icono estrella Nº de votos: 0

Comentario seglar al Evangelio del domingo 31 de Octubre de 2010

Laiconet -

 

EL EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 19, 1-10  

El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido

En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. 
Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: "Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa." 
Él bajo en seguida y lo recibió muy contento. 
Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: "Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador." 
Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Señor: "Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más." 
Jesús le contestó: "Hoy ha sido la salvación de esta casa; también este es hijo de Abrahán. 
Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido." 

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Episodio exclusivo de Lucas. A pesar del uso que se hace del mismo, no es un relato de conversión.
Nos encontramos con una persona rica, lo cual ya se catalogaba como alguien injusto, y además jefe de publicanos, lo que confirmaba la calificación, como vimos en el texto del domingo pasado. Por ello se le marginaba socialmente, como se observa en el hecho que no se le deja hueco para que vea a Jesús, como sería propio dada la importancia de su condición.
De ahí el malestar con Jesús, que rompe su aislamiento social al hospedarse en su casa y comer con él, acto de integración social. Por tanto, Jesús no siempre rechaza a una persona por su condición de rico.
Ante las críticas, Zaqueo afirma que está dando la mitad de sus bienes a los pobres y devolviendo el cuádruple a los que pueda haber extorsionado. Los verbos en el original están ambos en presente (la liturgia traduce el segundo en futuro: "le restituiré cuatro veces más"); no es algo que vaya a hacer a partir de ahora, sino que se defiende ante Jesús con sus hechos. De ahí que no sea signo de conversión alguna.
Jesús afirma con palabras lo que ha mostrado con sus hechos, reintegrándole en el pueblo: "también éste es hijo de Abrahán". Considera que así la salvación ha llegado en ese día (también en presente) a su casa (puede que se el espacio de la casa, como lugar de salvación, se enfrente implícitamente al Templo, lugar que antes acaparaba ese poder salvífico).
Jesús se califica a sí mismo como el Hijo del Hombre. 

PARA VER
(Autorizado por autor, Pachi en www.diocesismalaga.es)

COMENTARIOS DE SEGLARES

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

 

DESDE EL PARO
(hombre, casado, con un hijo, en paro, su mujer trabaja)

“...la mitad de mis bienes, Señor, se los doy a los pobres..” ¿Cuánto de rico me he de sentir para seguir el ejemplo de Zaqueo...? Ya... no tengo empleo... ¿pero acaso no soy rico de por sí o mi vida vale lo que soy capaz de generar en ingresos monetarios? ¿No soy rico en tiempo quizás, en cariño, en esperanza, en consejos, en ánimos, en...?

¿Ya me has mirado cara a cara Papá Dios... y aún no soy capaz de dar la mitad de mis riquezas? Tendemos a recrearnos en la idea de lo que nos falta, la herida del paro, y eso nos pierde el compartir todo lo que nos abunda. Ayúdanos Señor a no olvidarnos que ya nos has mirado, que lo importante no es sentirnos carentes de labor, si no rebosantes de la misión que tienes para cada uno de nosotros.

Porque has venido a salvar lo que está perdido.

DESDE LOS NECESITADOS
(mujer, casada, con cuatro hijos, voluntaria de Cáritas)

Jesús acogió a una persona mal vista en su sociedad y se alojó en su casa. Desde Cáritas Parroquial intentamos  acoger siguiendo el ejemplo de Jesús: sin prejuzgar, sin rechazar a nadie,…Esto se hace desde cualquier entidad, pero nuestro ser cristiano tendría que llevarnos al compromiso de  trasmitirles que ellos son sus preferidos, les ama tal como son y espera tener un encuentro personal con cada uno. 

Zaqueo no era pobre, tenía bienes materiales y una vida acomodada, pero se sentía vacío y con sed de Dios. Fue el encuentro personal con Jesús el que le transformó y  cambió su estilo de vida, pasando  a compartir con los pobres. Esta sería otra de las tareas a desarrollar desde Cáritas: mostrar a la sociedad cual es la realidad de pobreza en nuestro mundo actual, y que surja el deseo de compartir con los que menos tienen.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio con dos hijos, trabajan ambos, pertenecen a movimiento conyugal)

Al igual que le ocurría a Zaqueo, tampoco hoy resulta una tarea sencilla para nuestros hijos ver a Jesús. En un mundo en el que todo transcurre vertiginosamente, donde nuestros problemas con frecuencia nos devoran hasta obligarnos a vivir absortos en ellos, con una ciencia que pretende responder a todas nuestras preguntas y ocupar el lugar de Dios, quizá una de nuestras obligaciones como padres cristianos sea la de servir a nuestros hijos de higuera, de soporte sobre el que alzarse para divisar a Jesús.  

