icono estrella Nº de votos: 0

Comentario Seglar al Evangelio del Domingo 6º de Pascua (21 de mayo de 2017)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 15-21

Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque vive con vosotros y está con vosotros. No os dejaré huérfanos, volveré. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy con mi Padre, y vosotros conmigo y yo con vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Nos saltamos los versículos 13 y 14 respecto al domingo anterior. Llegamos justo hasta donde le interrumpe Judas no-Iscariote.
La liturgia escoge este texto para este domingo del final de la Pascua por dos razones:
- Porque Jesús habla de su "marcha", con lo que se prepara la fiesta de la Ascensión.
- Porque habla del Espíritu que el Padre va a enviar, con lo que se prepara la fiesta de Pentecostés.
El lenguaje usado por el evangelista tiene su dificultad y se presta a malas interpretaciones.
El texto empieza y acaba con la misma afirmación: amar a Jesús conlleva guardar sus mandamientos.
Así como Dios en el Antiguo Testamento estableció a su pueblo elegido la guarda de unos mandamientos, así Jesús lo hace con su comunidad de discípulos, equiparándose así a Dios.
Y a la vez, toma distancia de esa Ley de Moisés, porque él pone sus propios mandamientos.
El centro del texto nos habla de la permanencia de Jesús entre sus discípulos: no los deja huérfanos. Ésta se hace realidad con la venida de su Espíritu, que es para sus discípulos un "paráclito", un defensor, un abogado, un valedor.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS NECESITADOS
(hombre, casado, trabaja, 2 hijas, colabora con varios proyectos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

En esta semana me paro a pensar en qué difícil es llevar a cabo la frase de Jesús del Evangelio de este domingo, "si me amáis, guardaréis mis mandamientos". Para cualquier cristiano es muy difícil cumplirla cuando además vivimos en un ambiente totalmente privilegiado. No necesitamos a Dios. Es más, sobra. Nos compromete a algo que cuesta cumplirlo. Y luego pienso, la cantidad de gente que vive alejada de tanto privilegio. Gente que vive intentando sobrevivir día a día. A veces pienso que las personas que sufren, cuyo único propósito desde que se levantan es poder sobrevivir al final del día, en realidad no es tan importante que guarden todos los mandamientos al pie de la letra, porque la vida es tan complicada para ellos que Dios, AMOR en mayúsculas, perdonará sus errores y les concederá esa buena vida que nunca tuvieron.

DESDE UNA VIDA NUEVA
(mujer, casada, acaba de ser madre por primera vez, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El evangelio de este domingo es probablemente uno de los más complicados de comentar desde que comenzamos a realizar nuestras aportaciones y me parecía que iluminarlo desde la maternidad lo era más aún. Hasta que he reparado en un detalle que recorre toda la lectura: la preocupación por los hijos.
Desde que nació el peque de la casa nuestra lista de prioridades ha cambiado drásticamente y me doy cuenta cada día de lo frágil y dependiente que es. Necesita de nuestra ayuda para prácticamente todas las cosas importantes. Y precisamente desde esta perspectiva entiendo mejor el evangelio del domingo; Dios -como buena madre que es- sabe que necesitamos de su ayuda para crecer y madurar, para desarrollarnos plenamente. Por eso precisamente nos ha dado su presencia diaria a través del Espíritu como las madres que estamos atentas a lo que nuestros hijos necesitan para crecer sanos y fuertes.

DESDE LA NOVEDAD DEL MATRIMONIO
(matrimonio reciente, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Cuando comenzamos nuestra andadura de matrimonio principiante, nos parece en muchas ocasiones que las exigencias son demasiadas, desmesuradas, casi imposibles de cumplir. Nos encontramos tantos ámbitos en los que nos toca ir a contracorriente, que recordamos las palabras de aquel salmo: ¿cómo podrá un joven llevar una vida íntegra?
Hoy nos habla Jesús resucitado en la Palabra para recordarnos, una vez más, que esto no es sólo cosa nuestra. Nos dice que no nos pedirá en nuestro matrimonio nada que sea imposible, porque Él estará siempre con nosotros, y para Él no hay nada imposible. Vendrán desafíos, exigencias, dificultades; pero permanecerá la promesa de Jesús: no nos dejará huérfanos para vivir sus mandamientos: tenemos con nosotros al Espíritu.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios Bueno y Misericordioso,
porque Tú vives siempre con nosotros
y nunca nos abandonas, ni nos dejas solos.
Gracias porque tu Espíritu Santo
habita en nosotros cada día, nos aconseja,
nos fortalece, nos guía y nos impulsa a cumplir
en cada momento tus Mandamientos,
para conocerte, amarte, y servirte siempre,
y así permanecer en Ti y cumplir tu Voluntad.
Dios nuestro, haz que tu Espíritu nos ayude
a compartir nuestra fe con nuestros hermanos
para que todos puedan amarte y alabarte siempre.
¡Gracias por tu Presencia amorosa y protectora,
en medio de nosotros y en nuestra vida cotidiana,
que guía nuestros pasos de nuestra vida cada día.
Dios Bueno, ten Misericordia de todos nosotros,
y abre Tú nuestro corazón a tu Palabra de Vida,
para que tu Espíritu nos ilumine y Él guíe siempre
todas nuestras decisiones y acciones,
para que así Él nos lleve siempre hacia Ti,
y nuestro corazón pueda llenarse de tu Amor.
Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?
(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El Señor, nos da la posibilidad de conectarnos rápidamente a Él, con el sólo hecho de ponernos a amar, de servir a los demás, de salir de nosotros mismos, incluso de redimir el dolor, no de hacerlo desaparecer, sino de darle otro valor, otra forma de vivirlo que nos hace más Jesús. Y esto, es sin duda obra del Espíritu Santo. No hay ninguna cosa en el mundo que logre esto, todo es pasajero menos la alegría experimentada cuando amamos al hermano.
¡Son tantas y tantas veces las que experimentamos esto...! ¿ por qué no insistimos en esta forma de actuar cuando sentimos que todo se vuelve gris y triste?. ...
Tenemos el regalo al alcance de la mano, nos lo da en pequeñas dosis, según vamos necesitando...Tan sólo quiere que "movamos ficha" nosotros primero, luego llega el céntuplo.
Es como si Jesús nos dijera: "dímelo andando", "pídemelo, pero no te quedes sentado..."
Y, al que se pone en esta onda, el Señor se le revela, le hace más llevadera la vida, descubre el camino a seguir, discierne mejor, ve con claridad, está seguro de lo que hace, por que Dios se hace grande en él.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

Daniel Daniel
el 22/5/17
Gracias por compartir su reflexión del Evangelio. Me gusta leerlas, e imaginar una especie de lectio comunitaria, porque en este momento no lo puedo hacer con mis hnos. Enriquece mucho. Un abrazo pascual desde Argentina.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.