icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 3 de Junio 2007 - SANTÍSIMA TRINIDAD (CICLO C)

www.laiconet.com -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer:  Abuelos, Trabajo, Economía globalizada.
Reza con esta Oración a propósito del Evangelio
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, siete nietos, pertenecen a grupo de matrimonios) 
Señor, no cabe la menor duda de que el magisterio que ejerciste, desde el comienzo de tu vida pública hasta tu ascensión a los cielos, para morar, por los siglos de los siglos, sentado a la derecha del Padre, cuidando de todo lo creado, fue un  magisterio absolutamente pedagógico, nunca trataste de atiborrar de enseñanzas a tus seguidores, por el contrario tus reglas de vida fueron escuetas, claras y precisas y dejaste mucha más información para que les fuera transmitida por el Espíritu, a la luz de la fe.
 Ayúdanos a que nuestro comportamiento, a la hora de transmitir tu doctrina a nuestros nietos y a cuantos nos rodean, cumpliendo las directrices de nuestra Madre Iglesia de ser misioneros propagadores de  tus enseñanzas, sea, siguiendo tu ejemplo, pedagógico, claro y desprovisto de literatura innecesaria.
Señor, que cale en nosotros la esencia del Espíritu y que nuestra fe y la de los que nos rodean, se fortalezca en tu palabra, que es la fuente donde debe nutrirse todo cristiano y compartir su caudal con la comunidad.

DESDE LOS TRANSEÚNTES
(hombre, recién casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)
Este comentario es mensual.
DESDE EL TRABAJO
(matrimonio, ambos empleados de empresa; pertenecen a comunidad cristiana)
Que Dios sea nuestro Padre, nos mande a su Hijo y cuando muere por nosotros nos envíe al Espíritu Santo es realmente un misterio: la Santísima Trinidad, algo que no consigo comprender, algo que se escapa a mi razón, pero sí es algo que puedo sentir.
Necesito un Padre que me cuide, que me proteja. Hay momentos en el trabajo, como en la vida, en que nos toca sufrir, bien por circunstancias laborales bien por circunstancias personales que "invadan" la vida laboral. Somos débiles y en esos momentos difíciles necesito del Dios Padre.
En otros momentos toca luchar, o superarse, o hacer las cosas de acuerdo a lo que pienso aunque cueste. En esos momentos necesito tener presente a Jesús, que fue un hombre como yo.
Hay otras circunstancias en que debo tener presente al Espíritu Santo, y es sobre todo a la hora de tomar decisiones, pero reconozco que le tengo poco en cuenta.
DESDE LA ECONOMÍA GLOBALIZADA
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
Tenemos la promesa de Jesús: nos envia su Espíritu para que actualicemos nuestro compromiso y sepamos discernir qué actuaciones en el ámbito económico harán de este mundo el Reino que Él empezó. Atentos a la palabra y los signos de los tiempos el Paráclito nos hará comprender cúal debe ser la actualización de su mensaje hoy día. Esas concrecciones económicas vendrán presididas por la centralidad de la persona, su realización y liberación personal. La economía es una herramienta que nos damos los seres humanos para vivir más dignamente. Si, en nombre de sus leyes, se produce más sufrimiento, simplemente no es economía, es una estructura de injusticias.
PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)
Que el “Espíritu de la Verdad” venga sobre mí, me acompañe y me impulse,
Que me haga ser coherente con mi compromiso cristiano y me haga sentir mi tarea evangelizadora.
Que me muestre, Señor, tu rostro, para renovar tu llamada, avivar mi entrega, y acercarme al testimonio que se espera de mí.
Que en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu, tenga yo mi referente, mi luz, mi sentido, para permanecer en la Palabra, y proseguir  firme el camino de ser cristiano en mi vida diaria.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Juan 16, 12-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.

Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando.

Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará."
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.