icono estrella Nº de votos: 0

DOMINGO 12 de noviembre 2006 - XXXII DEL TIEMPO ORDINARIO (CICLO B)

www.laiconet.com -
DESDE LA POLÍTICA
(hombre, casado, trabaja, milita en partido político, concejal electo, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
Este Evangelio nos habla claramente de la honradez y de la conciencia. Ya sabéis todos que los políticos nos llenamos la boca de prometer cosas, de quedar bien, pero a la hora de la verdad, cuando uno se sienta y piensa lo que ha dicho, pues como que no todo lo que decimos lo hacemos incluso muchas de las cosas son irrealizables, solo hacemos parte para acallar bocas o tranquilizar nuestra conciencia.  Infinidad de veces hacemos cosas para cubrir un trámite (como los ricos), pero no lo hacemos con esfuerzo (como la viuda pobre).

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
Este domingo celebramos nuestro séptimo aniversario de casados. Lo cierto es que hemos sido novios durante más tiempo que esposos. Para algunos siete años es muy poco, apenas nada... y para otros, es tantísimo… Lo cierto es que lo único que podemos hacer es dar las GRACIAS  a Dios por toda la vida y el amor que derrama sobre nuestro matrimonio, por la bendición que supone cada uno de nosotros para el otro, por la ternura con la que cuida a nuestra familia, porque sin El, no somos nada. Porque nada sobra en éste, nuestro templo, casa de Dios, iglesia doméstica, ni lo que nos es favorable, ni las pesadillas que quisiéramos olvidar; nada sobra, porque todo, la salud y la enfermedad, la riqueza y la pobreza, la ternura y el desamor, la risa y el llanto, la vida y la muerte, nos hace crecer como personas y como pareja. No queremos pedir a Dios que nos dé más años para estar juntos, sino más vida para compartirla y cuando Jesús se siente frente a la alcancía de nuestro templo, pueda decir, que en nuestra pobreza hemos echado todo lo que teníamos para vivir.

DESDE EL TERCER MUNDO
(hombre soltero y matrimonio compartiendo casa, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a distintas comunidades cristianas)
No recibido.

DESDE LA CARCEL
(grupo de presos, coordinado por voluntaria de equipo de pastoral, casada, con dos hijos, jubilada, pertenece a grupo cristiano)
Este comentario es quincenal.

DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, seis nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)
ESA POBRE VIUDA HA ECHADO MÁS QUE NADIE. Señor, tú señalas y alabas a la viuda que daba una pequeña limosna. Lo hace de corazón y sin esperar recompensa. Esa generosidad, al dar lo que tiene, no brota del deseo de ser vista por los demás, lo hace humildemente, sólo movida por el amor a Ti y al prójimo. ¡Que gran lección! Siempre encuentras el ejemplo justo y claro para que no dudemos nunca de cómo hemos de cumplir tus mandatos.
Estamos intentando inculcar a nuestros nietos que sean niños generosos, primero con sus hermanos y primos, después con los demás. Les diremos, más adelante, cuando lo puedan comprender mejor, que deben tener muy en primer lugar lo que Jesús opine de ellos, que no se acostumbren a dar lo que les sobra, sino a compartir lo que tienen. Que se fíen de Él, pues su palabra es siempre la verdad y que cumple generosamente sus promesas. Por eso vale la pena tener en cuenta, a lo largo de toda su vida, esa Palabra, para obedecerla y para hacerla norma de sus conductas, públicas y privadas. PAZ Y BIEN.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cuatro hijos y padres de nuevo desde el día 4, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
No recibido.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con una hija, enferma de cáncer, dejó de trabajar)
“¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza,..”  Ese es el peligro que corremos muchos enfermos. Volvernos egoístas, acaparadores, hacernos los mártires de forma que sin darnos cuenta hacemos sufrir a los que nos rodean, y nos cuidan, innecesariamente. Yo también pase por ahí, es normal cuando tu vida cambia de la noche a la mañana por todos lados por donde la mires. Pero hay que reaccionar. Nuestra enfermedad afecta a los que nos rodean tanto o más que a nosotros, y en nuestra mano está empeñarnos en dulcificar ese día a día tan complicado. No podemos ser como los escribas, intentando dar lástima y buscando sólo nuestro consuelo. ¡No os podéis imaginar el consuelo que uno recibe con la simple conversación telefónica, o la visita de un amigo en la que se hable de todo y se renueve el alma!

