icono estrella Nº de votos: 0

Agricultura familiar

josé miguel capapé -
    Hace años que se habla de agricultura familiar en Brasil. Hace años que el gobierno usó el recurso de la tierra, tan generosa en este país, para resolver uno de los problemas presentes en todos los países de una u otra forma:¿Cómo acabar con la miseria de tantos? ¿Cómo ofrecer una alternativa al desempleo, a la falta de salidas, para evitar el hambre y la marginalización?
Muchos de aquellos que en otras regiones de este gran continente que es Brasil, lleno de contrastes, de diferencias, de contrastes, no conseguían un medio de vida, fueron enviados para las regiones amazónicas donde... había tierra para todos, había agua para todos, había recursos para todos (tierra, agua, recursos, hoy fuertemente amenazados).
\"\"

    Allá por los años 80 comenzaba la aventura de aquellos que eran llamados para estas regiones con la promesa de una tierra productiva, con la promesa de ayudas de los gobiernos, con la promesa de una producción que tenía la venta asegurada. De Rondônia se decía, y todavía se escucha en labios de algunos políticos comprometidos con los grandes propietarios, que iba a ser el paraíso del grano y del buey. La realidad es bien diferente.

    Llegaron a Rondônia, sí, con promesas, con esperanzas, con sueños. Llegaban a ocupar un pedazo de selva que ya se cobró la vida de muchos moradores con malarias, ataques de fieras, picaduras cobras, y también, cómo no, por el propio hombre.

    Hoy, a comienzos del siglo XXI, aquellos moradores siguen soñando sueños cada vez más lejanos, pues aquí parece haberse detenido el tiempo. La luz aún no ha llegado a la casa de muchos moradores (a pesar de que
el plan gubernamental ‘Luz para todos’ predique sus éxitos), las comunicaciones son una verdadera odisea cuando comienza la época de lluvias (que durará unos 6 meses dejando a muchos casi aislados), la educación para todos es una realidad en los papeles, no para aquellos niños o adolescentes que de asistir a la escuela se ven obligados a andar más de cinco kilómetros, porque los autobuses no llegan a todos los lugares.

    Curiosamente allí donde hay luz llegó la televisión, el sueño de todos en cualquier parte del mundo, una televisión que adormece las conciencias, a pesar de estar mostrando diariamente estilos de vida que si bien se proclaman para todos, están muy lejos de ser alcanzados por estos moradores, por estos pequeños agricultores.
La vida en este paraíso que es la región amazónica en Brasil, deja mucho que desear. El pequeño agricultor sobrevive, pero no vive. La familia de este pequeño agricultor reclama mejorar el nivel de vida, el hijo de este pequeño agricultor quiere tener acceso a una educación mejor, quiere tener acceso a la diversión que muestra la televisión.
La mayoría de los hijos de estos agricultores que llegaron a estas regiones hace unos 20 o 25 años, sueñan un mundo diferente. Pero se engañan cuando corren para las ciudades buscando ese futuro, porque hoy estas ciudades no pueden asumir este éxodo del campo.

    Este pequeño agricultor necesita organizar su producción, mejorar la calidad de sus productos, necesita medios para poder competir con aquellos grandes propietarios que imponen sus precios sus condiciones. Hoy no son pocos los que conscientes de esta situación luchan para mejorar las condicio
nes de vida de los más pequeños, aunque, como no podía ser de otro modo, nuevamente el esfuerzo cae sobre las espaldas de los pequeños, que con esfuerzo, con la mochila llena de sueños, comienzan la batalla definitiva contra el Goliat que se ha hecho con los despachos de las grandes marcas, con cargos en todos los partidos políticos y con aliados en todas las Iglesias.
Una batalla difícil pero que anuncia una victoria segura. La agricultura familiar tiene futuro, esta es la verdad que temen los ricos demasiado preocupados en sus grandes capitales.

QUEM QUER A PAZ DEVE APRENDER A AMAR
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.