icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 20 de noviembre 2005 SOLEMNIDAD DE CRISTO REY.

LAICONET -

\"\"DESDE LA ECONOMÍA DOMÉSTICA
(mujer, casada, con cuatro hijos, miembro de comunidad cristiana de matrimonios)


En este último domingo del año litúrgico, uno intenta hacer un balance de lo que han sido los anteriores 365 días.
No puede haber una lectura más clara para discernir cómo ha sido mi actitud de amor hacia los demás, en este caso, compartiendo mi tiempo, mi dinero, mi ropa, mi comida.
A veces me han tocado en la puerta con hambre ¿cómo he respondido?¿he comprado ropa de más?¿reciclo o dono lo que ya no me sirve? El vecino estaba enfermo ¿me preocupé de que no le faltara nada? (casi, casi, habría que preguntarse, sobre todo en las ciudades, si conozco –por lo menos- el nombre de todos los vecinos del edificio) Mis hijos, mi marido, necesitaban que les dedicara tiempo ¿fui generosa? En el supermercado ¿tuve en cuenta el difícil equilibrio entre productos locales, marcas blancas y comercio justo?
En definitiva, ¿he empleado el dinero para crecer y mejorar?.

\"\"DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con una hija, enferma de cáncer, dejó de trabajar)

"...cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis." Cuando vemos en la tele tantas muertes ocasionadas por las guerras, por el terrorismo, comentamos ¡qué barbaridad como está el mundo! Pero lo vemos como algo que pasa todos los días y que no podemos nosotros arreglar. Quizás nos podamos parar una guerra ni evitar una bomba, pero si podemos evitar eso mismo en nuestros hermanos más cercanos. Paliar el sufrimiento de los que tienes alrededor, mediar en las discusiones para que no sean grandes peleas, poner amor donde hay rencor, poner compañía donde hay soledad, dejar de sentirnos los receptores y ser los emisores del amor de Dios. Cuando estoy a las sesiones de quimioterapia, me encuentro con gente habitual como yo, o personas que van por primera vez con miedo, angustiadas y ese día hablamos, bromeamos y hacemos una tertulia muchas veces sin proponerlo y ves como esa cara se va animando y se le olvida el tiempo que lleva allí y la preocupación que traía. Ese es nuestro grano de arena, y grano a grano se hace una montaña.

\"\"DESDE LA EXCLUSIÓN SOCIAL: TRANSEÚNTES
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

En alguna ocasión, los miembros del equipo que trabajamos con los “transeúntes”, hemos sido invitados a contar nuestra experiencia a grupos de jóvenes que desean acercarse un poquito más a esa realidad. Rara es la ocasión en la que no nos formulan preguntas similares a las siguientes: ¿Por qué se acercan a ellos si no piden nada?, ¿Acaso no piden dinero para drogarse? o ¿ y por qué no van a un centro en lugar de estar tirados en la calle?. Convencido de que las realizamos sin malicia y sin ánimo de “etiquetar” a nadie, en mi opinión –yo el primero-, creo que con estas preguntas estamos enjuiciando a estos hermanos nuestros, pues inconscientemente hemos reducido toda su persona a un “mero drogadicto” o, “colocándole en un centro”, quizás estemos conculcando unos de sus derechos fundamentales: la libertad. En definitiva, vivo el evangelio de esta semana como una llamada a no juzgar y a amar sin reservas al prójimo, pues sólo así estaré visitando al enfermo y al preso, dando de beber al sediento, vistiendo al desnudo o acompañando al "sin techo", sin presumir de ello y movido por la fuerza del Espíritu.

\"\"DESDE LA PERSPECTIVA LABORAL Y SINDICAL
(hombre, casado, sin hijos, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)

Lo que más me llama la atención de este Evangelio es el criterio por el que se juzga. En el trabajo los criterios que se suelen utilizar son la productividad por parte de la empresa o si te tratan bien o si te pagan bien. Pero Jesús nos dice que el criterio será lo que hagamos en el día a día con los que tenemos alrededor. ¿Cómo se puede traducir eso de fui forastero y me vestisteis en el trabajo? Por ejemplo, en mi trabajo, por trabajar con ordenadores estás mucho tiempo rodeado de gente pero es poco el tiempo en que socializas. Pues últimamente han entrado compañeros nuevos y una buena forma de poner esto en práctica es acogiéndolos e integrándolos.

