icono estrella Nº de votos: 0

Carta a los amigos de Buenafuente - Noviembre 07´

Monasterio Buenafuente del Sistal (Guadalajara) -
Queridos amigos:

    Una vez más nos reunimos para nuestro encuentro de oración. Hoy con la intención particular de recordar a Dña. Aurora Medina, benefactora de esta comunidad y Dña Ángeles, madre de Mª Ángeles Delgado, amiga y benefactora también nuestra, que recientemente han pasado a gozar de la Vida; cuando acabamos de celebrar la fiesta de Todos los Santos y de los Fieles difuntos, que tanto nos mueven a recordar y venerar a nuestros hermanos, parientes y bienhechores difuntos que por la misericordia de Dios gozan ya de su presencia.

    No podemos pasar por alto lo que el día 28 de octubre fue un gran acontecimiento para toda la Iglesia y en especial para la Iglesia de España. Nos unimos desde nuestra oración y acción de gracias a todos los que estaban congregados en la Plaza de San Pedro en Roma, para recordar a esos 498 mártires, que murieron “sólo por Cristo”. Dieron testimonio de su fe hasta la muerte y una muerte desde el perdón…, murieron perdonando.

    ¡Qué mejor testimonio, hermanos, para cada uno de nosotros! Hombres y mujeres como nosotros, que fueron perseguidos por defender su fe, por anunciar el Mensaje del Amor, por declarar la Verdadera Salvación: Cristo. Hombres y mujeres que sacaron fuerza para vivir ese martirio de la unión íntima con Cristo, y de asemejarse a Él hasta las últimas consecuencias.

    Son muchos los testimonios escalofriantes, profundos y maravillosos que llegan a nosotros de estos mártires del s.XX. Una gran lección para nuestros días, pues la Iglesia necesita hoy más que nunca hombres y mujeres que vivan su identidad evangélica, que sean verdaderos seguidores de Cristo y vivan y anuncien los valores del Reino, que luchen y remen contra corriente desde el Amor de Cristo.

    También hay muchos mártires en el anonimato, que son perseguidos, torturados, sometidos al silencio, pero que están ahí, “hablando con su amor y con sus obras”.

    Y cada uno de nosotros también podemos poner nuestro granito de arena desde las cosas más pequeñas, desde ese “martirio” que supone el ejercicio diario, por amor al Señor, de las virtudes cristianas; desde el deseo de seguirle imitando y cumpliendo, con su gracia, lo más fielmente posible su voluntad, sufriendo con paciencia las adversidades que a cada uno nos supone aceptar día tras día las flaquezas propias y las ajenas; desde esa respuesta  que el hombre de hoy pide a gritos: de amor, alegría, paz, felicidad, justicia… Sólo desde Cristo, hermanos, sólo desde Él y en Él podemos encontrar la fuerza para testimoniar en el día a día que vale la pena seguirle y amarle hasta las últimas consecuencias.

    Pidámosles a nuestros hermanos que intercedan por los que aún peregrinamos en este mundo, que su ejemplo sea nuestra fortaleza.

    Y seguimos de fiesta, ayer día cinco, celebramos junto a las hermanas de la Caridad de Santa Ana, la festividad de la Beata María Rafols, su fundadora. Y cómo no ponerla como intercesora ante Dios-Padre, para que siga llamando a jóvenes que se consagren al servicio de la Caridad, como ella lo hizo y como también cada día y con tanto amor lo hacen nuestras hermanas aquí en Buenafuente y en el mundo entero.

    Y desde principios de octubre parece que estamos “en pie de guerra”, con toda la casa levantada, de obras, debido a filtraciones de agua que han hecho que unas dieciocho vigas del segundo piso se vengan abajo, ha habido que renovarlas,  también la escalera que iba al segundo piso de la Casa de Oración ha sido demolida y rehecha…y muchas cosillas que van saliendo cada día y que llevan su tiempo, su trabajo y su dinero. Pero gracias a estas obras se mantiene en pie esta casa de más de ochocientos años de antigüedad. Cada día hay que ir reparando, ajustando, limpiando…, como en nuestras propias personas, en cada momento tenemos que poner nuestros cuerpos y nuestras almas a punto…y cómo hemos dicho antes: sólo en Él podemos encontrar la fuerza en nuestro caminar diario.

Unidos siempre en nuestra oración
Vuestras hermanas de Buenafuente
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.