no había forma, y Jesús le hace ver que los problemas se resuelven, pero que no es para resolverlos para lo que están allí, no han ido para dar de comer a la gente.
Esa es la tentación en la que caigo yo todos los días. Siempre tengo problemas que resolver en el trabajo, tareas que terminar, y tengo que hacerlo que para eso me contrataron, pero debo levantar un poco los ojos del monitor, y aprender de mis compañeros, preocuparme por ellos, por cómo se encuentran en la empresa y abrirme.
De vez en cuando nos pasa que miramos atrás, un año, dos o tres y vemos qué hemos hecho, cuánto hemos avanzado, y no nos acordamos de las tareas que terminamos así que no debe ser esto lo más importante. Tenemos toda la vida para crecer, pero pensamos que este tiempo es infinito y no le damos el valor adecuado y caemos en la tentación de, simplemente, resolver el problema de hoy.


EN MEDIO DE OTRAS CONFESIONES
(hombre, casado, trabaja, se ha desplazado a otro país por motivos laborales)
    No recibido.


DESDE LA PARTICIPACIÓN SOCIAL
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
    No recibido.


DESDE LA PERSPECTIVA POLÍTICA
(hombre, casado, trabaja, milita en partido político, concejal electo, pertenece a comunidad cristiana)
    Del Evangelio de esta semana, me llama la atención la frase que dice “recogedlo todo para que nada se desperdicie”. Es habitual que en las obras dirigidas por los políticos, que juegan con dinero de otro y no con el propio, se despilfarre, se tire, no se aproveche, etc., pongamos un simple Ejemplo. La A-92, la carretera que cruza Andalucía y como esto mil ejemplos en el mundo entero. ¿Cuántas veces se ha levantado y reasfaltado o parcheado? ¿Qué sobra asfalto?, pues se tira en la cuneta y no pasa nada. Las pruebas de bombas en el pacífico ¿Qué se gastan miles de millones en probarlas por si alguna vez le sirven al país correspondiente? Pues nada, se tiran tantas bombas sean necesarias para probar su funcionamiento. ¿Que se desperdicia de esta forma el alimento, la educación y desarrollo de millones de personas? Pues nada, que el otro se busque la vida. Comenzamos la mayoría de los españoles nuestras vacaciones en Agosto, seamos generosos con el hermano y no desperdiciemos ni nuestro tiempo, ni nuestro descanso, ni nuestro dinero. Feliz mes de vacaciones (Para los que las comiencen y para los que ya vuelven al trabajo, mucho ánimo y un fuerte abrazo).


DESDE LA RELACIÓN DE PAREJA Y VIDA FAMILIAR
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
    Nuestro abuelo, el único que tenemos vivo, bisabuelo de nuestros hijos, tiene el corazón un tanto débil. Durante unos poquitos años (tan sólo 92) ha vivido sin enfermedad grave alguna, incluso orgulloso de conservar su dentadura, es el mayor de doce hermanos y ha asistido al entierro de nueve de ellos. Hace unos días estuvo en el hospital porque su corazón está cansado y no le responde del todo bien. Una de las cosas que dijo la doctora es que tenía ganas de vivir y por eso se había recuperado tan pronto. Hay veces que sin tener los mismos años, nuestro corazón se debilita de la misma manera, se hace viejo, enferma.., o quizás ya fue pobre desde siempre (y no nos referimos al músculo). Y podemos hacer dos cosas: conformarnos, no crecer, como Felipe: “es que con lo que tengo no basta para todos…” es que “no hay más que rascar”, o, como aquel muchacho: poner a disposición lo que somos y lo que tenemos. Porque si ese corazón afligido que tenemos, o ese necesitado amor con el que contamos, o ese cariño aquejado lo donamos a los demás, sea como sea, sin justificaciones, aun sabiendo que puede que no lo recuperemos más, resulta que ¡¡¡bendito sea Dios!!!, se multiplica. Dios no aprendió a restar jamás, no puede evitarlo, ni siquiera sabe sumar, sólo puede multiplicar. Y esto lo sabemos y lo vivimos quienes amamos: uno más uno, como mínimo da tres y, en ocasiones, da más de tres, en mi familia, somos cinco…. No…Somos más: También cuenta nuestro abuelo. Demos lo que somos, por poco que seamos, recibiremos más, siempre recibiremos más….



DESDE LA PERSPECTIVA DEL TERCER MUNDO
(hombre joven, soltero, voluntario de ONG en Marruecos, pertenece a una comunidad cristiana)
    No recibido,


DESDE LA VIVENCIA ECLESIAL
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)
    No recibido.


EVANGELIO XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.(Año - B)
30 de julio de 2006

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 6, 1-15

    En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos.
Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: "¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?" Lo decía para tentarlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer. Felipe contestó: "Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo." Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice: "Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces; pero, ¿qué es eso para tantos?" Jesús dijo: "Decid a la gente que se siente en el suelo." Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: "Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie." Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido.
La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: "Éste sí que es el Profeta que tenía que venir la mundo." Jesús entonces, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.


Palabra del Señor
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.