icono estrella Nº de votos: 0

101. ¡Ya!...pero todavía no!

Alfredo María Pérez Oliver -

Comienza el cuarto y último núcleo de “La Fragua.”

El cantarillo 101  se siente feliz por ser el que va a dar comienzo a la vivencia claretiana de ser ungido por el Espíritu. Es totalmente apropiado el eslogan “Spiritus Domini”  inspirado en el Evangelio de Lucas que narra con todo detalle la visita a Nazaret “donde se había criado”.  Y  a sus paisanos dedica el comienzo de su Ministerio

Imagino el gozo de todo el pueblo porque ya era conocida su actividad en toda Galilea. Sus paisanos lo esperaban porque le iban a exigir  que mostrara todo lo que en Cafarnaún y comarca le había dado fama. Así  el pueblo despreciado,  como lo demuestra  Natanael al preguntar: “¿Es que de Nazaret puede salir algo bueno?”( Jn. 1,46)

El hijo de José daría un cambio a la situación. Llegarías las gentes que levantarían la limitada economía de los nazarenos.

-“ Lo que has hecho en Cafarnaún, hazlo aquí.” . La respuesta de Jesús sin duda sería:

- Nos veremos en la Sinagoga.

Y efectivamente, ya en la sinagoga  desenrolla el pergamino. No se inmuta porque todos “tenían los ojos clavados en Él” (Lc. 4,20). Comienza la lectura:.
EL Espíritu del Señor( Spirutus Domini) está sobre mí, / porque me ha ungido para anunciar la buena noticia a los pobres;/me ha enviado a proclamar la liberación de  los cautivos y dar vista a los ciegos./ a libertar a los oprimidos y a proclamar un año de Gracia del Señor.”  

Y  comenzó a decirles:

- Esta profecía que acabáis de escuchar, se ha cumplido Hoy.

De  modo solemne anuncia que “ya”  está en marcha el Reino de Dios  Y les echa en cara  la falta de acogida “en su tierra” .Defrauda las esperanzas crematísticas  porque esa no es la misión para la que ha sido enviado. Se desata la furia hasta intentar despeñarlos, pero su personalidad se impone y se marcha, abriéndose paso entre ellos (Cf. Lc. 4. 14-30).

Se vuelve a Cafarnaún y sin hundirse por el fracaso con los suyos, comienza el anuncio del Reino de Dios  Cumplirá al detalle la misión que el Padre le ha encomendado:”Desde entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: ‘Convertíos, porque se acerca el reino de los cielos” (Mt.4.17)
También hoy difícil de entender. Este anuncio. Haced la prueba y preguntar a  la salida de Misa de un domingo, a una y a otro. ¿Me quiere explicar que es el Reino de Dios?

Una anécdota para aclararnos.

Unas convivencias para unos treinta jóvenes  -ellos y ellas- y leemos el texto de San Mateo. Todos rodeaban el altar. Pido me expliquen que es eso del Reino. Silencio. Señalo a uno. Vamos dime, algo sabrás:

- Pues no sé, Padre. Y hace tiempo oí a un cura decir que el Reino de Dios, era lo contrario del  “Falcon Crest”. (El novelón de más de doscientos capítulos que había hecho furor, por los años noventa.)

Carcajada general.

- Pues mirad es una definición que me gusta. No me dedico a ver esos culebrones, pero de éste, todo es Providencial, sí que vi  unos capítulos junto a mi madre, en vacaciones.

Presentaba como triunfadores personajes corrompidos. Hay que falsificar un testamente y sobornar al notario, ¿por qué no? Hay que deshacer la vida de una joven de dieciséis años, para satisfacer mi pasión, pues ¿por qué no? Y así presenté a los jóvenes unos cuantas costumbres corruptas que metía por los ojos  la novela. Y les iba mostrando textos del anuncio del Reino de Dios que estaban en las antípodas. Y demostraba que esos valores evangélicos son los que dan plenitud a una vida, porque ¡ya! está dentro de vosotros, pero todavía ¡No! llegará a su plenitud hasta el fin de los tiempos
 
Nicodemo ¿paradigma?

Los capítulo 2 al 12 del Evangelio de San Juan son llamados el “Libro de los signos”. La tesis o el pensamiento fundamental de esa sección  lo constituye la gran novedad aparecida con la presencia de Jesús. Novedad que ni los más cercanos entienden. El problema está en que los más cercanos y los más lejanos no admiten

La Buena Noticia que anuncia Jesús, porque no coincide con las novedades que ellos pensaban que traería su Mesías. En consecuencia hay  convertir al  Profeta  nazarenos a sus esquemas. Chocan aquí con la  irreductible voluntad de Jesús que ha venido a cumplir la voluntad del Padre. Cuando su discípulo Pedro lo quiere disuadir recibe una de las repulsas más duras. Es llamado como el príncipe del mal y de las tinieblas:” ¡Ponte detrás de mí, Satanás!  Eres para mí un obstáculo, porque tus pensamientos no son  como los de Dios, sino como los de los hombres.” (Mt.16,23)

El encuentro “de noche” de Nicodemo con Jesús, narrado al minuciosamente en el capítulo tercero del Evangelio de Juan, puede iluminar la actitud que deben adquirir los que quieran comprender la novedad del Reino de Dios.

