icono estrella Nº de votos: 0

Cómo entró el dinero en el mundo

BEN ZIMET. Cuentos del pueblo judío, Sígueme -

 

           Se cuenta que, hace mucho tiempo, los hombres pensaban constantemente en la muerte. No disfrutaban de lo que comían, ni de lo que bebían, por la obsesión constante día y noche con la idea de la muerte y del Ángel de la muerte.

          ¿Por qué? Porque aún desconocían el amplio mundo de las ideas.

          Las ideas y los pensamientos que nos preocupan hoy no existían en aquella época.

          A medida que los hombres de entonces envejecían, sus cuerpos iban quedando cada vez más descarnados, porque es sabido que las reflexiones sobre la muerte consumen la carne del hombre. Y cuando morían los hombres, los gusanos no encontraban nada para comer en las tumbas de los seres humanos.

Un día los gusanos decidieron quejarse ante el Señor Dios.

       - Dueño del Universo -le dijeron-, cuando nos creaste nos dijiste que comeríamos carne. Pero ¿dónde está la carne? Los hombres mueren delgados como clavos. ¿Quieres que nos alimentemos de sus huesos?

         - Tenéis razón, queridos gusanos -les dijo el Señor Dios-. Voy a pedir consejo a los ángeles.

Los ángeles reflexionaron sobre la queja de los gusanos. Llegaron a la conclusión de que tenían toda la razón. Que habían sido creados para comer carne.

¿Qué podía hacer el Señor Dios? Escuchó la sugerencia de los gusanos, e introdujo el dinero en el mundo.

Y el hombre se puso a comprar, y a vender por doscientos lo que había comprado por cien. Se apasionó por la compra y la venta, hasta olvidarse completamente de la muerte. La preocupación del hombre estaba totalmente volcada en el dinero. Estudiar y trabajar para ganar dinero. Salir para gastar dinero. Hacer guerras para tener más dinero. Vender lo que fuese y a quien fuese para conseguir más dinero.

Y con los dineros ganados, el hombre empleaba la mitad en comprar mercancías y la otra mitad en adquirir alimentos. Y durante todo el día se decía y se repetía: «¿Cómo me las arreglaré para ganar más dinero? ¿cómo haré para gastar las ganancias?»

Y el hombre comía y engordaba. Se divertía y engordaba. Compraba de todo y engordaba.  Al mismo tiempo el alma se encogía, se disolvía, y en muchos casos desaparecía.

Tanto, que actualmente, cuando muere un hombre, los gusanos se alegran y dan gracias a Dios por su gran misericordia.

BEN ZIMET. Cuentos del pueblo judío, Sígueme

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : Relatos, dinero,
icono comentarios 3 comentarios

Comentarios

dolly amparo dolly amparo
el 24/9/10
es para entrar en reflexion y mirar donde esta mi tesoro
Me gusta 0
MaggydeJesús MaggydeJesús
el 17/9/11
muy ilustrativo, hace reflexionar
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.