Con este cometido, hoy quisiéramos sugeriros que animéis a vuestros hijos más jóvenes a participar en la jornada mundial de la juventud, que tendrá lugar en agosto del año que viene en Madrid. Será un lugar de encuentro de millares de jóvenes en busca de un Jesús que les cambie la vida como a Zaqueo, que los sacuda y los lance a transformar el mundo con toda la fuerza que la fe puede infundir en sus jóvenes corazones.

Lograr que Cristo sea visible para nuestros hijos, ayudar a prender en sus corazones la inquietud de los valores evangélicos y animarlos en la construcción del Reino es una tarea en la que contamos con la seguridad de que, llegado el momento y como también hizo con Zaqueo, será el mismo Jesús el que se dirija a ellos para interpelarlos. 

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

No abundan en mi vida los encuentros íntimos con Jesús. Sin embargo, y a pesar de ser pocos, los recuerdo como auténticas experiencias transformadoras que conllevaron cambios substanciales en mi vida. No sabría expresar con palabras qué sentí esas ocasiones en las que todo en mí era Dios. Una de las cosas que destacaría es la intensidad de esos momentos, que contrasta con la manera tan sencilla que tiene Dios de presentarnos sus propuestas, que increíblemente, y a pesar de lo que conllevan, aceptamos con naturalidad. Pues bien, debo atribuir a una de esas experiencias la respuesta a la llamada que Dios me hizo a involucrarme en la vida de las personas sin hogar. Cierto es que no le di un sí inmediato e incondicional, más bien tuvo que transcurrir un largo periodo de discernimiento, que concluyó con la decisión de tratar de aportar mi grano de arena en favor de los más débiles y desfavorecidos de nuestra sociedad. Imagino que todo cristiano necesita ocupar el lugar de Zaqueo en distintos momentos de su vida y ojalá, como él, seamos capaces de dar un paso firme y decidido en defensa de los derechos de los más pobres y excluidos.

DESDE LA EVANGELIZACIÓN MISIONERA
(mujer, soltera, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Jesús nos invita a "buscar y salvar lo que se ha perdido", al igual que Él lo hizo durante su vida. En nuestra sociedad, en nuestro entorno... en lo lejano y en lo cercano, hay muchas personas que están perdidas. Adentrarse en los corazones de las personas requiere una empatía y cercanía especial. Un tratar al otro como hermano, como un Cristo sufriente... No importa lo perdido, o lo embarrado que esté... sino que dentro de él también hay cosas buenas, igual que las hay en nosotros.

Zaqueo cambió su vida radicalmente, simplemente por sentirse querido y perdonado por Jesús. El ejemplo de éste, debe servirnos para pensar que todo el mundo merece una oportunidad para cambiar su corazón y con ello su estilo de vida.

Os animo, a no dejar nunca de trabajar por las personas que nos necesitan. Personas, hijos de Dios, como lo somos nosotros, pero que no han tenido la suerte de que Jesús se hospede en su casa, como la tuvo Zaqueo o la hemos tenido nosotros. Nuestras experiencias de encuentro con Jesús, deben servirnos de empuje para no dejar solos a sus preferidos: "los pobres", tanto materiales como espirituales.

PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Señor Jesús y Dios nuestro, te damos Gracias
porque Tú eliges alojarte en nuestra casa,
a pesar de que somos pecadores,
simplemente porque nos amas
y quieres ofrecernos la Salvación.
Te damos Gracias porque Tu Mirada 
cambia nuestras miserias y nos salva de nuestro egoísmo.
El Encuentro personal contigo a través de tu Evangelio
nos transforma con tu continua Presencia.
Tú conoces a fondo nuestro corazón 
y sabes que deseamos verte y conocerte más.
¡Ven, Señor, entra en nuestra casa y quédate con nosotros!
Tú, Dios nuestro, que conoces nuestro corazón,
eres el único que puedes transformarnos
en instrumentos eficaces a tu servicio,
para que los demás puedan verte a Ti
a través de nuestros gestos y buenas acciones.
Tú Señor, que eres Bueno y Misericordioso,
conviértenos y llénanos de tu Presencia
para luchar por justicia en este mundo,
logrando estar cercanos a los demás
y conociendo bien las necesidades del prójimo,
para poder ayudar a los hermanos que más nos necesiten. 
Amén.

PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Muchas veces nos angustiamos y deprimimos, pensando en cómo somos. Nos da la impresión que hacemos poco bueno, para lo mucho que podríamos hacer y que metemos la pata demasiadas veces, desviándonos del camino del Reino… Sin embargo el Evangelio de hoy nos reconforta… “El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”. Ha venido a salvarme a mi… Como a Zaqueo, me dice “baja enseguida porque hoy he de quedarme en tu casa”. Y yo siento la misma alegría de él; quiero ver al Señor, acogerlo y dejar que me transforme, quiero agradecerle su amor hacia mí sin condiciones.

Te proponemos esta semana hacer una tabla con dos columnas. Para ello te invitamos a que reflexiones y medites sobre todo aquello que te arrastra al pecado, a alejarte de Dios, a no hacer vida el Evangelio. Anota en una de las columna todo lo que te surja, siendo concreto (alguna persona con la que no te hablas, alguien a quien criticas, el acúmulo de cosas materiales, el poco tiempo dedicado a los demás…) A continuación piensa y escribe en la otra columna junto a cada una de las anotaciones anteriores, aquello que puedes hacer para enderezar el rumbo, para restaurar el mal hecho, para intentar que llegue la "salvación a tu casa".

Pon la tabla en lugar visible, dónde no se te olvide. Ve poco a poco cumpliendo cada uno de tus propósitos y tachándolo cuando lo cumplas. Recuerda también cuando la veas, evitar la tentación de juzgar a los demás por lo que hacen. Estamos llamados a mirarlos con el mismo amor de Jesús y a buscar para ellos la salvación.

PARA CANTAR
(hombre casado, espera un hijo, cantautor y productor de música cristiana)

¡Qué claro está! quien tiene un encuentro personal con Jesús, no se queda igual, como si no hubiese pasado nada,... quien se sienta en la mesa con Jesús sale transformado, cambiado... Me acordé de esta canción de Jorge Drexler que se llama "antes", ojalá te sirva para orar y para reflexionar, o simplemente para sentir... "antes de Ti, yo no era yo..." "no entiendo cómo podía vivir antes" 

"Antes" Jorge Drexler 

<object width="480" height="385"><param name="movie" value="http://www.youtube.com/v/pqf4ear-JKI?fs=1&amp;hl=es_ES"></param><param name="allowFullScreen" value="true"></param><param name="allowscriptaccess" value="always"></param><embed src="http://www.youtube.com/v/pqf4ear-JKI?fs=1&amp;hl=es_ES" type="application/x-shockwave-flash" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" width="480" height="385"></embed></object>

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

xdbagn xdbagn
el 29/10/10
Cuántas veces Señor me he subido al árbol del orgullo, del disimulo, de seguridades, de engaños... para esconder mi pobre verdad a la gente. Y desde ahí he querido poderte ver, cuando no lo necesitaba porque tú ya desde lejos sabías dónde estaba. Yo así tan sólo puedo verte, ser sólo un espectador , tú en cambio vienes a mi encuentro. Invítame a bajar y entra en ella porque a ti no te importa la pobreza que hay en ella.
Si tú vienes a mí qué me importa ya lo que puedan decir, podré ponerme en pié y no avergonzarme de mi pequeña estatura, porque Tú has querido entrar en mi casa. Si no entra nadie en ella ¿qué me importa su aspecto?. Pero si te quedas la limpiaremos, tú harás de ella un hogar.
Me gusta 0
rosita27 rosita27
el 31/10/10
Jesùs pasa por nuestra vida, nos llama, Èl quiere entrar a mi corazòn me conoce y me llama por mi nombre, perdona la conducta negativa que no me ha dejado conocerlo y amarlo, rescatandome del egoismo. Señor Jesùs gracias por tu palabra que nos da vida, y nos muestras tu misericordia y la salvaciòn amandonos como tu nos amas. Dios los bendiga.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.