icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 23 de Noviembre de 2008 - Jesucristo Rey del universo (CICLO A)

www.laiconet.es -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Matrimonio y familia, Tercer mundo, Educación de los hijos, Relaciones personales. Social.
Reza con esta Oración a propósito del Evangelio.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Mateo 25,31-46

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha: "Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme." Entonces los justos le contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?" Y el rey les dirá: "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."
Y entonces dirá a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de deber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis." Entonces también éstos contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?" Y él replicará: "Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo." Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna."

Palabra del Señor

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
La mayor crisis que existe actualmente es la falta de amor. Creemos sinceramente que es el problema más grave, el pensar en uno mismo, sin ponerse en la piel de los demás, el darse golpes de pecho, defendiendo determinados comportamientos, determinadas teorías, sin poner amor en nada de lo que hacemos. Y el día que finaliza el año litúrgico, celebramos a Dios en toda su plenitud, con toda su gloria, de rey del mundo, juzgando y preocupándose, no por todo lo que cumplimos,  no por las apariencias familiares, no por lo que tiene que ser, no porque los hijos respeten a sus padres, no porque los padres les den a sus hijos todo lo material e inmaterial posible, no porque los esposos pasen mucho tiempo juntos, no, nada de eso, sólo mira, juzga y pregunta, todo un Dios, por el que peor lo pasó, por el que sufrió, por el que lloró, por los más pequeños, por si los amamos, por si estuvimos con ellos, por si les cuidamos. Quisiéramos celebrar en este día el esfuerzo, el amor, la dedicación, la ilusión y la esperanza, de algunos de nuestros familiares, con respecto a sus enfermos, dejando de organizar su vida, para organizarla en torno a una persona, que ni siquiera les agradece la dedicación y el sacrificio que están realizando. Que Cristo, en toda su plenitud, les conceda serenidad  y mucha fe, para afrontar esta situación. 

DESDE EL TERCER MUNDO
(mujer, soltera, profesional, seglar del tercer mundo, comprometida con la promoción de su pueblo, pertenece a grupo cristiano)
"Obras son amores y no buenas razones, dice un adagio popular, lo que hacemos es lo que verdaderamente nos identifica, no los grandes discursos sobre la pobreza, ni las profundas charlas sobre la dura realidad del mundo y todas sus injusticias.
 Todo lo que nos hace seres humanos y nos identifica con Dios, Padre, Hijo y Espíritu santo, es lo que hagamos por los pobres, por los que sufren y tienen grandes necesidades. Los países tercer mundistas están plagados de ellos, y la realidad del mundo, tan dificil en estos momentos, muy seguramente nos entregaran mas necesitados, todos ellos convertidos en los pequeños del Señor.
 El Señor nos invita de manera permanente a descubrir al hermano en el otro, a condolernos de su situación, pero nosotros desviamos la atención hacia otros aspectos para no prestar el servicio al que estamos llamados, sería muy interesante que existiera el juicio de las naciones, para ver realmente cual es nuestra posición ante el Dios." 

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
Es un auténtico acoso publicitario el que sufrimos todos los días. Se trata de invitar a consumir por consumir buscando las empresas el beneficio económico a costa de quien sea, incluso de los más pequeños, que van descubriendo el mundo con su mirada inocente. Y esto es algo que ya se observa desde estas fechas, en las que se va “calentando motores” para Reyes.
Una alternativa a tanta superficialidad es la que ofrece Jesús en el Evangelio: encontrar y amar a Dios en el hombre.
Es bueno que nuestros hijos se interesen por las personas.
Su ámbito más cercano de acción es el entorno escolar, y en él empiezan a practicar: compartiendo el bocadillo con el que no lo trajo; llamando a un compañero enfermo para interesarse por él; acogiendo al que llega nuevo al colegio; participando entre toda la clase en la beca de estudios a favor de un niño del tercer mundo; ayudando a resolver conflictos…
Y lo harán si hay una orientación activa por nuestra parte.

