icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 26 de febrero de 2006 - VIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

LaicoNet -
DESDE LA ECONOMÍA DOMÉSTICA
(mujer, casada, con cuatro hijos, miembro de comunidad cristiana de matrimonios)

No recibido.


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con una hija, enferma de cáncer, dejó de trabajar)

    "¿Por qué los tuyos no?" Porque siempre es mejor ser "borrego" y no salirse del redil. Porque destacar es bueno siempre que te aplaudan y no, si lo que recibes son críticas. Porque siempre es mejor ser y hacer lo que el mundo ve con buenos ojos, y no enfrentarse a él. Pero que poca satisfacción da esa actitud al alma y que poca felicidad. Jesús vino a decirnos que debíamos dejar nuestras actitudes antiguas y ser "hombres nuevos" y vivir como tales. ¡Pero que trabajo cuesta! Cualquier cambio nos desequilibra y estamos a punto de desfallecer. En un magnífico libro que estoy leyendo dice: que en la tierra alegría y tristeza se excluyen pero que quien llega a conocer la alegría de Dios, no rechaza la tristeza pero elige no vivir dentro de ella. Y ese es mi camino ahora para intentar ser "nueva" y que mi vida la llene esa alegría de Dios.


DESDE LA EXCLUSIÓN SOCIAL: TRANSEÚNTES
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

    Leía hoy en el periódico que Isidoro Lezcano, fundador de los hermanos de la Cruz Blanca, había fallecido el pasado lunes. A los 17 años, mientras desempeñaba su trabajo de enfermero, conoció a un hombre tetrapléjico que le hizo abandonar su trabajo y dedicar su vida a los pobres y enfermos. Además de la valentía, la sensibilidad y el empeño por conseguir un sueño que le impulsaron en sus comienzos – eso dicen sus amigos-, seguro que debió experimentar tal amor por Jesús, que no encontró obstáculo que le impidiera dedicar su vida a servir a los pobres y excluidos. No se trata de compararme, pero me da miedo pensar lo duro que debo tener el corazón para, “trabajando” como estoy tan cerca de algunos empobrecidos de mi ciudad, no sentir la fuerza necesaria para dar paso al hombre renovado que, liberado de sus ataduras, se deje de remendar situaciones y apueste por dar un cambio en su vida, que redunde en un mensaje de esperanza para los que ya nada esperan de esta vida.


DESDE LA PERSPECTIVA LABORAL Y SINDICAL
(hombre, casado, sin hijos, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)

    Le preguntan a Jesús, "¿por qué los tuyos no?" Y es que como siempre Jesús y sus discípulos daban la nota porque no hacía lo que todo el mundo hacía.
Es lo que debemos hacer nosotros también, plantearnos las cosas, cada situación y cada momento y cada persona y actuar en consecuencia, no dejándonos llevar. Últimamente me doy cuenta de que me dejo llevar bastante en mi trabajo, no me planteo mojarme en tratar de mejorar la situación laboral, ni si trato bien o mal a mis compañeros o si respeto la libertad mía y la de los que me rodean. Por ejemplo, veo a un compañero mío agobiado por el trabajo y, aunque le pregunto y me cuenta cómo va, no lo siento.
Jesús nos pide que seamos hombres y mujeres nuevos, que nos planteemos las cosas siempre. Y hacerlo con libertad y respeto a la libertad ajena, sin decirle a los fariseos que dejen de ayunar sino haciéndolo yo.


DESDE LA PARTICIPACIÓN SOCIAL
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

No recibido.


DESDE LA PERSPECTIVA POLÍTICA
(hombre, casado, trabaja, milita en partido político, concejal electo, pertenece a comunidad cristiana)

No recibido.


