icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 13 de Abril de 2008 - IV DE PASCUA (CICLO A)

www.laiconet.com -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Matrimonio y familia, Transeuntes, Sindical, Educación de los hijos, Márgenes de la Justicia, Política, Social.
Reza con esta Oración a propósito del Evangelio.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Juan 10,1-10
En aquel tiempo, dijo Jesús "Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a sus voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños." Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: "Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante."

Palabra del Señor


DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
Es una sensación maravillosa, sentirse cuidado, protegido, amado. Es un privilegio tener a alguien a tu lado, que te haga sentir favorito, elegido. Es lo que sentimos el uno por el otro. Cada vez que escuchamos nuestra voz, es como si estuviéramos en casa. Cada vez que nuestros ojos se cruzan, se llena nuestro corazón. Es como cuando alguno de nosotros estamos en casa y sentimos la llave en la puerta de entrada y sabemos que ya estamos juntos otra vez y dejamos lo que tenemos en mano para saludar, para un “¿qué tal ha estado el día?, un ¿cómo te ha ido?, etc. O simplemente, un abrazo, porque “¡no puedo más! ¡Qué alegría estar en casa!" Algo parecido a lo que Jesús nos hace sentir, nos conoce perfectamente, nos cuida, nos protege, escuchamos su voz y lo sentimos cercano. Ojalá nuestras familias den vida abundante, la vida de Jesús resucitado y que nadie, ningún ladrón, ni ningún bandido, rompa ese ambiente de seguridad, de amor, de ninguna familia.

DESDE LOS TRANSEÚNTES
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)
Tiene que pasar mucho tiempo para que una persona sin hogar te abra las puertas de su vida más personal e íntima. Llegado ese momento (que no siempre ocurre y que tampoco es el objetivo perseguido), hay que ser muy cauto. Lo digo porque esa persona, normalmente sola, esquiva e insegura, podría llegar a confiarnos muchas de las decisiones importantes de su vida, y lo que sería aún peor, podríamos caer en la tentación de creernos “salvadores” de esas personas necesitadas. Ésta, entre otras, es la razón por la que trabajamos en equipo. Un equipo que trabaja conjunta y humildemente para llevar el mensaje del Buen Pastor a las que sin duda son sus ovejas preferidas.


DESDE LO SINDICAL
(mujer, casada, con dos hijos, trabaja, pertenece sindicato y a grupo cristiano)
Siempre me ha llamado la atención que en la Biblia el nombre de una persona indique la misión que Dios le encomienda. Jesús llama “por el nombre a sus ovejas”. ¡Él conoce la misión de cada una de sus ovejas!
Yo, hace algunos meses, que quiero integrar en una base de datos toda la información relativa a los trabajadores de mi empresa. Especialmente teléfonos, correo electrónico… que me permitan localizarlos y pasarles información que les sea de interés. No es complicado, pero hay que ponerse, y ¡hay tanto trabajo! que siempre lo voy dejando para otro momento.
Yo no conozco el “nombre” de mis compañeros, lo que si sé es que Jesús me conoce y me llama con mi “nombre”, me llama aseguirlo y a ser fiel a la misión.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
Las ovejas lo siguen, porque conocen su voz. En cambio, no siguen a un extraño, sino que huyen de él porque no conocen la voz de los extraños.
La Lectura de hoy nos recuerda al polémico asunto generado por la asignatura “educación para la ciudadanía”.
Son varias las posturas adoptadas, como ocurre en estas cuestiones, con argumentos a favor y otros en contra.
Los primeros, esgrimidos por los precursores de la asignatura, que defienden que a los hijos hay que procurarles una educación en valores comunes y transculturales, más allá de la moral y las religiones, las cuales (las religiones) han ejercido un monopolio moral que a estas alturas no se puede aceptar.
Frente a esto, las distintas plataformas cristianas, que invitan a la objeción de conciencia de los alumnos por entender que la visión de la sexualidad, la familia, el matrimonio y la religión, serán “impresiones” que dependerán del gobierno de turno o de la visión que pueda tener quién imparta esta asignatura, y pueden ser materias objeto de manipulación.
En cualquier caso, la educación en valores ha de mamarse desde casa, que los padres somos los primeros educadores y es nuestra responsabilidad. Además, el despertar religioso y crecimiento en la fe debe producirse en la familia. Y esa educación no se puede meter con cuña y a palo seco desde la ley. Hay que transmitirla desde la fe, desde el Evangelio, y con el ejemplo.


DESDE LOS MÁRGENES DE LAJUSTICIA
(matrimonio, con un hijo, trabajan ambos en tribunales de justicia, pertenecen a grupo cristiano)
La palabra de hoy, "yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos" me recuerda a otra que dice "yo soy el camino, la verdad y la vida
Si escogemos pasar por la puerta de Jesús, o caminar por el camino de Dios nuestra VIDA estará a salvo.
Este camino de justicia perfecta se inspira en principios de misericordia, de comprensión, de caridad hasta el infinito. ( de forma similar a la máxima "odia al delito y compadece al delincuente"), principios muy distintos a los que guían la mentalidad de las masas sociales movidas por los medios de comunicación.
Yo, me niego a penetrar por esa puerta por más que me empujen a ello y ruego a Dios para que me mantenga firme.


