icono estrella Nº de votos: 0

Carta a los amigos de Buenafuente - Febrero 06´ - 2

Hermanas de Buenafuente del Sistal -

Monasterio Cisterciense Madre de Dios
Buenafuente del Sistal.

Buenafuente 7 de febrero de 2006.

Queridos amigos:
    Hemos celebrado esta semana pasada la fiesta de la Presentación del Señor: fiesta del encuentro, abrazo de Dios con la humanidad redimida y la Iglesia (Simeón y Ana) o la Jerusalén celestial (el Templo).
Con la procesión de las candelas simbolizamos el divino resplandor de Aquel que viene y también la manera de ir nosotros a su encuentro con las lámparas encendidas, con el máximo esplendor en nuestras almas para salir a su encuentro.
En este día también se celebró la jornada de la Vida Consagrada, testigos y testimonios del Amor de Cristo, bajo el lema: “Buscando sólo, y sobre todo, a Dios”.
El Señor nos urge a cada uno de nosotros , en especial a los consagrados a mantener vivas las llamas de nuestras candelas, a alimentar el fuego del amor de Dios y transmitirlo con nuestra vida y obras  a los hermanos, a los de cerca y a los de lejos.
Es un compromiso muy serio y nada fácil en el ambiente en que nos movemos hoy  día, pero no cabe mayor certeza que su fidelidad y es ahí donde, anclados en ella, debemos ser testimonio de su Amor, como lo son y lo han sido tantas hermanas y hermanos nuestros que dan su vida por amor a Cristo y a su Evangelio; no tenemos más que echar una mirada al calendario litúrgico y ver las vidas y los nombres de tantos hermanos mártires y de los que hoy en día desde el anonimato y el martirio silencioso mueren por Cristo.
    Y qué mejor ejemplo para caminar por el sendero del Amor a Cristo que la figura de Sta. Escolástica, hermana de s. Benito, fiesta que celebraremos el día 10. Todo un ejemplo de sencillez e inocencia. Una vida vivida completamente de cara a Dios, esperando el encuentro definitivo con su Señor. Sabemos que sólo quien ama conoce a Dios, y que el amor que brota de Dios nos hace partícipes de su misma vida.
Todos y cada uno de nosotros estamos llamados a hacer el Camino del Amor; que el ejemplo de Sta. Escolástica nos ayude a creer y poder hacer vida en nosotros que el Amor todo lo puede, incluso aquello que parece imposible.
Hermanos, nos toca mantenernos en constante fidelidad a Dios y a su amor; fidelidad a la vocación a la que cada uno de nosotros hemos sido llamados.
Vivamos en el Amor y esperemos en el Amor.

Unidas en la oración y la vida,

Vuestras hermanas de Buenafuente
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.