\"\"DESDE LA MIGRACIÓN
(matrimonio, sin hijos, se han desplazado a otro país por motivos laborales)

Realmente con nosotros, en este país, están haciendo realidad este Evangelio. Somos FORASTEROS y somos “hospedados”, y muy bien acogidos por cristianos (especialmente por la familia claretiana…) y por otra gente que no es cristiana. Y nos asalta la pregunta de si ese mismo modo de actuar forma parte de nosotros o si cerramos las puertas, cuando tantos están llamando a ellas. Por otro lado leer estas palabras del Evangelio es un “mazazo”. Hemos tenido la suerte de tener contacto aquí con gente no católica cuyos valores y acciones van totalmente en consonancia con lo que nos dice esta Palabra. Mucho más que las nuestras. A veces podemos creer que por llamarnos “cristianos” estamos justificados, que por eso ya estamos salvados. Pero Jesús NO dice que los que se llamen “sus seguidores” heredaran el “reino preparado”, sino los que hayan actuado de un modo determinado. En esta sociedad que vivimos ahora, vemos reflejadas de manera más tangible estas necesidades de los hermanos y lo que vemos nos cuestiona sobre nuestro modo de vida. Nos damos cuenta que hacemos muy poco debido a que en el fondo no estamos dispuestos a arriesgar nada. Hacemos lo suficiente para acallar nuestra conciencia, eso si, sin perder seguridades…

\"\"DESDE LA PARTICIPACIÓN SOCIAL
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

Hoy tenemos un evangelio claro y explícito: el criterio que el Hijo del Hombre pone para disfrutar de la plenitud del Reino es haber trabajado por los últimos de nuestra sociedad: lo demás son monsergas. Y hoy en día trabajar por los últimos tiene, en mi opinión, dos líneas claras de acción: el cambio o la conversión personal y el cambio de estructuras injustas, o el cambio de estructuras injustas y la conversión personal: tanto monta, monta tanto (estas dos finalidades son igualmente importante y se potencian la una a la otra). Es decir, los movimientos sociales debemos trabajar en estos dos sentidos: proponer a las personas una vida personal mas solidaria (llena de caridad cristiana) y participar en cualquier acción que intente cambiar tantas estructuras que machacan a nuestros hermanos más desfavorecidos.

 

\"\"DESDE LA PERSPECTIVA POLÍTICA
(hombre, casado, trabaja, milita en partido político, concejal electo, pertenece a comunidad cristiana)

Los políticos siempre nos creemos que estamos en el lado bueno y que “los otros”, los que tienen otra ideología u otro modo de ver las cosas, son los injustos. Pero ciertamente, todos tenemos algo de justo y algo de injusto ¿O de verdad creéis que el gobierno es justo o lo es la oposición?. Pocas decisiones o acciones son para tener feliz a todos, siempre le sacamos a algo la puntilla, a pesar de que en el fondo pensemos que esta bien. Por tanto para vanagloriarnos (falsamente por tanto) buscamos los fallos del otro donde no existen. En multitud de ocasiones buscamos siempre adoptar una decisión que le guste a la gente y buscamos también el modo de decirlo que le guste a la gente (a nuestro electorado). Si nos fijamos, tanto en el Evangelio, como en la vida, todo se divide en derecha e izquierda ¿Quiénes son los justos?. Pues sinceramente, yo creo que los dos tenemos algo, aunque los que me conocéis, ya sabéis quien creo yo que es mas justo, aunque como digo antes, no puedo expresarlo aquí.

