icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 17 de septiembre 2006 - XXIV DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO B

LaicoNet -

DESDE LA CARCEL
(grupo de presos, coordinado por voluntaria de equipo de pastoral, casada, con dos hijos, jubilada, pertenece a grupo cristiano)
No recibido.

DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, cinco nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)
Ser abuelos es volver al pasado, pero sin esas responsabilidades de padres. Otro capítulo en nuestras vidas y, por cierto, muy feliz...Pensamos que es un privilegio, es una gozada alcanzar esa meta.
Señor: nos preguntas a cada uno ¿quién eres Tú para mí? Tú sabes que te queremos: eres nuestro Señor, nuestro Dios, Maestro y Amigo. En definitiva, el Mesías, como dijo Pedro. A Pedro lo mandaste callar porque no había llegado el momento; pero nosotros, después de tanto tiempo, tenemos tu permiso para proclamarlo "a los cuatro vientos" con palabras y obras.
Queremos, y así lo pedimos a Jesús para nuestros nietos, que tengan los ojos puestos en Él, que proclamen y defiendan la fe en Cristo y sigan uno de sus muchos caminos.
"Si morimos con Él, viviremos con Él". Esta enseñanza del Evangelio de San Marcos es desconcertante. Señor, te pedimos que cuando les llegue el duro momento de cargar con cualquier cruz, que no se conformen con aceptar lo irremediable, sino que la sepan llevar con "SALERO" en tu nombre.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cuatro hijos y esperando otro, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
Esta semana, nuestros hijos han traído de los centros donde estudian las normas de convivencia de los mismos. Nos parece estupendo que se fomente, con ayuda de los padres, no sólo el rendimiento académico, sino también la responsabilidad, la puntualidad, la solidaridad, el acoger, colaborar, servir y compartir. El que vayan aprendiendo un mínimo de valores morales y espirituales les ayudará, con su ejemplo, a decir a los demás quién es Jesús para ellos, que ¡cómo no! supondrá que varias veces tengan que cargar con sus pequeñas cruces. Trataremos de ayudarles a que entiendan su significado. 

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con una hija, enferma de cáncer, dejó de trabajar)
"El que quiera venirse conmigo, que se niegue a si mismo, que cargue con su cruz y me siga."  Cuantas veces he oído y leído esa frase y siempre me he quedado con lo mismo, lo pesada que es la cruz y lo difícil que nos lo pone Jesús. Pero nunca me ha parado a pensar en otras cosas importantes de esta frase, "el que quiera venir conmigo"… si queremos algo, si amamos algo no nos cuesta ningún sacrificio seguir y trabajar por ello hasta el fin del mundo, porque esperamos que ese esfuerzo nos dará una gran satisfacción. Esta frase tiene un mensaje muy claro para mi ahora, en mi enfermedad. Yo quiero ir contigo hasta el final, se que ese camino se anda olvidándome de mi misma y pensando sólo en los que tengo alrededor, acepto mi cruz tal y como ha venido a mis manos, aunque como humana tenga días de flaqueza, y te seguiré Señor, pasito a pasito, con mis días buenos y mis días malos, hasta donde Tú me lleves.

DESDE LOS TRANSEÚNTES
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)
No recibido.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, sin hijos, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
"¿Quién dice la gente que soy yo?". Cuando la gente preguntaba esto es porque Jesús llamaba la atención. Hoy en día no se pregunta así, hay diferentes formas de preguntarlo.
Cuando comencé a trabajar en la empresa me llamó la atención ver que uno de los trabajadores muy apreciado por todos era cristiano, perteneciente a una comunidad, y que hablaba del tema sin tapujos, aunque sin ser pesado. Todos sabían que era cristiano.
A mí me cuesta hablar del tema en el trabajo, según lo cómodo que me sienta con las personas con las que hable, y algo más desde que este compañero dejó la empresa y "me he quedado solo". Pero me alegra cada vez que alguien pregunta al respecto. 

