icono estrella Nº de votos: 0

Comentario Seglar al Evangelio del 16 de Enero de 2010

Coordinadora de Evangelio Seglar -

EL EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan 1,29-34  

Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo 
 

En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: "Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo dije: "Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo." Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel." 
Y Juan dio testimonio diciendo: "He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: "Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo." Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios." 


Palabra del Señor

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Juan Bautista considera que Dios le ha encomendado la misión de facilitar que el enviado por Dios se de a conocer a su pueblo Israel. Ese era el sentido de su bautismo con agua.
Como Juan tampoco sabía quién era, Dios le da una señal: es aquel sobre el que vea posarse el Espíritu Santo.
Al ver la señal, Juan lo señala como "el Cordero de Dios". Hace referencia al cordero que se sacrifica en la Pascua, por cuya sangre en los dinteles de las puertas se salvaron 
los israelitas de la matanza de los primogénitos de Egipto.
Este nuevo Cordero salva de "el pecado del mundo". "El pecado" en singular se refiere a la cerrazón a Dios y su plan, como ya dijo el evangelista: La Palabra estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció (1,10).
El Hijo de Dios salva de ese "pecado del mundo" con su "bautismo con Espíritu Santo", distinto al de agua que hacía Juan.


DESDE LOS NECESITADOS
(mujer, casada, con cuatro hijos, voluntaria de Cáritas)
En mi tarea como voluntaria de Cáritas, tendría que esforzarme en imitar y aprender de Juan el Bautista. El actuó con humildad y reconoció a Jesús como hijo de Dios, y se los mostró a los demás.

Me pregunto porqué nos costara tanto reconocer en el otro a Dios, sobre todo si piensa diferente a nosotros. Es algo que se repite a menudo con la mayoría de las personas que acuden a Cáritas solicitando ayuda. Creo que, la mejor ayuda que de nosotros podrían recibir sería, darles testimonio del mensaje de esperanza que Dios nos da con la venida de su hijo Jesucristo y la gracia fortalecedora del Espíritu Santo.
Pidamos a Dios que como el Bautista  sepamos reconocerlo y que, podamos ayudar a que otros también lo reconozcan.



DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
matrimonio con dos hijos, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Quizás una frase que resuma bien este evangelio es “dar testimonio”. Juan lo hace, y en este pasaje más concretamente, a través de su palabra. Este testimonio provoca en nosotros el deseo de conocerlo, de acercarnos a él, de escuchar sus palabras. Aunque nada más sea por mera curiosidad, valdría la pena estar atentos a ese Jesús que nació pobre en un pesebre, que camina por nuestras calles, que está presente en nuestro hogar… Y es ahí, en nuestro hogar donde nosotros, como padres, tenemos la importante labor de dar testimonio de Jesús, a través de nuestra vida y a través de nuestra palabra, para provocar en nuestros hijos ese deseo de conocerlo, de acercarse a Él y de escucharlo. 


PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Señor Jesucristo, Tú eres el Enviado de Dios Padre.
Tú eres el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.
Sólo Tú, Señor Jesús, puedes salvarnos 
porque el Espíritu de Dios está sobre Ti.
Nosotros, Señor, queremos ser testigos de tu Buena Noticia
y queremos trabajar en la construcción de tu Reino
con humildad, sencillez y sin desánimo,
para que tu mensaje de Salvación llegue a todos.
¡Sólo Tú, Jesucristo, eres el Camino
por el que nosotros, pecadores, podemos caminar
para llegar hasta Dios Padre a través de Ti, Señor Jesús!
Te damos Gracias, Señor Jesucristo y Dios nuestro,
porque tu Misericordia brilla como intensa Luz
en medio de la oscuridad de nuestras debilidades.
Te damos Gracias, Señor Jesús, porque has venido a buscarnos
para liberarnos de nuestro orgullo, envidias, miedos, temores
y todo tipo de dificultades que nos alejan de Ti.
Te damos Gracias porque has venido a rescatarnos
de toda violencia y maldad que envuelve al mundo.
Tú Señor, Jesús de la Misericordia y Bondad infinita,
ayúdanos a reconocerte siempre y a ser testigos tuyos
para que todas las personas puedan conocerte y amarte.
Haz que con la ayuda de tu Espíritu Santo
sepamos reconocer tu Presencia en medio del mundo
y en cada una de las buenas obras que realizan las personas.
Ayúdanos a poder sentir la presencia de tu Espíritu
en todas las buenas personas que se preocupan de los demás
haciendo siempre el bien y de agradando a todos. Amén.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : juan,
icono comentarios 3 comentarios

Comentarios

MAria V. MAria V.
el 14/1/11
Reconozcamos , como Juan el Bautista, a Jesús en la Sagrada Eucaristía, en el hermano a nuestro lado, en el enfermo, en todo niño y joven abandonado a su suerte, en el pobre sin voz, y en nosotros que está y no le reconocemos y reconociendole sigamos su ejemplo de humildad, obediencia al Padre y diligencia en cumplir su mandato.
Me gusta 0
rosita27 rosita27
el 15/1/11
Es un regalo extraordinario el q Dios nos de la oportunidad de llevar la Eucaristia, al mismo Jesùs a los enfermitos, ancianitos , que con mucho amor esperan recibir cada sem. A Jesùs sacramentado el cordero de Dios, escuchar la palabra que les da esperanza y los fortalece en sus enfermedades llenandolos de amor y fe. Gracias bendiciones en su misiòn.
Me gusta 0
zuhswe zuhswe
el 17/1/11
Siempre me ha costado entender porqué la iglesia no para de decirme que sólo puedo amar a las personas si veo a Dios en ellas. Y nunca me ha ayudado, nunca lo entenderé. Yo quiero amar a las personas por el hecho de ser personas, porque Dios las ama, y con el mismo amor que Dios las ama, las cuida, las perdona, las valora. (¡Dios no nos ama porque se ve en nosotros a sí mismo!, sería egoista).
Juan Bautizaba con agua, con amor, con fe, con esperanza. Y no creo que porque viera en ellos a Dios sino que al amarlos fue cuando descubrió en ellos a Dios.El amor nos transforma y nos hace ver con claridad lo que antes sólo creíamos.
"Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo." Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que ... » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.