icono estrella Nº de votos: 0

05 ¿Orar con método o sin método?

NICOLÁS DE MA. CABALLERO, CMF. -
    Muchos se regocijan con métodos variados y coloristas de oración; hasta ‘cincuenta modos de orar’. Está bien, pero no es lo mejor.   
    \"\"
    Orar, enseñar a orar no es cuestión de método sino de una actitud sencilla, limpia, honda del alma, de la mente, del corazón, del cuerpo y cerebro. El método no se puede ahondar, ni permite la oración profunda; sí, las condiciones personales que nos abren al misterio del Amor de Dios.   
Estas condiciones personales, son más bien, ‘descondiciones. La oración profunda es más fruto de una desinstalación de la personalidad que de una eficacia calculada y estética que nos afirma.

    El orante tiene que irse liberando de lo que impide abrir caminos al Amor: los apegos, las aversiones, la ansiedad, la falta de abandono en Dios.La verdadera ‘metodología’ de la oración es una terapia del alma, de la mente y del corazón. Es la forma en que podemos entender la aproximación a la fuente cristiana donde nuestros cansancios y agobios encuentran solución (Mat 11,28; 9,36: ‘Al ver a la gente, sintió compasión de ellos, porque estaban cansados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor’. El silencio es el modelo humano más representativo de los caminos profundos de la oración. Y muchos no progresan en la oración porque no quieren o no entienden cómo entrar, progresar y dejar que culmine un proceso de silencio y de perfección del alma y de la conciencia, en Dios.Quien quiera progresar, tiene que salir de ‘sus modos’ de proceder para entrar en los caminos de Dios, a los que cuando son profundos, Juan de la Cruz, los llama: ‘la tierra sin caminos’.El progreso real y definitivo no será nunca cuestión de método ni de metodología, sino de silencio, desapego, pureza de corazón. Así el orante se abre a Dios y, al darse a sí mismo, crea las condiciones reales para el don de Dios, que es don de sí mismo. Al estar así en presencia de Dios, ‘toda la persona’ orienta su mirada silenciosa, sin método, conducida por la necesidad del amor que clama, con Juan de la Cruz: ‘descubre tu presencia/ y máteme tu vista y hermosura/; mira que la dolencia de amor,/ que no se cura/ sino con la presencia y la figura’.Enseñar a orar no es tanto cuestión de metodología, cuanto de enseñar a simplificar la mirada y la presencia, de ‘andaderas’ para ir a Dios. Pero al principio éstas son necesarias para sostener la conciencia superficial y multiplicada del hombre y de la mujer modernos. ‘Enseñar a orar es enseñar a simplificar’. ¡Y no es fácil para todos el simplificar!, aunque es una urgente necesidad… Enseñar a orar es, en gran parte, enseñar a simplificar. ¡Ser sencillo puede resultar complicado! Triste paradoja.
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.