Nicodemo es un fariseo principal y el texto hace suponer que hay un grupo con él que está inquieto y deseosos de aclarar su posición ante este profeta que extrañamente viene de Galilea: “Sabemos que Dios te ha enviado para enseñarnos…”

Pero Jesús  va mucho más al fondo de la cuestión y le dice claramente que no van a entender nada, absolutamente nada:

- Jesús le respondió: Yo te aseguro  que el que no nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios.

- El asombro lo deja desmantelado: “¿Cómo es posible que un hombre vuelva a nacer siendo viejo?  

- Jesús insiste: “Lo que nace del hombre es humano, lo engendrado por el Espíritu, es espiritual. Que no te cause, pues, tanta sorpresa lo que te he dicho: tenéis que nacer de nuevo”

- Nicodemo replicó: ¿Cómo puede ser esto?  

La respuesta de Jesucristo es larga e iluminadora. Y supongo que el fariseo docto se marchó con la cabeza llena de interrogantes y el corazón  saliendo de su pecho. No se hizo creyente de golpe como el funcionario real al ser curado su hijo (Jn. 4..53) o la mujer samaritana (Jn. 4. 25-26). Pero al fin creyó,  pero escondió su fe como José de Arimatea, porque manifestarla haría peligrar su situación social, su economía y hasta quizá poner en riesgo su vida. Ambos recibirían un revulsivo tan fuerte que se jugaron todo ante el Gobernador Pilato y ante el Sanedrín para dar una sepultura digna al admirado Maestro.

Y todo esto ¿tiene algo que ver con el núcleo último que vivió Claret, con mucha intensidad en alguna etapa de su vida?

Mucho tiene que ver., porque se necesita ser ungido con toda la fuerza del Espíritu, para anunciar  a los hombres apegados al poder, al dinero, al hedonismo, una contracultura.

Los que conocemos las etapas de su vida en Cuba, contra los negreros, contra la corrupción, contra la ignorancia y un montón de contras que le hicieron nadar contra corriente. Pero llega su etapa, inesperada, de  confesor de Isabel II. Y los contras se suceden y las persecuciones,  atentados frustrados, las calumnias más burdas y obscenas se suceden.

Jesucristo no se arredró por el fracaso de Nazaret y el cumplir  con amor y misericordia todo lo que había anunciado en la sinagoga, le llevó a   ser crucificado.
Claret no murió en el atentado sangriento en Holguín. No murió en Madrid, porque el asesino se convirtió antes de clavarle el puñal en el pecho. Pero fue al destierro y perseguido, sus misioneros  también perseguidos, le encontraron la hospitalidad valiente de los Cirtencienses de Fontfroide . En una celda del monasterio le llegó la deseada partida al encuentro con el Amor.

Así pues,  este primer cantarillo del núcleo “Spiritus Domini”  nos confirma que hay que ser ungido con la fuerza del Espíritu para ser capaces de anunciar la Buena Nueva a los que quieran nacer de lo alto y anunciarlo también a los que no quieran nacer de los alto, porque tienen  sus manos, sus pies y su corazón a niveles rastreros. Y como los fariseos urdirán su trama para quitar de en medio a los Profetas.

Que se sale el agua del cantarillo, y las aguas del pozo rebosan. Pues que esperen a los cantarillos siguientes..

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

Martha Martha
el 1/2/17
Pozo de Jacob- Cantaro #101, cuanta ensenanza en
un centenar de cantaros extraidos por el P.Alfredo, a
cuanta gratitude ascendera nuestra deuda con el ?
creo que no podemos medirla.
En este cantaro nos ensena la intrasmutable obedien-
cia de Jesus a su Padre para anunciar la Buena Noti -
cia, pese a todos los fracasos tenido con los que nun-
ca entendieron lo que significaba el Reino de Dios, al-
gunos lo entendieron de inmediato, otros dudaron y
algunos tenian miedo a demostrar su fe ante las au-
toridades civiles y religiosas para salvaguardar rique-
zas, posicion social y hasta su vida.
De este modo se igualo el Santo Claret a Jesus, no
se quedo a la zaga en obediencia, en valentia para
anunciar la Palabra de Dios en cualquier parte del
mundo, aun sabiendo que corria p ... » ver comentario
Me gusta 0
Eleazar Eleazar
el 2/2/17
Para predicar el Reino hay que ser de Dios. Estar ungido, fortalecido por Dios. Pero Dios nos da la fuerza para hacer el Reino cuando lo podemos hacer, cuando vivimos en el Reino, esa es la prueba de que ya estamos ungidos. Pero muchos están, !Ya! ... pero todavía no!
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.