\"\"DESDE LA RELACIÓN DE PAREJA Y VIDA FAMILIAR
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

Nos preocupa mucho la educación de nuestros hijos. La educación empieza en el estilo de familia que tratamos de ser, o que queremos ser. Y esta lectura deja claro el proyecto de vida que Dios quiere que sigamos. El otro día, alguien en nuestra comunidad cristiana, se planteó sobre el modelo de familia que queríamos y si era igual al que soñábamos, por ejemplo, el día de nuestra boda. Hace poco fue nuestro aniversario, cumplíamos años de casados, a los que hay que añadir, los años que llevábamos como novios. No importa los años, si son muchos, ni pocos, sino lo vivido, lo amado y lo entregado a Dios. ¿Qué queremos para nosotros y para nuestros hijos? Vivir a contracorriente de lo que se espera es muy complicado, sobre todo cuando tratas de educar a tus hijos en unos valores evangélicos, y dentro de la misma familia (más amplia, abuelos, tíos, primos, etc.), o en el colegio, o con sus amigos, no viven lo mismo. O quizás te terminen llamando “casposo”… Pero lo más importante es que si nosotros, no vivimos esto que decimos, nuestros hijos, tampoco lo vivirán.

\"\"DESDE LA PERSPECTIVA DEL TERCER MUNDO
(hombre joven, soltero, voluntario de ONG en Marruecos, pertenece a una comunidad cristiana)

"¿Quien es Cristo Rey? ¿que tipo de Rey tenemos? pues sinceramente uno que no nos merecemos y que para nada concuerda con la imagen social, de ahora y de siempre. Y lo digo porque esta semana tuve unas reuniones del equipo de cooperación para una proyecto con mujeres, de integración familiar. La cosa no pinta bien, la verdad, pues una de las partes se ha desligado. El motivo, entre otros creo que porque no ponen a las mujeres por encima de todo, sino sus motivaciones e intereses. Se que es duro y puede parecer pretencioso decirlo, pero una vez más el Dios de la vida nos ayuda a las otras tres partes a continuar (estamos los del Hogar, Cáritas y una asociación marroquí -musulmanas las mujeres por lo tanto-) dejando nuestros egoísmos e intereses y así buscar a los "más humildes", lo mejor para ellas y que no nos importen tanto las justificaciones, los dineros y las horas de trabajo, pues esto no lo hacemos por nosotros ni porque nos lo merezcamos (palabras oídas en un encuentro con la parte desligada y que han dolido a las otras tres partes). Se que desde nuestra actitud, animada por ese rey verdadero, se construye ese reino maravilloso de justicia, paz, amor, igualdad y sencillez. Aún con todo siempre queda mucho que hacer, pues hay mucha gente que visitar, dar de comer, vestir, etc., con todos los significados que esto tiene..... pero eso queda para otras oraciones, por hoy ya hay bastante".

\"\"DESDE LA VIVENCIA ECLESIAL
(hombre, casado, trabaja, espera un hijo)

Experimentar, tratar de sentir y de vivir contemplando a los demás como Hijos de Dios, hermanos nuestros, supone una gracia difícil de explicar en cuanto a las sensaciones que provoca, pero digna de buscar. Efectivamente, considero que esta es la clave del comportamiento cristiano, la esencia de nuestra conducta, ser capaz de ver, de mirar, al prójimo como imagen de Dios Padre, como Hijo de Dios, como hermano de camino, de sangre evangélica. Esa apertura a la trascendencia, a la presencia viva de Dios en cada uno de nosotros debe marcar la experiencia social del cristiano, su compromiso y su estar eclesial. Esa búsqueda, esa experiencia interior y hacia el exterior sería determinante como elemento de convivencia y de distinción del seguidor de Jesús. Al mismo tiempo, todo esto nos lleva a cuestionarnos responsablemente muchos matices de nuestras actuaciones, y de nuestro ser Iglesia, por cuanto implica de igualdad sin reverso, de semejanza, de fraternidad... Y sin duda a mí me hace encontrar la explicación y el sentido del activismo incesante del cristiano, que nos diferencia en el fondo de otros compromisos, y nos obliga desde una experiencia interior a vivir y amar a los demás, y a llamarnos vocacionalmente por el sólo hecho de ser cristianos, a luchar por los pobres y empobrecidos, por la justicia...

EVANGELIO
+ Lectura del santo evangelio según san Mateo (25, 31-46)

Se sentará en el trono de su gloria y separará a unos de otros.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.
Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.
Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha:
"Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme."
Entonces los justos le contestarán:
"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?»
Y el rey les dirá: "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."
Y entonces dirá a los de su izquierda:
"Apartaos de mi, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis. "
Entonces también éstos contestarán:
"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?"
Y él replicará:
"Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo."
Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.»

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.