icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 22 de Abril de 2007 - III DE PASCUA (CICLO C )

www.laiconet.com -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Matrimonio y familia, Educación de los hijos, Abuelos, Trabajo, Tercer mundo, Transeúntes,


Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS TRANSEÚNTES
(hombre, recién casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)
    De qué forma tan sencilla se aparece Jesús a sus discípulos. Alejado de todo boato, se les presenta “en la empresa durante la jornada laboral”. Y es que Jesús no ha cambiado, pues aún hoy en día sale a nuestro encuentro en los quehaceres, en lo cotidiano. Pero querría destacar dos hechos del evangelio de esta semana; el primero, que el encuentro con Jesús siempre trae algo positivo: sobreabundan los peces, y el segundo, la paz y la alegría que se adivina en el almuerzo compartido. Tomando como base lo anterior, me viene a la mente esa frase tantas veces oída de: “A Jesús se le encuentra en el pobre”. Y me he acordado de ella porque es el lugar donde más fácilmente me encuentro con Jesús. Así, si hiciese un paralelismo con el evangelio, las calles serían mi Tiberíades, mis compañeros los díscípulos y, lo que es más importante, los indigentes serían el rostro de Jesús. Pero al igual que en la lectura, mi experiencia estaría incompleta si no mencionase el almuerzo, ya que la vivencia de la sobreabundancia, de la paz y de la alegría, sólo cobra sentido cuando soy capaz de compartirla en la eucaristía y desde la oración.

DESDE EL TRABAJO
(matrimonio, ambos empleados de empresa; pertenecen a comunidad cristiana)
    La semana pasada leímos en el Evangelio que los apóstoles estaban todos escondidos y sin saber qué hacer. Entonces Jesús se les apareció.
Esta semana vemos que ya han salido de aquella casa donde se escondían, pero han vuelto a su vida normal, a la que tenían antes de conocer a Jesús, al trabajo que siempre habían tenido. Y resulta que Jesús se les vuelve a aparecer tal y como hiciera antes. Pero los apóstoles no llegan a reconocerle hasta que no vuelven a tener las redes cargaditas de peces, hasta que no tienen los resultados, hasta el final de la acción.
Y es que no tenía que ser nada fácil la situación en la que se encontraban. Les matan a Jesús y aunque éste se les aparece esporádicamente, como indicándoles que lo que han vivido es verdad, ellos no son capaces de saber cambiar de vida.
Así actuamos muchas veces, hasta que no tenemos signos muy claros no somos capaces de verlos, como los apóstoles cuando recogieron tantos peces. Y aunque los veamos no reaccionamos.


DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

Jesús se aparece en la cotidianeidad, en los momentos más sencillos y es más, es capaz de confiar en aquél que un día traicionó. En el día a día de nuestra vida, en nuestras tareas, en nuestras rutinas, en las comidas, en las cosas más sencillas de una familia es donde encontramos signos de su resurrección. Cuando los hogares, cuando los matrimonios, cuando las familias, viven en comunión, en alegría, con sencillez, allí está el Señor, pero ninguno nos atrevemos a decirlo. Además Jesús le pregunta algo tan maravilloso como si lo quiere, si lo ama. Cuántas veces preguntamos a nuestro cónyuge si nos quiere. Y cuánta veces nos “quitamos de encima” a nuestro esposo o esposa, diciéndole que sí a regañadientes, pero qué bonito, es decir, muy a menudo que amamos a la persona, no sólo sentirlo, sino decírselo, repetírselo. 

DESDE EL TERCER MUNDO
(hombre soltero y matrimonio compartiendo casa, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a distintas comunidades cristianas)

