icono estrella Nº de votos: 0

Carta a los amigos de Buenafuente - Febrero 06´

Monasterio Buenafuente del Sistal (Guadalajara) -
Querido amigo de Buenafuente:

La Palabra de Dios es el bordón del camino para quien desea peregrinar por la ruta del seguimiento evangélico. Cada día, y de manera especial el domingo, se nos provee de pan y agua suficientes para recorrer el trecho de la existencia, y esto se nos concede gratuitamente en las Escrituras.
En este último tiempo, la lectura del libro de Samuel y del Evangelio de Marcos me han introducido en las llamadas de Dios, como la que hace al pequeño Samuel, la unción de Saúl, y la elección de David. El evangelista nos narra la vocación de los primeros discípulos.
Más allá de una interpretación historicista, te puedes encontrar personalizando los textos bíblicos y encontrar dentro de ti la resonancia de la respuesta de Samuel: “Habla Señor, que tu siervo escucha”. También puedes descubrir dentro de ti tu gigante egoísta, vanidoso, engreído, seguro de sí, como aparece descrito Goliat, a quien vence el muchacho David. Pero tú llevas dentro también un niño, un niño capaz de confiar en la fuerza de Dios y de descubrir en tu vida la Providencia de los acontecimientos, que conducen a la experiencia de ser permanentemente acompañado y fortalecido.
En esta introspección, por la que cabe averiguar cómo te habita el que es naturalmente fuerte, Saúl, y al mismo tiempo el último, el olvidado, David, puede surgir una experiencia de dualidad, que no es buena, de la que o brota el orgullo emancipado o el resentimiento y la tristeza.
Estando en esta consideración, he comprendido la novedad del Evangelio, pues si en el Antiguo Testamento se nos ofrecen las imágenes de los hermanos enfrentados, Caín-Abel, Ismael-Isaac, Esaú-Jacob, Absalón-Salomón, y, como el caso que contemplamos, Saúl-David, Goliat-David, en cambio San Marcos nos narra que Jesús llamó a los dos hermanos por igual: a Pedro y Andrés, a los hijos de Zebedeo, a Santiago y Juan, como queriendo resolver el riesgo de todo dualismo entre el hermano bueno y el malo. Jesús tuvo amistad con Marta, María y Lázaro, tres hermanos.
Tú eres llamado por entero; aquello que llevas de primogénito y lo que sufres de segundón, lo activo y lo contemplativo, es llamado por igual a pertenecer al Señor, a abandonar los enredos de la mente sofista y entretenida en discursos mentales para seguir de cerca y en totalidad a Jesús.
Un abrazo Ángel

Proximos Encuentros

Madrid:
  • 7 de febrero, de las 19,00 h – 21,00 h.
  • 7 de marzo de las 19,00 h – 21,00 h.
  • 4 de abril, de las 19,00 h – 21,00 h.
c/ Príncipe de Vergara 88

Buenafuente:
Del 12-17 de febrero, ejercicios para sacerdotes
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.