icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 25 de Mayo de 2008 Festividad del CUERPO de CRISTO (CICLO A)

www.laiconet.com -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Matrimonio y familia, Tercer mundo, Transeuntes, Educación de los hijos, Márgenes de la JusticiaRelaciones personales.
Reza con esta Oración a propósito del Evangelio.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Juan 6,51-58

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: "Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo." Disputaban los judíos entre sí: "¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?" Entonces Jesús les dijo: "Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo; no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre."

Palabra del Señor

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
Tenemos unos amigos que acaban de vivir una ruptura familiar, dura, difícil, como todas las rupturas. Es una situación muy triste para todos los que los amamos, para su familia, para sus amigos, pero sobre todo, para ellos. A pesar de todo, y no es por tratar de sacar algo positivo a toda costa, pero, cuando hablan de su situación, hablan desde el amor, deseándose el uno para el otro, lo mejor. Ni un solo reproche, ni un solo mal pensamiento, ni un solo sentimiento de culpabilidad hacia el otro. Tan sólo amor, tan sólo perdón, tan sólo generosidad, tan sólo oración. No es una situación por la que nos hubiera gustado que pasaran, es un momento en el que el corazón se sobrecoge. Pero hay tanta generosidad, tanto amor, tanta confianza en el Señor, que ha sido un testimonio que ha estremecido a nuestra familia, a nuestra comunidad. Jesús se entregó en cuerpo y alma, se partió y se dio para todos nosotros, para darnos vida, aunque parezca que darse por entero es morir un poco más, es justo lo contrario, la generosidad, la entrega, el amor, nos da la mejor de las vidas, la vida para siempre. No es un simple consuelo, es confianza absoluta en el Señor y en su promesa de vida en Él.

DESDE EL TERCER MUNDO
(mujer, soltera, profesional, seglar del tercer mundo, comprometida con la promoción de su pueblo, pertenece a grupo cristiano)
"El cuerpo y la sangre de Cristo nos hacen pensar inmediatamente en la Eucaristía, en la importancia que debe tener para nosotros participar de este milagro de vida y comunión recibiendo el pan y el vino.
Pero tambièn nos hacen pensar en la entrega y el compromiso que hizo Jesús con la humanidad, para generar Vida y esperanza, justicia y fraternidad. Todos los que sentimos y queremos ser verdaderos discìpulos de Jesùs debemos tratar de imitar sus acciones de hermandad, de compromiso con el pròjimo, especialmente con aquel que sufre y se encuentra sometido a las injusticias. Los dolores del mundo son muchos, las grandes organizaciones mundiales hablan de crisis alimentarias, de poblaciones muriendo de hambre y necesidad, sometidas a violencia y discriminación.
Es necesario que comamos de este cuerpo y esta sangre de Cristo para llenarnos de su sentido de justicia y compromiso fraterno, para que verdaderamente generemos y tengamos Vida".