“Dios nos vuelve a sorprender con un texto cargado de simbolismos y sentido misionero. Sentimos por un lado cómo nos perdona, al igual que Pedro, que si por tres veces negó al Señor, por tres veces es perdonado. Además, en el perdón que le ofrece hay un incremento paulatino del amor y la entrega, que Jesús le ofrece y que le pide a Pedro, y con él a todos nosotros. Vemos también cómo Pedro se convierte en el que tira del grupo de nuevo y cómo el grupo se deja guiar y acompañar por este guía-compañero; nosotros debemos, en no pocas ocasiones ser “pedros” y guiar, tirar del grupo, y en otras ocasiones, ser como esos compañeros, que se dejan llevar por el que guía y lleva; no siempre podemos estar al frente, ni incluso debemos. Por último, vemos en Pedro también dos actitudes, una mejorable, que sería la de no pensar en nadie y lanzarse al agua sin más, pero que también puede ser positiva, si se vive desde la entrega incondicional al Señor de la Vida; y en todo esto está también la “red” que no se rompe, no deja ningún pescado suelto o caerse; esta red es la Iglesia, nuestra madre Iglesia que incluso lejos, en “tierra extraña”, en medio de otra religión y cultura, nos sigue acogiendo, sosteniendo, animando y llenando el corazón, el espíritu y guiando por el camino del Amor y la Caridad.
Damos por último gracias a Dios por el nombramiento del nuevo Arzobispo de Tánger. Ya volvemos a tener un “pedro” que guie, ilumine, tire de la iglesia particular de Tánger. Con él, seguro que podremos seguir ayudando a los hermanos por los que día a día trabajamos todos y cada uno de los misioneros que aquí estamos!


DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, siete nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)

Señor, Tu conocimiento del ser humano es absoluto. Hubo discípulos que te siguieron hasta el pie de la cruz y Tú otorgas tu máxima confianza al que te negó tres veces, haciéndole repetir otras tres veces que te quería, aflorando, desde lo más profundo de su corazón, la tristeza por tu aparente falta de confianza en él y por la vergüenza de las tres negaciones anteriores. Con qué amor y con qué ternura nos llamas la atención de nuestros desamores y desvíos. Ahí radica nuestra confianza, en tu amor sin límites. Aun sabiendo que te hemos negado, no tres veces como Pedro, sino cientos de veces pero, como Pedro, con la tristeza en nuestro corazón te decimos que te queremos, que queremos quererte, desde lo más profundo de nuestro ser, a pesar de nuestras infidelidades y te pedimos que sepamos transmitir a nuestros nietos ese deseo de amarte, a pesar de nuestras imperfecciones, que las verán, pero que la demostración, con obras, de ese amor supla a esas imperfecciones. Que vean, también, nuestra fe y confianza en ti, aunque a veces, según el criterio humano, parezca que nos abandonas. DE NUEVO, FELICES PASCUAS Y QUE LA SEMANA SEA, PARA TODOS, PLACENTERA.


DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)

Qué agradable es salir a pasar un rato en familia, ya sea en la playa o en el campo. En ese tiempo rompemos con la rutina y brindamos a nuestros hijos la oportunidad de disfrutar de la naturaleza. Es una ocasión ideal para que fluya la comunicación en un ambiente distendido y para que se refuercen esos vínculos que crean familia. Además, ellos grabarán la excursión como una experiencia gozosa, y cada una que hagan la recordarán como uno de esos espacios agradables que dan contenido a su niñez o juventud. ¿Quién no recuerda sus excursiones de la infancia? Esas iniciativas, que tampoco es que requieran grandes preparativos, nos pueden recordar muy bien el pasaje de hoy de Jesús con sus discípulos. ¿Y por qué no tener presente en ellas a Jesús resucitado?


EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san  Juan  21, 1-19

En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos suyos. Simón Pedro les dice: "Me voy a pescar." Ellos contestan: "Vamos también nosotros contigo."

Salieron y se embarcaron; y aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: "Muchachos, ¿tenéis pescado?" Ellos contestaron: "No." Él les dice: "Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis." La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: "Es el Señor." Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos cien metros, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice: "Traed de los peces que acabáis de coger." Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les dice: "Vamos, almorzad."

Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado. Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos. Después de comer, dice Jesús a Simón Pedro: "Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?" Él le contestó: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero." Jesús le dice: "Apacienta mis corderos." Por segunda vez le pregunta: "Simón, hijo de Juan, ¿me amas?" Él le contesta: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero." Él le dice: "Pastorea mis ovejas." Por tercera vez le pregunta: "Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?" Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le contestó: "Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero." Jesús le dice: "Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras." Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios. Dicho esto, añadió: "Sígueme."

Palabra del Señor.
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.