icono estrella Nº de votos: 0

Ante las próximas elecciones al parlamento europeo

CONFER - Area de Justicia y Paz -

Están a la vista las elecciones al Parlamento Europeo. Un buen momento para pararnos y reflexionar, sobre todo cuando el ambiente social puede llegar a envolvernos en el aire abstencionista que se respira. Evidentemente, la democracia nos pide que tomemos nuestras decisiones de modo personal y en libertad. Pero también que lo hagamos con consciencia y responsabilidad.

Ante este acontecimiento, tomamos prestadas unas reflexiones del Documento elaborado por la Organización África-Europa Fe-Justicia (AEFJ), del mismo Parlamento Europeo, en su página web, así como de la Guía publicada por las Iglesias y Organizaciones Cristianas en Europa y del Documento de la Comisión Pontificia Justicia y Paz, que nos ayuden a tomar conciencia de la importancia de este momento político y a obrar consciente y responsablemente el día 7 de junio de 2009.  El poder del Parlamento Europeo

Durante cinco años, desde 2009 hasta 2014, los 736  Miembros del Parlamento Europeo tomarán decisiones que tendrán consecuencias a largo plazo, no sólo para los 500 millones de personas que viven en la UE sino también para el mundo entero y especialmente para los países pobres y para los inmigrantes que viven en Europa o quieren vivir en ella.

Desde las últimas elecciones del año 2004, el Parlamento ha ido ganando considerable poder. El próximo Parlamento tendrá aún más que decir en las políticas comerciales internacionales, en el caso de que se haya ratificado el Tratado de Lisboa. En la mayor parte de los dominios legislativos comunitarios, los textos deberán ser, a partir de ahora, aprobados conjuntamente por el Parlamento Europeo y por el Consejo. Además, el Colegio de Comisionarios Europeos, que es el que propone todos los nuevos textos, no podrá gobernar más que de acuerdo con el Parlamento. Y aún más importante, el Parlamento tendrá la última palabra sobre el presupuesto de la UE.

Un momento importante para Europa y el mundo

Con la aceleración del cambio climático, el agravamiento de la crisis financiera y el abismo alarmante entre ricos y pobres, lo que está en juego no puede ser más importante. Sin embargo  por todas partes se escucha que el nivel de abstención en estas elecciones puede llegar a ser incluso del 60 %. Según los sondeos, 2 de cada 3 optarán por no votar. Sin embargo, las expectativas depositadas en la Unión Europea son altas. De acuerdo con la última encuesta del instituto Gallup Europa, el nuevo Parlamento y la Comisión tendrán que ocuparse, por ejemplo y ante todo, del paro. Así lo espera el 57% de los europeos, en un momento en que uno de cada cinco se siente personalmente afectado por la crisis económica.

Por otra parte, la solidaridad que la UE pretende construir, no debe detenerse en sus fronteras sino más bien extenderse a todos y, en especial, a los países en desarrollo, superando la presión real ejercida por las empresas multinacionales (europeas o no) y las Instituciones internacionales sobre las decisiones políticas y la visión miope que sólo tiene en cuenta el bienestar de los europeos, al margen de la situación de pobreza existente en el mundo.

Como señala el documento publicado ante las elecciones europeas por las Iglesias y organizaciones cristianas en la Unión Europea: “Debemos trabajar por cambiar la tendencia a la abstención y asegurarnos de que el próximo Parlamento Europeo trabajará por crear la Europa humana y socialmente responsable que queremos”.

Necesitamos una decisión tomada consciente y responsablemente

Cara a lo que se juega en estas elecciones, debemos contribuir a que nuestras decisiones de voto o de abstención se tomen de modo consciente y responsable. No creemos que, desde estas notas, debamos apoyar una u otra toma de postura, pues eso es algo que pertenece a la opción libre y personal de cada uno. Pero creemos que es necesario urgirnos y urgir al mayor número de personas posible para que no tomemos una decisión de modo superficial, rutinario, fundamentalista o simplemente ideológico ni, mucho menos, dejándonos llevar por un ambiente abstencionista.
 
Por eso, os presentamos algunas razones para obrar CONSCIENTE y RESPONSABLEMENTE en estas elecciones al Parlamento Europeo, inspiradas en las diez razones que nos propone el mismo Parlamento en su página web y en la Guía elaborada por las Iglesias y organizaciones cristianas de la Unión Europea:

  • Votando en las elecciones europeas, elegimos a quienes influirán en nuestro futuro y en la vida diaria de casi 500 millones de ciudadanos europeos. Los eurodiputados electos darán forma al futuro de Europa durante los próximos 5 años.

  • El Parlamento Europeo, elegido cada cinco años, es un protagonista destacado e influyente en el proceso de decisión de la Unión Europea. Sus votaciones conforman legislación europea que influye en nuestra vida diaria (en la comida que nos llega a la mesa, en el coste de la cesta de la compra, en la calidad del aire que respiramos, etc...) y en la vida de millones de seres humanos fuera del espacio europeo.

  • El próximo Parlamento Europeo tendrá una palabra decisiva sobre:
  1. políticas que directa e indirectamente van a influir en el cambio climático y la calidad del medioambiente, tanto en el espacio europeo como en otros países más vulnerables que experimentan el incremento de la pobreza, de los conflictos y la degradación ambiental.
  2. las relaciones comerciales con otras regiones y la Política Agraria común, que pueden convertirse en una herramienta de dominio o pueden respetar los intereses de los países en vías de desarrollo, la soberanía alimentaria y unas reglas justas para el comercio mundial.
  3. políticas de inmigración y asilo, que incidirán directamente sobre las del  Estado Español, salvaguardando o vulnerando los derechos fundamentales de las personas migrantes.
  4. políticas de acogida a la población inmigrante y de integración de una sociedad que vive una diversidad cultural y religiosa creciente que hace necesario el diálogo y la construcción de puentes.
  5. políticas de comercio interno y de agricultura que tendrán un gran impacto en la calidad de vida y la cohesión de la sociedad europea.

  • Los diputados al Parlamento Europeo también deciden dónde va a parar el dinero de la UE  A través del control del presupuesto, el PE
  1. determinará los fondos dirigidos a programas y servicios de promoción social, lucha contra la exclusión y la pobreza
  2. influirá en la política exterior y de cooperación al desarrollo de la UE, que puede jugar un papel esencial en la resolución de conflictos internacionales por vías pacíficas y diplomáticas y puede reorientar la calidad y cantidad de la Ayuda al Desarrollo para una aproximación real al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo de Milenio.
  •  
  • La mayoría de las veces, los eurodiputados tienen más peso en el proceso de decisión de la UE que los propios Estados miembros. Gran parte de las leyes que afectan a nuestra vida diaria las elaboran en el plano europeo los eurodiputados y los ministros nacionales. Muchas de las leyes vigentes en nuestros países son una transposición de las leyes europeas votadas en el Parlamento Europeo.


Seamos responsables. No es sólo cuestión de comodidad o incomodidad. No es demasiado esfuerzo. Pero éste es un débil motivo para el voto o para la abstención. Que nuestra decisión sea una decisión democráticamente adulta, en nombre no sólo de los europeos sino de aquellos países, sobre todo los países pobres, en los que la supervivencia de sus habitantes depende en gran parte de las decisiones que tomamos en Europa.

Para cualquier necesidad de información, podéis consultar en:

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : elecciones,
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.