DESDE LOS TRANSEUNTES
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)
El próximo 30 de mayo se cumplirán cinco años de mi regreso de Alemania. Había viajado nueve meses antes para aprender el idioma, y como quería que el aprendizaje fuese lo más rápido posible, opté por matricularme en un curso intensivo para extranjeros. Pocas semanas después, estando en clase, el profesor nos pidió que tratásemos de contarle a los demás qué diferencias observábamos entre nuestra cultura y la alemana. Se suscitó entonces un debate lleno de frases inconexas y palabras ininteligibles, pero eso sí, con una enorme carga comunicativa. Muchas fueron las intervenciones, pero fue una la que me dio bastante que pensar. La realizó una chica africana (no recuerdo de qué país provenía), que no sin dificultad, repitió en varias ocasiones que, lo que más le llamaba la atención de las eucaristías europeas, era que la gente salía triste de los templos y que los pobres se quedaban en la puerta. Pocas veces unas frases tan mal construidas pudieron ser más elocuentes. Inevitablemente evoco sus palabras cada semana cuando acudo a celebrar la eucaristía y dejo en la puerta a varias de las personas sin hogar por las que pedimos unos instantes después durante la celebración. No sé si convendréis conmigo en que resulta cuando menos paradójico que, el Dios de los pobres, deseoso de ser comido y bebido  por aquellos que más le necesitan, raramente ve cómo éstos participan del banquete al que nos convida.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
“El que come este pan vivirá para siempre”.
Es un gozo vivir guiados por Cristo, en comunión con El, sabiendo que quiere lo mejor para nosotros, que es precisamente SU AMOR, nuestra unión con El, que vivamos en su luz.
En nuestra Diócesis es tradición hacer alfombras de sal, flores o arena para la procesión del Corpus. Este viernes (23 de mayo) iremos con los niños por la noche a echar una mano en la confección de la alfombra de nuestra Parroquia. Para todos, niños y mayores, será una fiesta, un encuentro haciendo “trabajos manuales”. La haremos con dedicación en un esfuerzo colectivo, fijándonos en los detalles para que quede bien terminada, contribuyendo al adorno de las calles de nuestra ciudad. El resultado tendrá una duración efímera, pues tanta belleza quedará pisoteada en minutos, al paso del Cuerpo de Cristo. Es una enseñanza práctica para niños y adultos de entrega de nuestro trabajo bien hecho a Dios, en agradecimiento de todos sus dones. También nos puede ayudar a reflexionar a todos sobre algo que nos pasa a menudo: aunque las cosas a veces no nos salgan en la vida o no tengan continuidad (la alfombra), si Dios está, si frecuentamos la Eucaristía (para los niños el ejemplo vale más que mil palabras), todo tiene más trascendencia y más vida.

DESDE LOS MÁRGENES DE LA JUSTICIA
(matrimonio, con un hijo, trabajan ambos en tribunales de justicia, pertenecen a grupo cristiano)
"Dar alimento espiritual es fácil en el ámbito de la justicia donde mi mujer y yo trabajamos. ¡Cuanta gente sufriente con problemas de privación de libertad económicos y familiares¡. Para ellos, un palabra amable, un gesto cariñoso, una expresión de consolación a veces son más que suficiente, más de lo que esperan recibir en sus condiciones, y sobre todo en una sociedad como esta donde el error humano no se perdona y está fuertemente perseguido y difamado.
DESDE LAS RELACIONES PERSONALES
(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)
Señor, Tú eres el verdadero alimento, ese pan vivo que ha bajado del cielo, para dar vida al mundo, para darme vida a mí. Y esa vida no es como la entiende este mundo en el que vivimos. No es una vida perecedera, basada en los resultados, en las cosas efímeras, en las recompensas, en el tener, en el “escalar”…La vida que Tú me ofreces, es una vida auténtica, la que nace de sacar todo lo mejor de mí, la que me lleva a ser libre, a centrar mi existir en mi desarrollo interior, para desde él transformar la realidad que me rodea.
Necesito “comerte” para poder hacerme uno contigo. Necesito tragarme tu Palabra, alimentarme de Ti, para que Tú habites en mí. Sé que ahí está la respuesta de mi existir, mi felicidad. Y sé que solo así, en mis relaciones con los demás podré darme y repartirme como Tú me dices que lo haga, sin esperar nada, con la simple recompensa del dar. Muchas veces estamos frente a otro “dando” pero esperando su cambio inmediato. Y si no lo tenemos, viene el cansancio, la desesperanza…
Otras, sin darnos cuenta, estamos esperando que nos “den”, que nos sea devuelto, a ser posible no muy a largo plazo. Y si eso no sucede, nos sentimos poco queridos, decepcionados…
Solo lograré ser "alimento" para los demás, darme y repartirme si Tú eres mi ALIMENTO, si como y bebo de Ti a través de todos los medios a mi alcance: la oración, la Eucaristía, la Palabra… Y solo desde ese testimonio de darme, podré mostrarles que Tú eres el verdadero alimento, que quien come de Ti, tiene VIDA para siempre.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.