DESDE LOS TRANSEÚNTES
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)  
Este comentario es mensual.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, sin hijos, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
Cuando comencé a trabajar en una empresa privada, no hace tanto, lo que más me sorprendía era ver cómo casi más importante que el trabajo que se hace es el cómo se presenta, y no sólo ante los clientes sino ante los jefes y ante los compañeros, la imagen que das del trabajo que realizas y de tu comportamiento. Veía cómo compañeros que hacían el mismo trabajo que yo estaban mejor valorados, y no porque trabajaran más o mejor sino por la imagen que daban, en algunas ocasiones ensalzándose, en otras haciendo dejar mal a otras personas, ...
Esto es algo que no sé hacer, al menos no de forma natural, pero al verlo pensaba que tendría que aprender a hacerlo porque así es el mundo laboral. Pero también he tenido ocasión de conocer y trabajar con personas que no actúan de esta forma sino que tratan de hacer el trabajo lo mejor que pueden y vivir felices su vida, que no es sólo el trabajo.
En la primera parte de este Evangelio está bastante clarito: "Les encanta pasearse con amplios ropajes y recibir reverencias en las calles. (...) Éstos recibirán un castigo muy riguroso."
Afortunadamente Dios nos pone a personas que nos hacen ver esto en la vida.
 

DESDE LA ECONOMÍA GLOBALIZADA
(hombre, casado, con dos hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
Hay una acusación radical a los escribas en esta lectura : "se echan sobre los bienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos"  o en otra traducción "devoran los bienes de las viudas, con pretextos de largos rezos". Jesús les acusa de vanagloriarse ante el pueblo y apropiarse de los bienes de los más pobres (las viudas). Desgraciadamente esta acusación la podíamos trasladar al mundo de hoy. Cada día hay menos ricos que son cada vez más ricos y que hacen ostentación de sus riquezas (llevando una vida de superlujo que choca frontalmente con la existencia de tanta indignidad humana de millones de personas), riquezas que han sido acumuladas por múltiples mecanismos que básicamente le "chupan la sangre y la vida al pobre" para dársela a los ricos. Jesús es tajante: "Cuidado  con ellos: recibirán un castigo muy riguroso".  Igual que hay un movimiento internacional por la renta social  básica (que propone cubrir unas necesidades básicas para cualquier ser humano), podríamos proponer otro por la renta máxima, es decir, poner un límite a lo que una persona, empresa, etc, puede ganar o acumular, (limitar la propiedad privada aunque esto es una herejía hoy en día) para reinvertir los extraordinarios excedentes en dignidad para los excluidos. Hay formas técnicas muy fáciles para hacerlo. No se hace porque los poderosos=ricos que controlan el mundo no tirarán piedras sobre su propio tejado. Así que debemos empezar desde abajo con una vida austera y reclamando a los de arriba que se "conviertan" y no roben = acumulen lo de otros. Recordemos que los Padres de la Iglesia decían que en caso de necesidad todos los bienes eran comunes (es decir, que el bien común está por encima de la propiedad privada). Y a empezar por nosotros, que también acumulamos demasiado.


Para rezar:
(hombre, casado, trabaja, con un hijo)

    La ostentación que nos aleja de Dios,
    La opulencia, la apariencia, que nos ocultan su Amor.
    “Estar” sin “ser”, hacer sin “ser”… nos encadena a este mundo.
    El esfuerzo en el darse, exprimirse sin reservas…  La coherencia.
    Nos muestra directamente el rostro de Jesús.     
    Señor, que nos exijamos en el “ser”, en el “dar”…
    Que no nos escondamos en nuestros ropajes,
    Ni nos excusemos en nuestras sobras…
    Que descubramos el dolor y la necesidad de otros,
    Para que nos duela aquello que no hacemos, y aquello que no somos.
    Que no nos conformemos, ni nos acomodemos,
    Que no se adormezca nuestra conciencia, ni acallemos nuestra responsabilidad.
    Porque Tú estás en la felicidad que generamos,
     y en nuestro sacrificio en pos del prójimo.
     

+ Lectura del santo evangelio según san Marcos 12, 38-44

En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y le decía: "¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplios ropajes y recibir reverencias en las calles; buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; se echan sobre los bienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos. Éstos recibirán un castigo muy riguroso".
En una ocasión Jesús estaba sentado frente a las alcancías del templo, mirando cómo la gente echaba allí sus monedas. Muchos ricos daban en abundancia. En esto, se acercó una viuda pobre y echó dos moneditas de muy poco valor. Llamando entonces a sus discípulos, Jesús les dijo: "Yo les aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero ésta, en su pobreza ha echado todo lo que tenía para vivir".

Palabra del Señor
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.