icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 29 de enero de 2006 - IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

LAICONET -
DESDE LA ECONOMÍA DOMÉSTICA
(mujer, casada, con cuatro hijos, miembro de comunidad cristiana de matrimonios)

Jesús habla con autoridad, no está repitiendo una doctrina, sino que nos habla por medio de su vida. Lo que predica lo vive y por eso nos lo enseña. Después, también con autoridad, echa al espíritu malo. No sé si en mi vida diaria me doy cuenta de que ese maligno existe: Cuando tengo envidia de la casa que tiene tal amigo; cuando en la compra semanal me dejo llevar y compro “golosinas” y no tengo en cuenta si ese o tal alimento es bueno para mi salud; cuando por comodidad, aunque tenga tiempo, voy a una tienda de comidas preparadas; cuando no me organizo bien con el “fondo de armario” y tengo ropa que apenas utilizo…Sé que con mi vida tengo que ser AUTORIDAD de lo que en mi corazón me enseña Jesús.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con una hija, enferma de cáncer, dejó de trabajar)

"...porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad." Con la autoridad que le daba el ser Hijo de Dios, el convencimiento en la labor que estaba desempeñando, y ante los ojos de los demás el que con su vida apoyaba sus palabras, no como los escribas que decían una cosa y hacían otra. Esa es la "autoridad" que nos falta ahora mismo a los cristianos. No la de imponer sino la de demostrar en nuestra vida lo que somos y lo que creemos. Cuando estoy en las sesiones de quimioterapia, nos reunimos cinco o seis personas. Algunas conocidas de otras veces, otras no. Las que nos conocemos mantenemos una charla con la que se nos pasa más rápido las dos o incluso tres horas que pasamos allí. Salen todo tipo de conversaciones pero muchas veces la palabra "Dios" parece estar vetada, como si nos diera miedo expresar en público el convencimiento, que la mayoría tenemos, de que estamos en sus manos. Y es así. Hoy no quiero dejar de dar gracias a Dios, también desde aquí, porque siento su autoridad en mí.

DESDE LA EXCLUSIÓN SOCIAL: TRANSEÚNTES
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

Jesús, viendo a una persona necesitada, para su actividad y lo libera, dice el evangelista, de un espíritu inmundo. Si bien no soy teólogo, tengo entendido que un espíritu inmundo podría ser “todo mal que afecta al bienestar de una persona”. Pues atendiendo a lo dicho por Jesús en Mt. 10,1, momento en que confiere a sus discípulos – y por ende a nosotros – el poder para arrojar también espíritus inmundos, creo que llevo mucho tiempo desaprovechando ese poder en mi encuentro con las personas que desgraciadamente pernoctan en nuestras calles. Lo digo porque he perdido la cuenta de las veces en que por inseguridad, vergüenza, indecisión o simplemente prejuicios, he evitado entablar un primer contacto con esas personas. Desde luego, viendo actuar a Jesús y analizando posteriormente mi comportamiento, como cristiano, dejo bastante que desear. Afortunadamente, el sentir que, aun con limitaciones, es el propio Jesús el que me ha llamado para esta tarea, y con el convencimiento de que con fe y amor toda debilidad se vence, no cejo en el empeño de tratar de imitar, cada día más, a aquél que ha apostado por mí para esta misión.

DESDE LA PERSPECTIVA LABORAL Y SINDICAL
(hombre, casado, sin hijos, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)

No recibido.

DESDE LA MIGRACIÓN
(matrimonio, sin hijos, se han desplazado a otro país por motivos laborales)

No recibido.

DESDE LA PARTICIPACIÓN SOCIAL
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

No recibido.

DESDE LA PERSPECTIVA POLÍTICA
(hombre, casado, trabaja, milita en partido político, concejal electo, pertenece a comunidad cristiana)

No recibido.

DESDE LA RELACIÓN DE PAREJA Y VIDA FAMILIAR
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

Educar y enseñar es lo más difícil a lo que nos enfrentamos con nuestros hijos. Es muy complicado, requiere tiempo, esfuerzo, dedicación, pero sobre todo mucho amor. No conozco a ningún padre que no crea que está haciendo lo mejor para sus hijos, incluso cuando se equivocan. Nosotros, nos encomendamos al Señor, de Él nos viene la fuerza y de Él, espero que nos venga la autoridad. Pero no somos nadie para crear doctrina, ni pretendemos asombrar a nadie. Probablemente, nos estamos equivocando en algunas cosas, cometemos muchos errores, (ahora mismo estamos pensando en algunos que tratamos de enmendar). Incluso, con nuestro segundo hijo, intentamos hacer cosas que no hacíamos con el primero y al revés también. Ojalá pudiéramos sacar todos los espíritus inmundos de los corazones y de la vida de nuestros hijos. Ojalá nada malo les pasara. Ojalá tuviéramos la fuerza de Jesús. Lo único que podemos hacer es confiar en el Señor para amarlos muchísimo, Él hará el resto.

DESDE LA PERSPECTIVA DEL TERCER MUNDO
(hombre joven, soltero, voluntario de ONG en Marruecos, pertenece a una comunidad cristiana)

"Es increíble, ni adrede lo hubiera imaginado. Justo la semana que tengo un problema de "autoridad" con las monitoras del Centro, Dios me vuelve a mostrar el camino, la forma y la verdadera autoridad. Pues no es a la fuerza, no es por imposición, no es por derecho propio, ni divino, ni nada por el estilo, sino que es por amor, por servicio y trabajo; dedicación y abnegación. Esta es la verdadera autoridad, no la que uno mismo se da, sino la que te otorgan los demás, al ver tu vida, tu obra, tu forma de ser, de relacionarte. Así, de esta forma lo hizo Jesús y por eso mismo le otorgaron la autoridad. Menos mal que siempre nos queda la Palabra, aún cuando estamos lejos e imbuidos por el trabajo. Y ella es la que resuelve tantos entuertos; como el que os indicaba. Primero por dar la fuerza para pedir perdón ante las monitoras, por el error de contenido y forma; y en segundo lugar por ser maestra, enseñándome cómo he de actuar de ahora en adelante".

DESDE LA VIVENCIA ECLESIAL
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)

No recibido.

Felicitamos al comentarista de este bloque que ha sido papá.
También nuestra enhorabuena para la madre y para el pequeño.
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.