DESDE LA RELACIÓN DE PAREJA Y VIDA FAMILIAR
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

    Una de las cosas que tenemos clara, es que a pesar del poco tiempo que disponemos, por estar pendientes de los niños, por el trabajo, por las dificultades de la vida en general, es que necesitamos pasar tiempo juntos y buscar momentos de encuentro y, no cualquier tiempo, sino un tiempo de calidad, un tiempo para nosotros. “Estar junto al novio”, “renovar los odres”, “beber vino nuevo”… No echar un remiendo, sino hacer nuevo todo, hacer nueva nuestra relación. Es importante charlar de nuestras cosas, rezar por nuestra relación, encontrarnos de nuevo y sentir que el uno es del otro lo más importante de su vida, incluso a veces, por encima de Dios mismo, cosa que no debería ser así. Este fin de semana, nos vamos de viaje, nosotros solos, sin niños, (benditos abuelos y tíos), pero este fin de semana, somos nosotros, la pareja, la que cobra protagonismo. No nos vamos muy lejos, es tan sólo un tiempo que, siempre reservamos para nosotros, cada año y que se convierte en un momento muy bonito, está en nuestros proyectos personales y en nuestro proyecto en común, como el de hacer ejercicios espirituales cada año, o participar en las convivencias de nuestra comunidad.


DESDE LA PERSPECTIVA DEL TERCER MUNDO
(hombre joven, soltero, voluntario de ONG en Marruecos, pertenece a una comunidad cristian a)

    "Dos palabras resuenan tras leer esta lectura en el Hogar: Novedad y Creatividad. Pues el novio nos trae una gran dosis de novedad, para no aferrarnos a las leyes, a las normas, sino pensar en las personas, en los niños, sus madres y demás personas que se acercan a nuestro centro, a nuestras puertas. Creatividad, para que como El y con El estemos siempre inventando las maneras de promocionar, de sacar adelante a tantas familias, o por lo menos a las que tenemos con nosotros. Y toda esta novedad y creatividad serán la expresión y la proclamación del Evangelio con obras, no con palabras por nuestra situación, que nosotros podemos ofrecer a nuestros hermanos cada día. Y por último, dar gracias a Dios por que a partir de esta semana empiezan a llegar los grupos grandes de voluntarios; ellos son para nosotros fuente de alegría, creatividad y espontaneidad en el trabajo y la misión; esperamos en todo momento que nos ayuden en la creatividad misionera con nuestra gente y nosotros podamos ser ayuda novedosa para ellos en los días que pasen con nosotros y sobre todo para el resto de sus vidas".


DESDE LA VIVENCIA ECLESIAL
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)

    Lo viejo no sirve para contener lo nuevo, y lo nuevo no cabe ni encuentra sitio en lo viejo... Y una vez más la importancia de las formas, del ayuno por el ayuno, del ser sin ser... Desde ahí me asaltan muchas cuestiones al mirar nuestra Iglesia, la que somos y la que hacemos: ¿seremos “odres” viejos dónde no encuentra eco el valor incesante del evangelio? o ¿somos odres viejos, piedras tristes donde esa Palabra nueva y renovadora se ha silenciado y acomodado?...  Son claves que me llaman y me llevan a mirarme dentro mi contexto cristiano, de mi compromiso y de mi fe... y me lleva a renegar de mi actitud, en ocasiones, cómoda, de católico de templo y de preceptos, impermeable a los nuevos anuncios de una Palabra siempre nueva y viva. Y ante ese mal que a mí me ataca ocasionalmente, descubro la Pastoral y la vivencia eclesial muy envuelta en esa espiral añeja y rutinaria de “hacer” sin “ser”, de oír sin escuchar, de mirar sin ver... Y entonces necesito aferrarme a la aspiración de impulsar esas bocanadas de aire que renueven el ambiente, refresquen los odres, aireen las piedras, para que lo nuevo entre, y para que lo bueno de dentro se vea y luzca.


EVANGELIO VIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Año - B)  26 de febrero de 2006
+ Lectura del santo evangelio según san Marcos 2, 18-22

    En aquel tiempo, los discípulos de Juan y los fariseos estaban de ayuno. Vinieron unos y le preguntaron a Jesús: "Los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan. ¿Por qué los tuyos no?" Jesús les contestó: "¿Es que pueden ayunar los amigos del novio, mientras el novio está con ellos? Mientras tienen al novio con ellos, no pueden ayunar. Llegará un día en que se lleven al novio; aquel día sí que ayunarán. Nadie le echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto, lo nuevo de lo viejo, y deja un roto peor. Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque revientan los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos."

Palabra del Señor
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.