icono estrella Nº de votos: 0

Domingo 19 de noviembre 2006 - XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO (CICLO B)

www.laiconet.com -
DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
Cuando uno está enamorado, piensa que su amor durará toda la vida, pero aún más, no sólo toda la vida, sino por encima de ella; hay una lectura del libro del Cantar de los Cantares que se suele proclamar en algunas bodas, como en la nuestra, que dice, algo así como que nadie podrá apagar el amor, porque es fuerte el amor como la muerte. Pero todavía, más que la muerte, más que todo tiempo se cumpla, Dios está por encima del tiempo, del mundo y de la muerte y su Palabra sí que perdura por siempre. En definitiva, nos hemos dado cuenta de dos cosas: primero, el amor es eterno, en algunas ocasiones, nos hemos encontrado con personas, que pese a haber perdido al amor de su vida, sin exageraciones, es decir, sin morir en vida por amor, siguen sintiendo mucho y profundo cariño, mucha y profunda pasión por la persona a la que un día dieron un sí exclusivo y para siempre. Y segundo: Aunque consideres que tu matrimonio o tu relación de pareja es lo más bonito y lo más eterno que existe, por encima, siempre está Dios, es el único que sabe, el único que dice la última palabra y además esta Palabra sí que es eterna.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cuatro hijos y otro más recién nacido, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
Desde la coordinación del Evangelio Seglar le damos la enhorabuena por su nueva paternidad. Que Dios les colme de bendiciones.

 
DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con una hija, enferma de cáncer, dejó de trabajar)
“Podrán dejar de existir el cielo y la tierra, pero mis palabras no dejarán de cumplirse”. ¡Pues claro que no, si Tú tiene palabras de vida eterna! Si tu palabra es la única que nos ilumina, que nos da la esperanza, la fuerza, la paciencia, la paz, y… la vida eterna ¿qué vamos a temer? Estamos siempre tan metidos de lleno en las cosas del mundo, que también son necesarias puesto que vivimos en él, pero nos olvidamos casi siempre de las prioridades. ¿Qué es más importante para nuestra vida? ¿Tener un cuerpo 10 de gimnasio y algunas arrugas menos o tener paz interior, ser feliz y sentir a nuestro lado a ese Jesús que tanto nos ama? Yo y mis circunstancias me hacen saber perfectamente lo que me hace feliz, pero no hace falta llegar a este extremo, ¿no sería mejor saberlo mucho antes? Nadie conoce el día ni la hora.

DESDE LOS TRANSEÚNTES
(hombre, recién casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica) 
Este comentario es mensual.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, sin hijos, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
No recibido

DESDE LA ECONOMÍA GLOBALIZADA
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
Estas imágenes del esplendor del Reino, de la presencia total y radical de Dios en el mundo, de la plenitud de los tiempos nos recuerda que el Dios de Jesús nunca nos abandona, que está y estará siempre trabajando codo con codo para que nuestro mundo camine hacia la plenitud. "Sabed que el está cerca, a la puerta". Y me empuja a dejarme llevar por Cristo en mi compromiso vital por una sociedad mas justa donde la economía sirva a las personas, esté del lado de los derechos humanos y sea promotora de una vida digna y dignificadora para todo el mundo. Y aunque hoy estemos aún muy lejos de esa "tierra prometida" no es menos cierto que hay signos y gérmenes de que una economía alternativa está surgiendo. Empujémosla.

DESDE LA POLÍTICA
(hombre, casado, trabaja, milita en partido político, concejal electo, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
Los políticos afrontamos cada campaña electoral como si fuera el fin del mundo. El fin de derrotar al que tenemos enfrente, y una vez pasadas ésas, la cosa se relaja hasta que se aproximen las siguientes. Luego se cumple o no lo que hemos prometido en la campaña, pero lo importante no es cumplir lo que le dijimos a la gente, lo importante es que con lo que propusimos nos han votado y esperamos que si algo no lo hacemos, que la gente lo olvide para dentro de cuatro años. Pues bien, si los políticos cumpliéramos las Palabras de Jesús, seguro que no se olvidaban de una vez para otra, pues sus Palabras no pasan desapercibidas. En estos momentos ya se preparan a marchas forzadas las próximas elecciones municipales en España, pues bien, como veréis hay en todos los lugares chapuzas de ultima hora, obras por doquier, espectáculos, etc, se quiere hacer en unos meses lo que debiera haberse hecho en cuatro años. Por favor, no dejemos de cumplir el Evangelio  cada día, y no lo hagamos para cuando ya no tengamos “otro remedio”.

