icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 25 de Febrero de 2007 - 1º DE CUARESMA (CICLO C)

www.laiconet.com -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Matrimonio y familia, Educación de los hijos, Abuelos, Política, Cárcel
Reza con esta Oración a propósito del Evangelio.


Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
Está claro que hoy en día “los diablos”, “las tentaciones”, las encontramos en la sociedad, en los compañeros, a través de la televisión, de Internet,… y a 24 imágenes por segundo.
Es más fácil llevarte por el consumo que ser austero; mandar a los demás que ser humilde; más tentador destacar que ser íntegro en tu forma de ser. Es más llevadero ser inconsecuente que coherente con nuestro compromiso cristiano.
Y con los hijos, es menor desgaste dejarles hacer, no estar pendientes de ellos, que realizar un acompañamiento continuo.
En este tema se trata de imponer autoridad, efectivamente. Pero de la autoridad que se ejerce con el ejemplo y se imparte con mucho amor, sin levantar la voz y siendo el primero en servir entre los tuyos para enseñar a servir, y a esforzarte para enseñar a esforzarse. Y por lo que exijamos a los hijos, habremos de exigirnos antes 10 veces más a nosotros mismos. ¿A que los que somos padres sabemos que no es fácil?

DESDE LOS TRANSEÚNTES
(hombre, recién casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)
Este comentario es mensual.

DESDE EL TRABAJO
(matrimonio, ambos empleados de empresa; pertenecen a comunidad cristiana)
No recibido.

DESDE LA ECONOMÍA GLOBALIZADA
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
No recibido.

DESDE LA POLÍTICA
(hombre, casado, con un hijo, trabaja, milita en partido político, concejal electo, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
Todos los años comienzo la cuaresma, concienciado, pensando en cuanto me tengo que quitar de encima, en cuanto tengo que olvidar, en cuant tentaciones tengo a diario, y mira por donde, siempre caigo y a veces en las tentaciones más tontas y aparentemente fáciles de sobrellevar. No, no soy yo un buen defensor de Dios y de su mandato. No soy de los que tienen paso firme y no mira para atrás. Soy un pecador y así lo reconozco ante todos. En mi puesto político, no me callo ante las tentaciones, salto como un resorte, critico, desvaloro, etc., no es que quiera convertirme en miembro de otro partido político, el cual tengo enfrente en el Ayuntamiento, sino que hago el propósito de valorar lo que tengo que valorar y de criticar lo que tengo que criticar para intentar ayudar a los que lo demanden a través de esas críticas. No os podéis ni imaginar las tentaciones que tiene un político, y no, no son todas de índole económico, por lo menos en mi caso, que la oposición no maneja ni un céntimo.


DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
Desde fuera del matrimonio siempre nos bombardean con muchas historias. A veces, hay quien piensa que lo que no se posee, siempre es mejor que lo que se tiene en casa. E incluso algunos se atreven a justificar determinadas actitudes de desamor, de infidelidad alegando las tentaciones, “uno/a no es de piedra”. Aunque, a priori, parece que el hastío y la rutina se instale en nuestros matrimonios, en nuestras relaciones, creo que Jesús, no se deja tentar por las luces, el poder, el dinero, sino que se mantiene fiel y coherente con su vida y aunque parezca que es un “pringado” o un “primo”, sin embargo, ve más allá de las simples apariencias y vive el amor a tope y de forma auténtica. Amamos lo que tenemos, sentimos profundo amor y pasión por lo que vamos construyendo y a pesar de todo, seguiremos adelante, manteniéndonos fieles en el Señor. La ceniza no construye nada, el cemento (tan volátil como ésta), mezclada con agua, se convierte en una masa compacta y fuerte. Nosotros queremos ser esta mezcla, nosotros, que podemos ser tentados, confiamos fuertemente en el Señor, a El si que no se le puede tentar, como dice el Evangelio, por eso El nos da su fuerza, El nos da su amor que da consistencia y unidad a nuestra vida de pareja. Feliz e intenso camino hacia la Vida.

DESDE EL TERCER MUNDO
(hombre soltero y matrimonio compartiendo casa, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a distintas comunidades cristianas)
No recibido.

