icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 19 de Octubre de 2008 - XXIX DEL TIEMPO ORDINARIO (CICLO A)

www.laiconet.es -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Matrimonio y familia, Educación de los hijos, AbuelosEnfermedad, Tercer mundo, Transeúntes, Social, Ancianidad.
Reza con esta Oración a propósito del Evangelio.
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


+ EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Mateo 22,15-21
En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron: "Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no miras lo que la gente sea. Dinos, pues, qué opinas: ¿es lícito pagar impuesto al César o no?" Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús: "Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto." Le presentaron un denario. Él les preguntó: "¿De quién son esta cara y esta inscripción?" Le respondieron: "Del César." Entonces les replicó: "Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios."

Palabra del Señor

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
En nuestra vida diaria, tratamos de compaginar muchas cosas: nuestra vida familiar, con la laboral; nuestra vida de pareja, con la vida con los hijos; nuestra relación con nuestra “familia más amplia”: padres, tíos, hermanos, sobrinos, etc. Nuestra vida en la comunidad y nuestros “compromisos pastorales”, con nuestra vida familiar también. Son tantas cosas, son tantos frentes abiertos, son tantas historias que demandan nuestra respuesta. Y no es que consideremos que nuestra vida se divide en compartimentos estancos, ni mucho menos, pero sí es fundamental, dedicar tiempos y tiempos de calidad a nuestro matrimonio, a nuestra familia, etc. ¿Cómo combinar todos estos aspectos? ¿Cómo no sentirnos culpables, cuando decimos “no” a una llamada a implicarnos como cristianos en la construcción de otro mundo? Es muy complicado, buscar el equilibrio y descubrir “lo que es del César y lo que es de Dios” o ¿quizás sea la misma cosa?

DESDE EL TERCER MUNDO
(matrimonio con un hijo, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a comunidad cristiana)
En este evangelio Jesús actúa de nuevo con mucha astucia ante la pregunta que le hacen y respondiendo con mucha  habilidad: dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios, lo que es de Dios. Aquí tenemos que actuar con la misma astucia y saber lo que tenemos que dar a Dios, que es la pregunta que nos hacemos.
El evangelio nos de la facilidad para comprender lo que Dios nos dice por medio de su palabra y reconocer su mano en todos los acontecimientos de nuestra vida diaria. Sabiendo dar en todo momento al Cesar lo que es del Cesar (al dinero, a las cosas materiales, a todo aquello que nos ata) y a cada una de las personas que nos encontramos por el camino lo que necesita y se merece, que en definitiva es darle a Dios lo que es de Dios.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer,casada,con dos hijas, de baja laboral, enferma de cáncer)
No hay mejor lección magistral que la que Jesús nos da este domingo. cuántas veces nos vemos tentados, como él, por personas que nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino, que nos ponen en entredicho porque quieren mezclar la materialidad de este mundo con nuestra espiritualidad. Nos obligan incluso a elegir. Solo me gustaría que supieran que un cristiano auténtico demuestra en su quehacer diario sus convicciones y sabemos "dar a Dios lo que es de Dios", porque vemos a Dios en todos los que nos rodean.Cuando nuestra vida va bien, sabemos darle las gracias. Cuando algunas cosas se tuercen, le pedimos fuerza y ayuda para aceptar su voluntad.

DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, siete nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)
Señor, ayer como hoy, los humanos tratamos de manipularte, pero Tú vas siempre por delante de nosotros, a ti no se te puede comprar, pasas del dinero, a ti se llega por medio de actitudes y actos consecuentes con ellas, dirigidos a nuestros hermanos. El dinero, según escuché a una persona a la que admiro, solo sirve para quitarnos la preocupación de no tener dinero y para corromper, para casi nada más. Muchas veces tratamos de justificar nuestra religiosidad con limosnas, la mayoría de las veces, cicateras.  Tu frase de “AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR Y A DIOS LO QUE ES DE DIOS”, puso, de forma bien sencilla, las cosas en su sitio, dando a entender que no has venido a destruir ningún sistema sino a reformar las leyes injustas, que el dinero se emplee en lo que sea justo pero no para tratar de comprar las cosas más sagradas.
Le pedimos a Dios que nos ayude a atenuar esa tendencia, tan humana por otra parte, de darle excesiva importancia al dinero y que sepamos transmitir ese desprendimiento a nuestros nietos para, de esa forma, contrarrestar la influencia que, sin duda, ejercerá sobre ellos la sociedad materialista en la que les ha tocado vivir.

DESDE LO SOCIAL
(hombre, casado, espera tercer hijo, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
"A Dios lo que es de Dios". Y creo que Jesús nos mostró que lo que es de Dios es su "reinado". Por eso Jesús gastó su vida y a eso tenemos la dicha de haber sido invitados. Hay que trabajar por lo justo, humano y fraterno y hay que denunciar y luchar contra la injusticia, la opresión.
No puede ser de Dios unas decisiones políticas que salvan con el dinero de todos a los grandes bancos que están en peligro por ser codiciosos al máximo. Sí sería de Dios que los jefes de estado de los paises más ricos destinaran esa barbaridad de dinero a erradicar el hambre, muchas enfermedades curables, la necesidad de emigrar de tu tierra. No es de Dios que nadie se rebele ante unas decisiones que solo buscan salvar a una clase media muy acomodada (nosotros), sí es de Dios que las organizaciones sociales nos echáramos a la calle para decirle a los políticos que hay muchas personas en nuestra sociedad que sobrevive o malvive y, que gasten ese dinero en rescatarlas para la vida. No es de Dios la cultura de la muerte, sí es de Dios la defensa de la vida. De Dios es amar, amar eficazmente y con ternura.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
Hasta en grupos cristianos cuando hablamos de dinero, de aportaciones monetarias, de rascarnos el bolsillo, sacamos uñas porque nos tocan nuestra propia economía y nos sentimos amenazados. En eso los niños tienen el corazón más generoso y limpio y ante una campaña como la del Domun, de este domingo, abren sus huchas y no se plantean nada más.
En este corre corre de todos nuestros días (trabajo-colegio-actividades extraescolares-parroquia-familia…) sí es bueno frenar de vez en cuando durante la jornada, tratar de serenarnos y enseñarles lo mismo a los niños (que a veces van más acelerados que nosotros) y por qué no, quitarnos de actividades superfluas. Buscar tiempo para orar, para meditar, para alabar al Señor durante nuestro caminar diario (en el coche, entre dos reuniones, en las comidas…). Porque ¿quién es lo importante? DIOS.

DESDE LA ANCIANIDAD
(matrimonio,trabajan en residencia de ancianos, pertenecen a comunidad cristiana)
Si hacemos que Dios sea el centro de nuestra vida, aún en los últimos pasos de la misma, no tendremos dudas cuando se presenten las dificultades y contratiempos. De esa forma seremos estandarte de una forma de ser, una forma de vivir y entender el mundo. De esa forma, ayudaremos a los demás a comprender que el plano espiritual-personal es tan importante o más que el material al que, desgraciadamente, tanto tiempo dedicamos.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.