icono estrella Nº de votos: 0

Disfrazar de piedad el temor

Ron Rolheiser (Trad. por Benjamín Elcano, cmf) -

Es fácil confundir la piedad con la genuina respuesta que Dios quiere de nosotros, esto es, entrar en una relación de intimidad con Él y luego intentar ayudar a otros a tener la misma experiencia.

Vemos esto en cualquier lugar de la Escritura. Por ejemplo, en el evangelio de Lucas, después de presenciar una pesca milagrosa, Pedro responde cayendo a los pies de Jesús y diciendo: “Apártate de mí, Señor, que soy un pecador”. A primera vista, esa parecería la respuesta apropiada, maravillosamente piadosa, un reconocimiento de su pequeñez e indignidad ante la inmensidad y bondad de Dios. Pero, como John Shea señala en su comentario sobre este texto, Jesús da otro nombre a la respuesta de Pedro   y le invita a algo más. ¿A qué? La respuesta de Pedro manifiesta una piedad sincera, pero es, en palabras de Shea, “temerosamente equivocada”: A Pedro, la conciencia de estar ante Dios le hace temblar y queda anonadado. Si se pega a los pies de Jesús, debe estar sobre sus propios pies. Pedro no abarca la plenitud; quiere marcharse. Ésta difícilmente es la respuesta que Jesús quiere. Así que instruye a Pedro para que no tenga miedo. En vez de eso, él está para servirse de lo que experimentó con el fin de traer a otros a la misma experiencia. Como Jesús lo ha atrapado, él tiene que atrapar a otros.” Jesús invita a Pedro a salir del miedo y entrar aguas adentro de la intimidad e inmensidad de Dios.

Vemos algo semejante en el Libro de Samuel (21, 1-6). Una mañana, el rey David llega al templo, hambriento y sin comida. Pide al sacerdote cinco  panes. El sacerdote replica que no tienen pan ordinario, sólo el pan consagrado que se puede comer únicamente después de un apropiado ayuno y ciertos rituales. No obstante, sabiendo eso, espera que David, como rey de  Dios en la tierra, actúe creativamente más bien que con temor; pide los panes y come el pan que, en otras circunstancias, le habría estado prohibido comer.

Lo que hace importante esta historia es que Jesús, cuando se enfrenta al temor y la piedad de los escribas y fariseos, lo refleja y nos dice que la respuesta de David fue la correcta. Les dice a aquellos que estaban escandalizados por la falta de  respeto de sus discípulos, que la respuesta de David es la correcta porque David reconoció que, en nuestra respuesta a Dios, la intimidad y cierta audacia en actuar con creatividad deberían triunfar sobre el miedo. “El sábado -asegura Jesús- fue hecho para el hombre, no el hombre para el sábado”.  Ese axioma podría ser traducido así: Dios no es una ley para ser obedecida ciegamente. Más bien Dios es una presencia amable y creativa que nos invita a la intimidad y luego nos da energía para ser más creativos a la luz de esa relación.

Hace algunos años, una joven madre compartió conmigo esta historia: A su hijo, de seis años y ahora en la escuela, le habían enseñado, desde sus más tiernos años, a arrodillarse junto a su cama cada noche y rezar en voz alta cierto número de oraciones rituales (el padrenuestro, el avemaría, una oración a su ángel de la guarda y bendiciones y protección para sus padres y hermanos). Una noche, poco después de empezar a ir a la escuela, cuando su madre lo llevó a su habitación, él se metió en su cama sin antes arrodillarse para rezar sus oraciones. Su madre le preguntó: “¿Qué pasa? ¿Ya no rezas más?”. “No -replicó- ya no rezo más. Mi maestra de la escuela (una monja) nos dijo que no rezáramos, sino que habláramos con Dios, y esta noche estoy cansado y no tengo nada que decir”. En resumen, esta es la respuesta del rey David pidiendo al sacerdote los panes consagrados. Este chico había intuido que Dios no es una ley para ser obedecida, sino una íntima presencia que nos potencia.

Algunos de los grandes místicos cristianos han enseñado que, mientras crecemos más profundamente en nuestra relación con Dios, nos volvemos gradualmente más atrevidos con Dios, esto es, el temor cede más y más a la intimidad, el legalismo cede más y más a la creatividad, el juicio cede más y más a la empatía, y la clase de piedad que nos tendría pegados a los pies de Jesús, paralizados por nuestra propia culpabilidad, cede más y más a una gozosa energía para la misión.

Por supuesto, hay un importante lugar para la piedad. La sana piedad y la sana humildad son dones del Espíritu Santo, pero estos dones no nos paralizan con un malsano temor que bloquea una relación con Dios más profunda, más gozosa y más íntima. David tenía una sana piedad, pero eso no le detuvo de actuar valiente y creativamente en la intimidad de su relación con Dios. Jesús también tenía una sana piedad, aun cuando estaba constantemente escandalizando a los piadosos que le rodeaban.

Nosotros también equivocamos fácilmente el malsano temor con la genuina  piedad. Lo hacemos de continuo, viendo ingenuamente el temor como una virtud; sin embargo, la señal de la genuina intimidad nunca es la timidez  sino la audacia, la gozosa energía. La más sana persona religiosa que tú conozcas presenta esta audacia y gozo más bien que una piedad muerta y demasiado temerosa.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 3 comentarios

Comentarios

eleazar eleazar
el 9/3/15
Si no quieres ser amigo, de verdad, de Jesús, porque los amigos están para lo bueno y también para lo malo, y más cuando te llaman, lo más fácil es cumplir temerosamente lo que dice, ¡y no más! ¿Es suficiente con intentar no faltar para ser amigo? ¿Los amigos no se perdonan las cosas?¿Cuando quieres a alguien de verdad, como sólo Dios puede, no le perdonas?¿Porque tengo tanto miedo?En verdad no estamos.
Me gusta 0
Martha Martha
el 9/3/15
Nuestro Dios no es celoso, terrible y riguroso como se
pensaba en tiempos muy antiguos; no hay porque temerle si en EL solo hay amor para todos sus hijos; el miedo es la causa de que cometamos el error de no entender la respuesta que quiere Dios de nosotros, como hemos visto en la narracion que nos hace el P.Ron, del pasaje biblico referente a la "Pesca Milagrosa" Pedro se sintio tan temeroso que cayo a los pies de Jesus, pidiendole que se apartara de el porque era muy pecador, se sentia muy insignificante para que Dios estuviera delante suyo, esto era miedo, segun palabras de Shea y narrado por el P.Ron, el temor a Dios nos aisla de tal forma que no entendemos y peor aun nos priva de tener una relacion de intimidad con EL que nos haga crecer tanto en la Fe como en el diario vivir. Tambie ... » ver comentario
Me gusta 0
Martha Elvira Martha Elvira
el 15/3/15
estoy recuperando esta costumbre que tenía de escribir comentarios. Realmente este escrito de hoy me ha hecho bien por su apertura, su optimismo,su naturalidad,su respeto a la persona y sobre todo su lógica.
Ojalá reencuentre el camino interior de la intimidad con el Señor. Gracias. Martha
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.