DESDE LA ECONOMÍA GLOBALIZADA
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
“Tú piensas como los hombres” le increpa Jesús a Pedro. Es como decir que se pliega a los criterios mundanos y no se rige por  los criterios de Dios: el amor a los otros. En economía, regirse por criterios mundanos significa decir amén a lo que nos proponen por todos lados, es decir, buscar el máximo beneficio monetario a costa de lo que sea (ya seamos trabajadores, empresarios, accionistas, ahorradores, etc.). Creo que Jesús nos propone algo muy distinto: buscar con nuestros recursos económicos el máximo beneficio social para el prójimo (y no principalmente en el sentido de dar “limosna” o colaborar económicamente con algunas causas, que también). Podríamos invertir en empresas solidarias (que las hay, cooperativas de agricultura ecológica, comercio justo, ahorro solidario, banca ética. Hay muchas alternativas para hacer que nuestros recursos económicos trabajen por un mundo más justo, más acorde con el Reino que Jesús comenzó. Si empezamos a utilizarlos estaremos más en consonancia con los “criterios de Dios”. 

DESDE LA POLÍTICA
(hombre, casado, trabaja, milita en partido político, concejal electo, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
Cuando he reflexionado este Evangelio, no he pensado en lo que yo opino o como veo a Dios personalmente, sino como Seglar Claretiano y comprometido en la Política activa, hago, para que los demás vean a Dios. La consecuencia de dicha reflexión ha sido un nubarrón negro. Me he dado cuenta de que no he cogido la vara y el cayado y lo he seguido. Actúo a mi aire y eso no es seguir a Dios, ni darlo a conocer. Como ponen ahora en las notas de los niños pequeños. NM. Es decir, necesito mejorar.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
En estos días, hemos celebrado y vamos a celebrar el matrimonio de personas a las que, de verdad, queremos mucho. Ante la emoción, la ilusión, la desbordante alegría, nadie duda de que será para toda la vida. Pero cuando uno se quita el maravilloso traje blanco y el fantástico peinado, el chaleco y la corbata a juego, cuando se revelan las fotos de la luna de miel (ahora se descargan en el ordenador), empieza el día  a día, las greñas en los pelos, la ropa más vieja que sólo te pones para estar en casa y tu hogar. Y que conste que nada de esto nos parece negativo, todo lo contrario, es lo auténtico, pero sí que es cierto, que para algunas parejas, esta situación, o esta rutina, se convierte en una cruz, no de las que se cargan para negarse y seguir a Dios, sino de las insoportables. Busquemos las cruces de nuestra vida matrimonial, las nuestras y las de nuestra pareja… ¿Somos capaces de soportarlas? ¿O directamente zozobramos? Para nosotros ha sido fundamental hablar de lo que vamos “perdiendo” en nuestra vida en común, hablar, hablar sobre las cruces que se nos vuelven incómodas, antes de que éstas ahoguen nuestra convivencia. Felicidades a todas las parejas que en estos días se casan y ojalá estén dispuestos a perder la vida ante el otro, el Señor siempre recompensa.   

DESDE EL TERCER MUNDO
(hombre soltero y matrimonio compartiendo casa, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a distintas comunidades cristianas)
No recibido. 

Oración
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)

Que el Señor nos ayude a hacernos preguntas,
A ser consecuentes con nuestras respuestas,
Y que el Espíritu nos lleve a descubrir nuestras cruces,
Y nos empuje a cargar con ellas, como signos de santidad,
Y de presencia de Dios en nuestras vidas.



Lectura del santo evangelio según san Marcos 8, 27-35

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Felipe; por el camino, preguntó a sus discípulos:
«¿Quién dice la gente que soy yo?»
Ellos le contestaron:
«Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas.»
Él les preguntó:
«Y vosotros, ¿quién decís que soy?»
Pedro le contestó:
«Tú eres el Mesías.»
Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie.
Y empezó a instruirlos:
«El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días.»
Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Jesús se volvió y, de cara a los discípulos, increpó a Pedro:
«¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!»
Después llamó a la gente y a sus discípulos, y les dijo:
«El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará.»

Palabra de Dios

www.laiconet.com

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.