icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 20 de Abril de 2008 - V DE PASCUA (CICLO A)

www.laiconet.com -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Matrimonio y familia, Educación de los hijos, Economía doméstica, Tercer mundo, Social,
Reza con esta Oración a propósito del Evangelio.
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.
EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Juan 14,1-12
No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino." Tomás le dice: "Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?" Jesús le responde: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto." Felipe le dice: "Señor, muéstranos al Padre y nos basta." Jesús le replica: "Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre."

Palabra del Señor

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
Hay veces, que uno no sabe en qué creer, es decir, desconfía; tantas dudas, tantos problemas, tantos quehaceres, sufre el corazón… Pero la primera frase de esta lectura es sencillamente maravillosa: Que no se turbe vuestro corazón. El corazón de una esposa, el del esposo, late fuerte y conjuntamente. Pero hay momentos en la vida, en los que las circunstancias, las situaciones, el mismo estrés, o incluso otras personas, dentro y fuera de la familia, turban el corazón de un matrimonio, de una familia. ¿Qué hacer entonces? Primero, como dice Jesús, confiar en El, creer en El. Saber que El siempre está con nosotros. Quizás, esto no solucione nuestros problemas, pero sí alienta, da esperanza, se estremece de nuevo nuestra ilusión, se siente una brisa fresca. Dios nunca decepciona. Después, sencillamente, permanecer fieles en el Señor, seguir su camino. Y mantener firme la esperanza, porque ya El nos lo ha prometido: "que no se turbe nuestro corazón".

DESDE EL TERCER MUNDO
(matrimonio con un hijo, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a comunidad cristiana)
Como dice al principio la lectura, en la casa de Dios hay sitio para todos, tenemos que ser gente acogedora, sin hacer distinciones de ningún tipo, más aún en el país que nos encontramos, donde no tenemos la misma religión.
 Existe una Misión que tenemos que realizar sabiendo que es la voluntad de Dios y sintiendo su presencia en el prójimo. Aquí la presencia de Dios la tenemos más cerca solo debemos de tener más Fe y confiar en él, y podremos realizar “como hacia Jesús” obras en las que Dios esta en ellas.
Yo soy el camino, la verdad y la vida, tres palabras que definen a Jesús.
El camino que tenemos  que seguir, el que Jesús nos enseño de justicia, paz  e igualdad
Siempre con la verdad por delante y entregando su vida por amor.   

DESDE LO SOCIAL
(hombre, casado, espera tercer hijo, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)  
Todas las personas que trabajamos en la acción o promoción social (cultural, económica, política...) siempre tenemos la tentación de sentirnos quemados o desesperanzados ante la lentitud (o regresión) de los cambios sociales. Parece que se avanza pero seguimos viendo grandes injusticias de todo tipo. Frente a esa lectura inmediata de la realidad Jesús hoy nos dice "No se turbe vuestro corazón". Y nos da ánimo y seguridad: "Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores". Puede que los frutos de lo que sembramos no los veamos. Pero lo único que ha de preocuparnos es de saber discernir los signos de los tiempos para dar en cada momento la respuesta más oportuna.
DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
En esta era de la globalización en que vivimos, tan cambiante y desarraigada de valores tradicionales, como familia, respeto, pensar en el otro, austeridad; Jesús se nos presenta como un camino seguro. Mejor aún Él es EL CAMINO. Si vamos educando a nuestros hijos en la confianza, en ellos mismos primero y en los demás: cuando vemos que distinguen entre lo bueno y lo malo, aprenden a solucionar problemas, saben que todos somos diferentes y que esto es una riqueza, se sienten amados como son, aceptan normas de grupo, se plantean unos objetivos aunque también descubran que no siempre se consiguen…comprenderán el gran amor de Jesús cuando nos dice “no os inquietéis. Confiad en Dios y confiad también en mi”.

DESDE LA ECONOMÍA DOMÉSTICA
(mujer,casada, con cuatro hijos, trabaja en asesoría económica, pertenece a comunidad cristiana)
Si difícil es individualmente ser un buen cristiano, seguir el camino de Jesús,la cosa se complica cuando lo intentamos hacer en familia.¿Es correcto intentar ganar más dinero para que la economía  familiar esté más desahogada ¿para que nuestros hijos no carezcan  de todo lo que la sociedad promulga como “Imprescindible”?. Sabemos  que ante un gran abanico de posibilidades hay límites que no debemos sobrepasar: la ambición, la  falta de honradez, la avaricia y el desamor  en nuestros planteamientosprofesionales-económicos. Nuestro caminar de cristiano será modelo del caminar en cristiano de nuestros Hijos.Somos responsables del ejemplo que les proporcionamos,de una vida coherente,adaptadas a las necesidades verdaderas de hoy pero no ambiciosa. Afortunadamente en este caminar sentimos la presencia  de Jesús que nos ayudará  ante nuestras peticiones de esta difícil pero emocionante tarea.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.