DESDE EL TERCER MUNDO
(hombre soltero y matrimonio compartiendo casa, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a distintas comunidades cristianas)
Hoy resuenan dos aspectos de esta Palabra en nuestro Hogar: el primero es respecto a la generación que ha de ver venir, sentir y disfrutar de Dios y su Vida/Amor; no podemos pensar que fue una generación pasada, que ya no volverá o incluso que ha de venir; es esta generación, para nosotros, y cada generación la que ha de prepararse y estar abierta a la venida de Dios; son nuestros niños, sus familias, los trabajadores, la gente con la que nos relacionamos y la comunidad cristiana local de aquí, en todos se hace presente y manifiesto el Reino de Dios y sus maravillas. Y por otro lado, unido a lo primero, sus Palabras no pasarán si cada generación, nosotros en concreto, estamos abiertos, despiertos y gozosos; si ponemos de nuestra parte para que nos llene y colme esa Palabra, esas palabras cotidianas nunca pasarán por nuestro lado sin tocarnos, sin impelarnos y sin tocar nuestrto fondo personal, espiritual y social. Esas palabras sin duda alguna aquí y ahora son nuestros niños y sus familias. Esperemos que ellos no pasen por nuestras vidas de forma superficial y nos dejemos implicar por ellos (que es dejarse denunciar en tantas ocasiones para así poder re-convertir nuestras vidas a la Vida verdadera).

DESDE LA CÁRCEL
(grupo de presos, coordinado por voluntaria de equipo de pastoral, casada, con dos hijos, jubilada, pertenece a grupo cristiano)
Las personas que tenemos el privilegio de poder acceder a la cárcel, constatamos que las tribulaciones de las que habla el Evangelio de este domingo, se hacen patentes en la oscuridad, desorientación desesperanza... que viven los presos/as, porque al estar en esa situación anómala, todo es oscuro y confuso a diferentes niveles, tanto personal, como familiar, social... Pero esto, no nos debe desanimar ni paralizar para transmitir la idea del texto “Aprended lo que os enseña la higuera: cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, sabéis que la primavera está cerca...”

En medio de la vida de invierno que se vive en la cárcel, algo florece cuando nos acercamos con una palabra de ánimo, una escucha atenta sin juzgar..., ya que, con estos gestos podemos hacer llegar la primavera y hacer que brote la esperanza. El amor no puede echar la siesta cuando hay tanto que hacer, pues en la historia de cada día y cada hora del hermano, que son los hombres y mujeres que sufren, te esperan y te buscan,  porque  necesitan  de nuestra ayuda y cariño, también podemos ser cauce para caminar juntos en la esperanza de que vayamos construyendo una sociedad más justa y más humana.

DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, seis nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)
REUNIRÁ A SUS ELEGIDOS DE LOS CUATRO VIENTOS.

Señor no permitas que dejemos nunca de ser tus amigos fieles y, además, que eso lo reflejemos en nuestro vivir diario para que seamos espejos en los que se miren esta segunda camada de brotes de olivo, que son nuestros nietos. Ya son, felizmente, siete desde hace unos días. Aún no podemos hablarles del fin de los tiempos, ya que la mayor tiene 5 años, pero esperamos que nuestro ejemplo les haga tener a Cristo como un buen amigo, con lo cual no tendrán nunca temor a esa gran tribulación, que, desgraciadamente, llega para muchos todos los días a cada hora, a cada minuto y a cada segundo. Porque desconocemos ese momento, debemos estar siempre preparados para ello, siempre con la confianza puesta en la infinita misericordia de Aquel a quien tenemos como Padre bondadoso. FELIZ SEMANA

 
+ Lectura del santo Evangelio según Marcos: 13, 24-32

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Cuando lleguen aquellos días, después de la gran tribulación, la luz del sol se apagará, no brillará la luna, caerán del cielo las estrellas y el universo entero se conmoverá. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad. Y él enviará a sus ángeles a congregar a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales y desde lo más profundo de la tierra a lo más alto del cielo. 

Entiendan esto con el ejemplo de la higuera. Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Así también, cuando vean ustedes que suceden estas cosas, sepan que el fin ya está cerca, ya está a la puerta. En verdad que no pasará esta generación sin que todo esto se cumpla. Podrán dejar de existir el cielo y la tierra, pero mis palabras no dejarán de cumplirse. Nadie conoce el día ni la hora. Ni los ángeles del cielo ni el Hijo; solamente el Padre".

Palabra del Señor
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.