DESDE LAS RELACIONES PERSONALES
(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)
“Todo lo que no hicisteis por una de estas personas más humildes, tampoco lo hicisteis por mi”
Quizás la clave para darnos al hermano, está ahí, en amarte a Ti. Amar tu Palabra, amar tu vida… Sintiendo ese amor, no tendremos que buscar lo que hacer o preguntarnos qué quieres de nosotros. En nuestra relación con los demás iremos palpando sus necesidades. Brotará de nosotros la acción inmediata para dar aquello que al otro le falta.
Muchas veces nos preguntamos a qué nos llama Dios. Tenemos “buena voluntad” y queremos desarrollar acciones importantes, para “salvar al hombre y al mundo”, de esas que relucen e incluso son aplaudidas, de las que se conocen y hasta se valoran.
Pero Tú nos recuerdas que la mejor medida de nuestro ser cristiano, está en lo sencillo, en la relación del día a día con el otro.
Enséñanos a amarte más para poder amar más y relacionarnos con los demás desde ese amor a Tí. Ayúdanos a verte en el hermano, a saber “qué necesitas Tú, en él” y a aprender a ofrecerlo.

DESDE LO SOCIAL
(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro y directivo de movimientos sociales, y de grupo cristiano)
Según el Evangelio de hoy, el examen final que cada uno de nosotros pasará ante Dios será, de tan sencillo, una más de las desconcertantes intervenciones con las que, tan a menudo, nos sacude, nos conmueve, nos despierta y nos invita a poner nuestra atención en lo esencial. En efecto, no será un examen que evalúe la extensión ni la profundidad de nuestras creencias, ni nuestra fidelidad a los cultos ni a los ritos, ni la talla de nuestros pecados, ni la ortodoxia de nuestra moralidad, ni tampoco nuestros conocimientos teológicos ni nuestro grado de comprensión de las sublimes enseñanzas evangélicas.
Nada de eso. Se evaluará cuál ha sido nuestra relación con las demás personas, especialmente con las más pobres, necesitadas o marginadas. Con aquellas que estaban más necesitadas de ser amadas, de atención, de servicio y de cariño. Se nos examinará en el amor, concretado en las sencillas "obras de misericordia".
Y de nuevo "los últimos serán los primeros". Y veremos cuántas personas serán, antes que nosotros, bienvenidas al Reino. Nos precederán sin tener por qué lucir el título de "oficialmente cristianos o católicos", sólo por haber entregado sus esfuerzos y su vida, en tantas y tantas organizaciones al servicio de los empobrecidos, de los indefensos y perseguidos por los poderosos de este mundo nuestro, de los marginados, enfermos, solitarios, proscritos y desechados por nuestra sociedad.
Por esta sociedad nuestra que -dura de corazón- se mantiene así, reforzada por cada gramo de complicidad, de desinterés o de pasividad nuestro. Por cada instante de duda que calladamente sostuvimos sobre si Dios querría o no nuestro compromiso con los empobrecidos, con los excluídos, con los no-amados.
Yo le doy gracias a Dios porque puso la certeza de lo esencial en tantos corazones sencillos de personas de todas las creencias, o de ninguna. Y le pido que ayude a nuestra Iglesia  y a cada uno de nosotros a no olvidar ni traicionar nunca esa primacía de la atención a los humildes.

PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con dos hijos)
Desde mi vida de prisas, de cosas por hacer,
De compromisos y obligaciones que son cargas y cargos,
Llena de planes, de ideas, y hasta de ilusiones por cambiar, por hacer algo diferente…
Desde la debilidad de sentirme arrastrado por los postulados de este mundo,
Donde la palabra crisis asalta cada rincón, y se mide por aquello que se deja de tener,
Olvidando lo que verdaderamente se necesita, donde aparece incesante la vocación por atesorar…
Desde los miedos, las debilidades, y los ruidos que todo eso lleva a mi vida…
Te pido, Padre, que sea urgente descubrir y entregarme al que lo necesita,
Atender al que pide, responder al que me llama…
Que sea urgente, no permanecer impasible ante el sufrimiento del otro,
Que sea urgente amar, y disfrutar de ser amado…
Que te reconozca, Señor, en cada rostro, en cada vida, en cada voz…
Y que al reconocerte se despierte mi alma y se remueva mi ser para responderte en cada hermano.
 

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.