DESDE LA CÁRCEL
(grupo de presos, coordinado por voluntaria de equipo de pastoral, casada, con dos hijos, jubilada, pertenece a grupo cristiano)
La cárcel está llena de personas que se han dejado llevar por las tentaciones que les oferta la sociedad actual, para llenar sus corazones de una felicidad relativa, ficticia y efímera, sin darse cuenta que cuando todo esto se pierde, les queda un vacío interior que no saben cómo llenar y, es entonces, cuando se refugian en actitudes o estilos de vida que les lleva a estar en situación de privación de libertad.
A Jesús, le tentaron ofreciéndole poder, bienestar, abundancia, prestigio… igual que ocurre hoy en el mundo, haciendo que en esta condición de vida, encuentren la presunción de su propia autosuficiencia y la ilusión de una seguridad falsa, sin darse cuenta que esto les lleva a una infelicidad que da tener una vida sin sentido y falta de valores.
En el Evangelio de hoy descubrimos que se nos da la oportunidad de aprender que toda persona puede tener la capacidad de rechazar todo aquello que se oferta para gozar de una felicidad confusa y momentánea, para tener en cuenta dónde debemos encontrar los verdaderos valores que den sentido a la vida.


DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, seis nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)
Señor, Tú nos das el ejemplo que debemos seguir, a la hora de apartar de nosotros las tentaciones de este mundo que nos ha tocado vivir, que tiene cosas buenas, pues todo lo que sale de tus manos es bueno, hasta que nos hacemos cargo nosotros. Ahí empiezan nuestras tribulaciones. A veces, incluso, tenemos la “tentación” de tentarte, pidiéndote cosas que, bien miradas, no son buenas para nosotros, ni lo son para el progreso de tu Reino. Tus caminos no son nuestros caminos, afortunadamente. Cuántas veces hemos pedido cosas que no nos has concedido, por lo que hemos despotricado contra ti, diciendo que no nos escuchas y pasado un tiempo, por las circunstancias de la vida, te hemos tenido que dar gracias, pues si nos hubieses concedido lo que con tanto ahínco te pedíamos, nuestra vida hubiera salido seriamente perjudicada.
Señor, que en los momentos de tribulación no nos falte tu consuelo para afrontar con esperanza los malos momentos que nos depare la vida; que demos ejemplo a los nietos que tenemos y a los que, en lo sucesivo, nos quieras mandar, de fe inquebrantable en tu palabra y en tus promesas de que estarás a nuestro lado en todos los momentos de nuestra vida, buenos y malos. Que tengamos presente que no nos faltarán las tentaciones, pues no somos más que Tú, pero que con tu ayuda y con tu ejemplo saldremos de ellas con el espíritu más fortalecido.


PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)

La tentación es un acontecimiento incesante que nos acerca o nos aleja de Ti, Padre,
porque nos permite optar entre ponernos en tus manos y confiar en tu voluntad,
o dejarnos seducir por la comodidad, el poder, la notoriedad, lo que nos rodea…

Sólo permaneciendo en ti podemos superar esas tribulaciones,
y Jesús nos muestra el camino posible, no exento de sacrificio, de renuncia,
pero con la victoria final de estar cerca de Ti y ser fieles a tu amor.

Así, en este mundo que nos incita a la ostentación, al poder, al materialismo, al hedonismo, al egoísmo… que nos dejemos arrastrar por tu Palabra y tocar por tu Mensaje; y en el silencio de la Cuaresma escuchemos especialmente tu llamada a la fe, a ser diferentes, a ir contracorriente cobijados en el testimonio de Jesús.


EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Lucas 4, 1-13

En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y, durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo.
Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre.
Entonces el diablo le dijo: "Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan." Jesús le contestó: "Está escrito: "No sólo de pan vive el hombre"."
Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo y le dijo: "Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado, y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo."
Jesús le contestó: "Está escrito: "Al Señor, tu Dios, adorarás y a él sólo darás culto"." Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo: "Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: "Encargará a los ángeles que cuiden de ti", y también: "Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras"."
Jesús le contestó: "Está mandado: "No tentarás al Señor, tu Dios"."
Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.

Palabra de Dios
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.