DESDE LA POLÍTICA
(hombre, soltero, concejal electo, pertenece a grupo cristiano)
Al leer este evangelio, muy probablemente a cada uno nos surja una reflexión personal sobre nuestra vida o, mejor dicho sobre nuestro estilo de vida. A mí, en cuanto lo he leido me ha dicho varias cosas relacionadas con mi tarea pública en la política. Como concejal de un Ayuntamiento siempre debes tener, y yo intento hacerlo siempre, como principio la igualdad entre todos los ciudadanos, y en principio la política debería ser la institución básica que garantice esa igualdad. Esta igualdad la veo en que todos somos "ovejas", cada uno con sus características, pero todos somos "ovejas", y eso nos iguala a todos.
En segundo lugar se garantiza como "único pastor" de todos nosotros (las "ovejas") es Jesucristo, y él es el que nos orienta y nos guía en los momentos buenos y en los que no son tan buenos. Yo siempre intento tomar mis decisiones en base a la guía de excepcional pastor, el único que es verdadero pastor, Cristo.

DESDE LO SOCIAL
(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro y directivo de movimientos sociales, y de grupo cristiano)
¿Tenemos nosotros, como cristianos de hoy, vida en abundancia? Por encima de las preocupaciones, de las decepciones, del dolor y de la enfermedad, ¿rebosamos vida en abundancia?
En la medida que no sea así, debemos preguntarnos por qué puerta hemos entrado, y a quién seguimos nosotros, no vaya a ser que vivamos demasiado instalados sobre nosotros mismos, o que andemos equivocados siguiendo a no se quién. Porque no parece que sea al Buen Pastor al que seguimos, ya que Él ha venido para que tengamos vida abundante.
Y en el caso de que sintamos que sí la tenemos, ¿nos la guardamos para nosotros, o todo lo más para nuestros seres más queridos? Porque la vida que nos regala el Señor es de ese tipo que necesariamente rebosa, se difunde y se regala más allá de nosotros mismos. Una vida que pide y necesita ser compartida, en comunidad y aún más allá, especialmente con los más necesitados, allí donde más se requiere recuperar la dignidad de personas, donde más falta hace quitar estorbos y empujar hacia la plenitud que todos anhelamos.
Vivimos en una sociedad opulenta y tecnificada en la que una gran mayoría de personas se ha acostumbrado a escuchar e incluso a seguir a una amplia variedad de ladrones y bandidos, enemigos del Reino que anuncia nuestro Señor, por más que halaguen nuestros oídos y nos ayuden a justificarnos. Y como consecuencia nos invade esa terrible deshumanización que impregna las relaciones sociales, laborales y económicas, en las que no podemos permitirnos el lujo de sentir como prójimo a tanto marginado, a tanta persona necesitada como anda por ahí. Porque si lo hiciéramos tendríamos que bajarnos de esta alocada carrera en la que estamos embarcados, y cambiar tantas cosas en nuestras vidas...
Cuántas veces rehusamos compartir la vida que se nos regala con quienes más la necesitan. Y cómo defendemos esa actitud nuestra ante el Señor, mirando para otro lado, o ingeniando excusas, en lugar de pedirle su sanación, para poder hacer lo que Él espera de nosotros.
Yo bendigo al Señor por su regalo de vida en abundancia, y le pido que nos sostenga y nos cuide, y nos de valor y sabiduría para, sin imponer nada, no ofrecer al mundo nada menor que esa puerta que es para nosotros Cristo Resucitado.


PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)

Padre mío, que no cese en mi empeño de buscar la Puerta,
Que me guíe siempre tu voz en mi camino,
Que no me confundan los ruidos extraños, ni las voces de otros…
Que encuentre la puerta y la abra de tu mano, para llegar a la Vida.
Que no me invente puertas o ventanas, ni haga huecos a mi medida…
Que Tú eres la Puerta única, el Paso, el Camino y la voz que me guía..
Tú, Pastor, que conoces mi nombre, mis sueños, mis debilidades, mis verdades y mis mentiras…
Que me esperas, que me nombras, que me llamas… que me quieres y me buscas…
Ayúdame a oír tu Voz, que escuche clara tu Palabra para seguir la Senda hasta la Puerta,
Que es final y principio, paso y entrada, hogar y misión, descanso y sacrificio…
Encontrar la Puerta es estar contigo, atravesarla es seguirte, seguirte es Vivir…
Pastor mío, que me cuidas, que me guardas…
Que distinga siempre tu voz, igual que Tú me distingues a mí…
Que reconozca la Puerta para no equivocar la entrada, una vez dentro…
Que viva plenamente, Señor, que Viva en el gozo de estar en tu casa, de estar en mi casa…


Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.